Explora seductores microuniversos en los collages de Guillermo Flores (GALERÍA)

Piérdete por un rato en las complejas y preciosas construcciones de este diseñador mexicano.

El diseño mexicano, especialmente en su dimensión gráfica, es precioso. Sobre todo porque para inspirarlo hay una enorme gama de cosmogonías y mitologías locales que entretejen culturas y temporalidades. Así, parece que no nos es difícil imaginar complejas y preciosas construcciones que se escapan de las dimensiones que consideramos “reales”.

Guillermo Flores es uno de esos talentosos creadores que, inspirado por objetos, plantas y animales cotidianos, genera composiciones fantásticas. El creador de Orbeh Studio es uno de los diseñadores mexicanos más destacados y no solo gráficos. Su trabajo también lo ha llevado al terreno del arte contemporáneo, el diseño web, la fotografía y el branding.

De hecho ha colaborado con marcas enormes como el Cirque du Soleil y Nike; aunque lo que más nos conmueve son sus creaciones personales. Su estilo está inspirado en las antiguas ilustraciones de las viejas enciclopedias y almanaques, especialmente los de temas naturalistas. Así, en su obra se repiten motivos como aves, nopales y flores; pero también máquinas antiguas y elegantes sujetos que las utilizan, pero de formas extrañas.

La atención inmensa a cada uno de los detalles es lo que vuelve a sus figuraciones tan seductoras. Podrías pasarte horas observando la escena y saboreando todas las texturas, sonidos y situaciones que propone. Además, el ensamblaje saca a las cosas de su lugar esperado o reconocible y las reorganiza de maneras insospechadas, ampliando profundamente su significado y posibilidades.

Te compartimos una selección de los collages de Guillermo Flores, deliciosos microuniversos para perderse y encontrarse.

También en Más de México: Las plantas recuerdan y narran: íntimos retratos de la flora oaxaqueña (GALERÍA)

Esta joven mexicana diseñó una forma muy ingeniosa de reciclar colillas de cigarro

Uno de los peores desechos son las colillas de cigarro, pero esta diseñadora mexicana encontró la forma de reciclarlas (y con mucho estilo).

Nuestro tiempo probablemente sea recordado por la enorme y ultra compleja crisis ambiental que estamos atravesando. Con un poco de suerte y muchísimo ingenio, también destacará la forma en que resolvimos esta crisis. Y, precisamente porque el problema es muy grande, sólo si todos participamos podemos darle la vuelta. 

Hay formas muy sencillas y realistas de ayudar que cualquiera podría poner en práctica, pero algunos mexicanos y mexicanas están explotando su creatividad y generando soluciones realmente ingeniosas. Una de ellas es Nayely Martínez, una joven diseñadora que está haciendo su parte produciendo decoraciones y objetos de papelería con colillas recicladas.

diseno-mexicano-reciclaje-basura-colillas-joven-mexicana

Las colillas de cigarro son uno de los peores desechos que producimos los humanos. Además de ser muy difíciles de reciclar, son muy tóxicos: dañan el suelo, a los animales que por accidente los comen (como aves, perros, gatos, roedores y otros mamíferos) y cuando acaban en mares y ríos son muy contaminantes para el agua

También en Más de México: 4 brillantes productos hechos de sargazo y diseñados por mexicanos

diseno-mexicano-reciclaje-basura-colillas-joven-mexicana

Según un reporte de Ocean Conservancy una sola colilla puede contaminar hasta 8 litros de agua de mar y 50 de agua potable. Además, según el mismo reporte, las colillas representan entre el 30 y el 40% de los residuos recogidos en actividades de limpieza urbana y costera. Además, como explica Greenpeace, las colillas y el plástico son los mayores contaminantes de las playas mexicanas. 

Es urgente encontrar alternativas

diseno-mexicano-reciclaje-basura-colillas-joven-mexicana

Es urgente comenzar a reciclar las colillas y apoyar iniciativas como las de Nayely Martínez. Su proyecto nació pues ella comenzó a notar la omnipresencia de este desecho. Igual en las playas que en las ciudades; en las calles y en los ríos. 

Aliada con otros mexicanos creativos, descubrió que se puede generar un material utilizando madera, colillas y papel (todo reciclado) que sirve para construir objetos de diseño como macetas, libretas y otras piezas decorativas y de uso cotidiano. 

diseno-mexicano-reciclaje-basura-colillas-joven-mexicana

Las macetas son su diseño más popular y brillante: cuando riegas las plantas, el material reciclado retiene la humedad y las mantiene hidratadas por varios días. Su trabajo ha llamado la atención de distintas cadenas hoteleras que le encargan diseños personalizados para decorar sus recintos. 

diseno-mexicano-reciclaje-basura-colillas-joven-mexicana

Junto a estas empresas, el colectivo de Nayley que se llama “Verde Halago” organiza “colillatones”: jornadas de recolección de este residuo en playas y otros espacios públicos. Así se hace del material que necesita para dar vida a sus diseños. 

diseno-mexicano-reciclaje-basura-colillas-joven-mexicana

Si eres fumador, lo sabes: las colillas son una basura muy escurridiza y no hay protocolos claros para deshacerse de ellas. Pero piensa que dejarlas por ahí es ser responsable de un daño enorme a la naturaleza y a la salud de todos. 

