7 recomendaciones para ser un verdadero guardián de la cultura mexicana

La cultura mexicana es complejísima y diversa, por eso hay que cuestionarla, defenderla, celebrarla y asumirla…

“Globalización” tal vez es uno de los conceptos clave de nuestro tiempo. Sin duda lo hemos escuchado en toda clase de discusiones o nos ha provocado alguna vez cierta incomodidad o intriga. Sin embargo, su sonoridad ha ido perdiendo peso, especialmente porque la ultra conectividad a la que ya se está acostumbrando la sociedad contemporánea implica ineludiblemente “globalizarse”.

Por otro lado, la pregunta sobre la globalización y sus efectos en las culturas locales continúa siendo muy válida. De alguna forma, el “mundo globalizado” es un terreno de lucha, donde distintas culturas chocan y hacen todo lo posible por estar bien posicionadas, para sobrevivir.

cultura-mexicana-mexico-defender-proteger-politica-globalizacion

Aunque no hay que olvidar que solo quienes tienen ciertos medios (de comunicación, económicos, institucionales y demás) pueden lograr posicionarse. Así, muchísimas expresiones son desterradas de esta arena simbólica y, si nadie hace algo por ellas, incluso terminan por disolverse.

El proceso es más o menos normal. La competencia es un asunto que se repite en toda clase de conjuntos: igual entre culturas que entre especies de seres vivos; sin embargo, es importante volvernos guardianes de un aspecto clave: la diversidad cultural.

cultura-mexicana-mexico-defender-proteger-politica-globalizacion

Mientras que es muy celebrable que cada vez más personas tengan acceso a distintas expresiones, formas de ver el mundo y productos creativos, depende de cada uno de nosotros mantener abiertos los medios para que esta competencia global se mantenga más o menos equilibrada y una cultura no termine por tragarse a todas las demás.

Para México el asunto se vuelve muy complejo, si tomamos en cuenta que nuestra “cultura mexicana” en realidad es la suma de miles de expresiones distintas que se combinan a veces, o que también chocan entre ellas y además se alimentan de un constante flujo migrante. Así ser un verdadero guardián de la cultura mexicana no es cosa fácil, pero aquí te compartimos 7 recomendaciones para lograrlo.

Protege la narrativa cultural

cultura-mexicana-mexico-defender-proteger-politica-globalizacion

Así lo resumió, en pocas palabras, Marcelo Ebrard, el secretario de Relaciones Exteriores de México, y nos pareció una buena forma de plantearlo.

¿Qué significa esto? pues que, mientras que el mundo exterior se hacen ideas sobre lo que significa ser mexicano, basadas a veces en prejuicios o en conceptualizaciones a ratos superficiales, está en cada uno de nosotros construir una narrativa mucho más compleja, profunda y bien analizada y manifestar esta narrativa hacia afuera; es decir, hablar de la experiencia de ser mexicano, de vivir en México. ¿Cómo? cantando, bailando, filmando, escribiendo, investigado, o simplemente dialogando.

Por otro lado no te olvides de que la identidad es un asunto flexible (especialmente la mexicana) y que, aunque encuentra en la cultura una fuerza enorme, si pasa de ser permeable a ser dura e inaccesible termina por parecerse más a un muro que a una persona.

Investiga y comprende la historia del país

cultura-mexicana-mexico-defender-proteger-politica-globalizacion

Hay mucho de nosotros en las narrativas del pasado. Algunas de ellas nos hacen mucho daño en el presente, claro. Algunas historias, también, cada vez son menos confiables, especialmente porque “la historia la escriben los vencedores” y porque la verdad sobre algo que no está aconteciendo siempre (siempre) es relativa.

Pero si no investigamos la historia ¿cómo nos explicamos la existencia de algunas cosas que ya damos por hecho? Desde la forma de nuestras instituciones, hasta la manera en que se distribuye la riqueza, los argumentos del racismo, entre cientos de cosas más. Y, además de investigarla, hay que comprenderla; es decir, abrazarla, entender que es una herencia —a veces conveniente, a veces no tanto— que nos forma de alguna manera.

Infórmate

cultura-mexicana-mexico-defender-proteger-politica-globalizacion

Actualízate. La cultura está viva. Y si no le sigues el paso, te puedes perder de muchas cosas. Lee noticias. Mira más documentales. Lee publicaciones independientes y alternativas (como esta frente a tus ojos).

Échate la conferencia de prensa del gobierno, para bien o para mal (depende de la postura personal) es una forma de enterarse sobre lo que se hace en materia de política pública y mucho del desarrollo de estas políticas termina por definir la manera en que se desarrolla la cultura local.

Consume lo que producen los creativos mexicanos

cultura-mexicana-mexico-defender-proteger-politica-globalizacion

Gastronomía, artesanías, arte contemporáneo, moderno, barroco. Lee libros escritos por mexicanos. Hay gran literatura local. Consume cine mexicano y no solo “de Oro”, sobre todo contemporáneo; de verdad hay películas increíbles. Ve al teatro. Ve a la ópera. Al ballet. Pero también ve a conciertos alternativos. Escucha reguetón mexicano. Y también jazz mexicano. Procura lo que se hace aquí. Consume local. Es muy importante. Consume lo endémico, lo comunitario, lo justo, lo que traiga buena causa (y buena onda). Y sin regatear.

Apuéstale a lo emergente

cultura-mexicana-mexico-defender-proteger-politica-globalizacion

Sal a la calle, explora recintos culturales alternativos. Ve a los eventos de tus amigos. Paga lo que es justo a quien es creativo por su trabajo, aunque no sea consagrado. Si tienes espacio, préstalo a un artista local para que exponga o a un poeta de tu barrio para que recite. Hasta Cuarón alguna vez fue emergente, pero alguien le abrió la puerta.

Sé productor, no solo consumidor

cultura-mexicana-mexico-defender-proteger-politica-globalizacion

Todos producimos cultura, con cada uno de nuestros actos. Pero abrázalo. Sé conscientemente un productor. Es la mejor forma de proteger la narrativa que te gustaría escuchar sobre lo que significa ser mexicano.

Ante todo, defiende la diversidad

cultura-mexicana-mexico-defender-proteger-politica-globalizacion

Defender la diversidad es mantener abiertas las posibilidades. No se contraponen (y menos en México) ser guardián de la cultura y defensor de la diversidad. Entre más diversos seamos, más cultura tendremos.

Queremos escuchar mejor nuestras lenguas indígenas; queremos que el maíz siga siendo de colores; queremos que toda clase de colectivos de mujeres, LGBT+ y migrantes nos hablen de su propia versión de la mexicanidad; y que el racismo se eche para atrás; y que la información nos llegue a todos; y que la competencia sea mejor un flujo constante de cosas nuevas, que nos hacen sentir algo insospechado, cada vez.

*Imágenes: 1) adan.lev/Flickr; 2) Germán Espinosa; 3) Texas Monthly; 4) El País; 5) Aarón León Calles; 6, 7) Secretaría Cultura CDMX; 8) Vice; 9) El Universal; 10) Pujol.

María Fernanda Garduño Mendoza
Autor: María Fernanda Garduño Mendoza
Estudios y gestión de la cultura, UCSJ. Ensayando discursos, constantemente. Articulando rupturas.

¿México está de moda?

México está de moda en el mundo. ¿Qué significa esto para nuestra identidad nacional?

México está de moda en el mundo. Tal vez es una enorme coincidencia, aunque probablemente si nos detenemos a estudiarlo un poco podemos encontrar buena razones para este hecho. Lo que definitivamente hay son evidencias.

Por ejemplo ¿sabías San Miguel de Allende es la Capital de Cultura del 2019? Por otro lado, la Ciudad de México es el destino más excitante de 2019, según National Geographic y no por sus vibrantes atractivos turísticos, sino porque en nuestra capital se está gestando un movimiento para salvar al maíz nativo. Sin duda el mundo ama nuestro sabor, no en vano tenemos 2 restaurantes entre los mejores 15 del mundo.