Conoce más sobre Verde Halago y hazte de una linda maceta aquí. Además, puedes considerar alternativas al cigarro convencional, buscar filtros biodegradables y también disfrutar de los tabacos nacionales y orgánicos de marcas como Tabaco Mayan Spirit, Tabaco Kin y Tabaco Flor Morada

Estos oníricos paisajes ilustrados inauguran nuevos mitos mexicanos (GALERÍA)

Los paisajes de este artista mexicano inundan la cotidianidad con míticos personajes.

Tal vez la función esencial de los mitos mexicanos —y la razón por la que aún continúan siendo tan importantes para nuestro imaginario— es la de conectarnos con la naturaleza; el mundo que nos rodea. Mucho más que explicar lo sagrado como algo externo, los mitos nos ayudan a entender los deslumbrantes fenómenos que tiñen nuestra cotidianidad.

Sin duda, cultivar esta conexión es más importante que nunca. No solo porque el medio ambiente necesita el compromiso de nuestra parte; también porque a nosotros nos hace falta sentirnos envueltos por el territorio y sus maravillas.

Pero necesitamos una puerta de entrada a este mundo que se despliega entre lo divino y lo mundano, como entre sueños y visiones. Los oníricos paisajes de Carlos Marín-Campos podrían ser el perfecto punto de partida. Este artista visual mexicano (CDMX, 1983) se ha dedicado a explorar la identidad nacional y su relación con el entorno y con la urbanidad.

ilustracion-ilustrador-mexico-mexicano-mitos-surrealista-paisaje

Un asunto que le interesa enormemente es poder reactivar la importancia de ciertos espacios transitorios de la Ciudad de México (como el metro, las calles, los monumentos públicos), atravesandolos con mágicas criaturas: animales significativos (algunos endémicos) pero a muy gran escala, como re-apropiándose de la ciudad.

En sus palabras:

[…] los crecimientos desmesurados de las ciudades han originado que, para el hombre, el entorno inherente sea el urbano. Para el humano, los paisajes más comunes están llenos de estructuras ideadas por él mismo. En este ambiente es fácil que se desarrolle una desvinculación social de su propio entorno global y crea un individualismo exacerbado que propicia que los espacios, los paisajes, sean ignorados.

Un quetzal enorme brotando del World Trade Center o un ajolotote navegando las vías del metro, como si fueran canales subterráneos, son un potente mensaje que inaugura nuevos y muy necesarios mitos.

También en Más de México: Si la Luna fuera de pulque: un precioso mito ilustrado

Mira los curiosos y entrañables barrios en miniatura de una artista chicana

Las detalladas y coloridas miniaturas de cartón de esta joven artista retratan y celebran la vida en los barrios binacionales de Los Ángeles.

La obra de la artista chicana Ana Serrano es una auténtica curiosidad. Probablemente porque las miniaturas siempre llaman a nuestra mirada. Nos encanta la posibilidad de reinventar los objetos más cotidianos en el acto de dimensionarlos distinto. 

Este es tal vez el propósito central de sus piezas: redimensionar. Sus entrañables “barrios” en miniatura demuestran la belleza inherente a estas colonias binacionales que normalmente se oculta tras nuestros prejuicios

La artista mexicoamericana, nació en Los Ángeles, California y siempre ha estado rodeada de estos espacios “latinizados”, coloridos y adornados con detalles de la cultura popular que evocan los rincones más familiares de México —y otros países al sur de la frontera— combinándose con la realidad migrante.

arte-mexicano-artista-chicana-chicano-migrantes-mexico-estados-unidos-barrio

También en Más de México: Finos retratos de siniestra simetría, cortesía de un arquitecto mexicano

Las miniaturas de esta artista no son reproducciones; se ensamblan como sueños que enfatizan los detalles que se instalaron en su memoria: rótulos divertidos, grietas en las paredes, objetos desechables convertidos en adornos (como cubetas-maceta) y una extraña arquitectura que va de lo humilde o discreta a lo extravagante, según el gusto de quien la habita.

Y más que los habitantes, a Ana Serrano le interesa el “habitar”. Por eso se concentra en la manera forma en que las personas “mejoran” sus viviendas o se apropian de ellas, aunque sea con los objetos o herramientas que tienen a la mano. 

En un acto ingenioso, reservado y muy resiliente, los migrantes hacen suyo el espacio en donde viven, lo “territorializan” y construyen una perfecta mezcla que se siente como “casa”, desde cualquier ángulo que se mire.

Conoce más de la obra de Ana Serrano aquí.