Pero eso no es todo: el fenómeno “ROMA” sin duda tiene que ver con esta situación. La película de Cuarón no sólo posicionó al talento mexicano (otra vez) en las grandes ligas del cine internacional; sino que enamoró a las audiencias del planeta con una historia muy personal y honesta sobre la vida mexicana. Así, son múltiples los ejemplos de que, fuera de México se quiere consumir lo que se hace en nuestro país.

¿Qué significa esto para nuestra identidad nacional?

Pujol

Por otro lado, también los mexicanos estamos increíblemente pendientes de esta tendencia y nos está gustando. Por mucho tiempo la “cultura pop” occidental (particularmente la estadounidense) se tragó a las expresiones populares y tradicionales mexicanas.

Estas, por su parte, no habían sido consideradas cultura hasta muy recientemente. De hecho hay un montón de gente que aún considera que cosas como los tacos, la música de banda y la lucha libre no son cultura, aunque sean elementos vitales de nuestra identidad.

Afortunadamente y gracias a que nos estamos poniendo de moda, está habiendo una revalorización muy importante de lo popular, de lo alternativo y de la mexicanidad como un tejido múltiple y complejo.

mexico-moda-mundo-destinos-gastronomia-identidad-cultura
Quintonil

Así, se están rompiendo muchos estereotipos, especialmente los relacionados con el género, la clase socioeconómica y la etnia. Este último grupo ha tenido un giro muy impresionante, pues rápidamente se está reinterpretando y redimensionando el papel de los pueblos indígenas en el México contemporáneo.

Por otro lado, también estamos encontrando formas de polarizarnos. Mientras que los cambios y las apropiaciones desde el exterior (como estos japoneses que aman ser chicanos) nos enseñan a apreciar nuestra diversidad, de forma interna estamos generando nuevos estereotipos y clichés que nos reorganizan, pero que también lastiman. Whitexicans, chairos, fifís, son solo algunas de estas nuevas etiquetas.

Por otro lado, México está cambiando al mundo

mexico-moda-mundo-destinos-gastronomia-identidad-cultura

México tiene mucho que ofrecerle al mundo. Sobre todo en términos de identidad. Si alguien sabe cómo vivir con una cultura que constantemente está cambiando y que no ofrece ningún tipo de garantias, somos los mexicanos.

Y probablemente eso es lo que nos vuelve tan atractivos para el exterior: tenemos muchísimos niveles de profundidad y es imposible terminar de conocernos. Ojalá explotemos esa cualidad, por un lado para seguir sorprendiendo al mundo y haciendo que se cuestione a sí mismo constantemente, pero, también, para no caer de nuevo en las etiquetas.

Geniales fotografías de “arquitectura libre” mexicana (GALERÍA)

Adam Wiseman retrató algunas de las construcciones más extrañas y fantásticas, esas que responden al capricho de quien las habita.

La forma en que los humanos habitamos el espacio deja a la vista mucho más de lo que imaginamos. En lo subjetivo, revela toda clase de secretos sobre nuestra vida cotidiana. Y en lo colectivo, nos muestra cómo hemos decidido ensamblar el mundo. Así, las construcciones de nuestras ciudades, responden a principios claros, ligados a nuestras culturas y tradiciones.

En ese sentido es increíblemente peculiar (y relativamente anti-funcional) una construcción que responde al más puro capricho de quien la quiere habitar. Pero en esa expresión de auténtica rebeldía y solipsismo, podría encontrarse una reflexión importante.

Adam Wiseman, un brillante fotógrafo mexicano, realizó una curiosa serie retratando algunas de las construcciones más extrañas y fantásticas que se le cruzaron en frente, en distintas regiones en el país. La mayoría son casas, algunas podrían ser calificadas de mansiones, otras son incluso iglesias rurales, pero construidas en la modernidad.

A Wiseman estas casas no le resultaron interesantes simplemente por su disonancia con el entorno. Al ver que son frecuentes a lo largo del país, comenzó a sospechar que tendría que haber una razón sociológica detrás de su existencia. En general, la obra de Wiseman está ligada a la práctica documental y a la etnografía, aunque su tirada no es hacer estudios formales a través de su obra, sino abrir preguntas en la mente de sus espectadores.  

El diseñador habita al otro lado de la frontera

arquitectura-libre-mexico-mexicana-fotografias-adam-wiseman

Wiseman tenía razón. Mientras que las extrañas construcciones sí responden a un capricho, este encuentra su razón de ser en una narrativa muy determinada. Según su investigación, estos edificios son diseñados por inmigrantes que viven y trabajan (sobre todo de forma ilegal) en Estados Unidos.

Las enormes construcciones son financiadas por ellos mismos, que envían el dinero a su país natal y encomiendan a sus familiares que supervisen el proceso de erigir la casa de sus sueños. Algunos de estos sueños están inspirados en los referentes más extraños como los castillos de Disney (y otras referencias Hollywoodenses), el neoclasicismo (propio de algunas iglesias), las mansiones estadounidenses y las casas de los suburbios del país del norte.

Wiseman le llama “arquitectura libre” a estas fantasías materializadas en block, varilla y cemento. Y como buena fantasía, tienen algo deliciosamente salvaje. Así sus acabados son ruidosos, de inmenso colorido y con torres o ventanas que responden a una lógica de organización que solo quien sueña podría descifrar.

Pero tal vez, ni él mismo. Según Wiseman, las construcciones develan la influencia de los familiares que supervisan, quienes también meten su cuchara en el diseño, posiblemente a espaldas del “libre arquitecto”. Y además, muchas de las casas que retrata el fotógrafo se encuentran inacabadas o abandonadas. ¿Será que la fantasía ya no pudo ser financiada?

También en Más de México: Descubre la cotidianidad secreta de quienes viajan en la parte trasera de una pick up

Sueños, caprichos y fugas

A Wiseman las casas no le aparecen como simples rarezas, kitsch o risibles, se guardan al interior algo que deberíamos aprehender. Su existencia denota anarquía. Su origen migrante invita a la movilidad.

Si la forma en la que los humanos habitamos el espacio es cultural y nuestra infraestructura responde a una forma de organizar el mundo, la “arquitectura libre” (aunque no es precisamente libre) aparece como fuga en la enorme masa de principios sobre habitar, que simplemente asumimos. Estas extrañas construcciones, derivadas de un sueño posmoderno terminan por ponernos en cuestión a nosotros mismos.

7 creativos mexicanos nos dicen qué es lo que se necesita para hacer vibrar nuestra industria cultural (ENTREVISTA)

En México tenemos todo para generar una industria cultural tremenda… Estos creativos nos dicen cómo aprovecharlo.

Por todos lados se escucha el eco de las llamadas industrias culturales y creativas y aunque estas representan poco más del 7% del PIB nacional, su potencial es muchísimo más grande. ¿Por qué no las estamos haciendo explotar?

Expertos y aficionados especulamos algo parecido: parece que el mercado de la cultura en México está dominado por productores que no son locales. Cuando se trata de música, películas, televisión, arte y demás, los consumidores mexicanos le apostamos particularmente al mercado extranjero (especialmente al gringo).

mexico-creadores-creativos-mexicanos-industrias-creativas-culturales-politicas

Muchas veces la excusa es que los creadores mexicanos no son lo máximo. Nada tan equivocado: en México hay gente realmente increíble, haciendo cosas chingonsísimas, alimentados, además, por el fino y delicioso contexto cultural de uno de los países más diversos del planeta.

El problema es que no consumimos mexicano y nuestros creadores terminan haciendo productos complacientes, fáciles de consumir y sí, muy chafas. Nosotros queremos que nuestros creativos se coman al mundo, que sean infinitamente reconocidos por sus paisanos y, especialmente que puedan vivir de lo que aman, así, le pedimos consejos a algunos grandes de la escena cultural. Y vamos a compartirlos contigo. Toma nota.   

¿A quiénes entrevistamos?

mexico-creadores-creativos-mexicanos-industrias-creativas-culturales-politicas

Tuvimos la fortuna de asistir a Picnic Arts Media 2018, un congreso que reúne a creadores de México y el mundo para dialogar sobre sus formas de hacer y aconsejar a las nuevas generaciones sobre cómo vivir en (y del) el sector cultural y artístico.

Entre ellos estaban los chicos de AmoATO: Saraí Noguez, Melissa Falcon y Raymundo Botello, tres diseñadores industriales que llevan un curioso despacho que realiza fantásticas piezas con papel (algunas monumentales) y ha trabajado con grandes marcas locales e internacionales.

mexico-creadores-creativos-mexicanos-industrias-creativas-culturales-politicas
Sego

Además, estaba presente Carlos Gutiérrez, director de Metacube, un estudio de animación y efectos visuales que crea increíbles contenidos comerciales y también creativos. De estos últimos el más destacado (y esperado) es, sin duda, “Día de muertos”, la película que con un refinado estilo de animación y una preciosa trama le hace honor a una de nuestras tradiciones más bellas en un formato muy especial (no, no es “Coco”: esta sí es mexicana).

Para representar al gremio de la foto, estaba Daniel Patlán, un genio de la cámara análoga y la experimentación, que se dedica a tomar impresionantes imágenes de los conciertos y festivales musicales más relevantes.

mexico-creadores-creativos-mexicanos-industrias-creativas-culturales-politicas
Chicos de AmoATO

Otro grande es Gustavo Prado, maestro, curador, fotógrafo e investigador, muy reconocido por su libro “Mextilo” y por dirigir Trendo, un espacio que se dedica a dialogar, investigar, difundir y crear tendencias en nuestro país.

Del lado del arte urbano, conocimos al parsimonioso Sego, un artista dedicado a hacer gigantescos murales inspirados en la naturaleza mexicana, reformulando por completo la visión y los usos del espacio público, invitándonos a tomar distancia de lo que sucede, a repensarlo y hacer algo nuevo, algo más chido.

Como creativo mexicano ¿a qué tipo de retos te enfrentas?

mexico-creadores-creativos-mexicanos-industrias-creativas-culturales-politicas
Las chicas de AmoATO

Amoato: Nos platicaron que sus mayores retos son: la falta de apoyos y la falta de sinergía en una industria que necesita consolidarse mejor.

Carlos Gutiérrez: Lo que más le preocupa es la falta de entendimiento de la industria tradicional al sector creativo. Considera que esto nos lleva a una enorme falla del mercado, pues tenemos un mercado gigante en México, pero los creadores no tienen acceso a él. Estamos muy de acuerdo con él cuando nos dice que este problema solo se puede resolver con el diseño de políticas públicas que apoyen a los locales.

Somos ya muy buenos en muchos sectores industrializados, está muy claro el desarrollo económico de nuestro país y cómo está visualizado desde todas las instancias que tienen pertinencia… Tenemos un mercado gigante, pero no tenemos acceso a él… No hay un diseño de política pública que nos permita proteger a nuestros creadores… Generamos incentivos y fondos que funcionan como paliativos… Debemos generar más espacios en el mercado nacional. Es un asunto de agenda política pública.

Daniel Patlán: El fotógrafo nos platicó que el mayor problema son los presupuestos, que nunca son suficientes. Por otro lado, también le preocupan la competencia desleal y el miedo de los consumidores y clientes a lo arriesgado. Como él dice, en la foto y en general en la industria cultural, hay una guerra de discursos entre la vieja y nueva escuela, pero estas discusiones enriquecen al medio, no deberían minimizarlo.

Gustavo Prado: Como maestro, lo que más le preocupa es que los creadores no están vertidos en la creación, sino en “salvar al mundo” y se auto-limitan. El reto es ponerse a crear, dice, pasar de las intenciones a realmente ensamblar una industria.

Lo que tiene que hacer un creador es crear… El creador hace cosas, pero estas cosas las hace por una necesidad expresiva, o porque a través del diseño está resolviendo problemas de la función y si la función es estética, eso es suficiente… Hay muchos creadores que se empantanan en la innovación social y la ecología, en salvar al mundo pero no consolidan una industria cultural.

Sego: Para este artista, el reto son las constantes distracciones. Por otro lado, piensa que hay un conflicto fuerte entre el arte y la demanda, pues los consumidores no siempre entienden que hay “procesos que son más elaborados cuando la técnica de cada artista lo requiere”. Esto sin duda se refleja también en el trabajo artesanal, donde la gente piensa que el artesano es una máquina, y olvida que mucho del valor de un producto creativo es el tiempo invertido.

¿Qué le falta a la industria creativa en México para ser explosiva?

mexico-creadores-creativos-mexicanos-industrias-creativas-culturales-politicas
Carlos Gutiérrez

Amoato: Ellos encuentran dos cosas: oportunidades, porque talento no falta; además que las marcas entiendan el valor del diseño y el arte para potenciar sus negocios.

En México hay mucho talento y necesitamos abrirle la puerta… Las marcas necesitan darse cuenta del valor del diseño y el arte en sus ventas.

Carlos Gutiérrez: de nuevo, oportunidades y una estrategia clara.

Nos hace falta un posicionamiento claro y una visión estratégica como país para poder detonar. No nos hace falta dinero, ni capacitación, ni talento mexicano. Lo que hace falta en este ecosistema es poder sacar las propiedades (intelectuales) de cada artista y que resulte en un beneficio económico para que puedan continuar. En pocas palabras que les paguen por lo que hacen. 

Daniel Patlán: Él nos dice que confianza, venderse mejor, ser más profesional y también mucho más rigor y disciplina de parte de todos los agentes que participan de la industria cultural.

Gustavo Prado:

Huevos… La gente de la industria creativa cree que necesita el permiso de alguien, entonces para de verdad ser un creador, tienes que saber que el permiso lo das tú.

Sego: Educación, no académica o formal o institucional. Además dice que los grandes artistas necesitan valores y abrirse a la posibilidad de re encontrarse con expresiones que parecían solemnes.

Tiene que ver con que los grandes artistas tengan valores… eso es lo que te mantiene claro en lo que se refiere a cómo transmitir, vender y valuar un trabajo… Muchas veces vemos hacia Europa o EU, pero en México tenemos grandes historias. Se pueden hacer muchas cosas con nuestro legado cultural… En México siempre hemos tenido gente super cabrona haciendo cosas, solo tenemos que buscarla.

En su visión, urge recuperar la sabiduría de la gente mayor… porque ahí hay mucho contenido:

Dicen que entre más local seas, más internacional te vuelves… las tendencias, la moda, tienen caducidad… tenemos que “no ser de moda” aunque estamos de moda en todo el mundo.. La gente está viendo en México cosas que han perdido en todas partes… espiritualidad, ancestros, la familia. No tenemos que ver hacia otro lado. Sólo tenemos que decir la verdad.

¿Qué cualidades de la identidad mexicana debemos explotar para potenciar nuestra industria creativa?

mexico-creadores-creativos-mexicanos-industrias-creativas-culturales-politicas
Daniel Patlán

Amoato: El color, la herencia cultural, el legado de artistas plásticos, nuestras tradiciones. La manualidad, que es un toque único y no es tan fácil encontrarlo en otra parte.

Carlos Gutiérrez: Todo. No sabemos lo que tenemos.

Sí somos somos tradición, somos tequila, somos mariachi, pero también somos una industria de alta tecnología, somos una industria de creadores, no nos podemos quedar en el pasado y tenemos que transformar este legado que ya nos dejaron… Crear nuestra propia historia.

Daniel Patlán:

El mexicano es un tipo de persona que es bien complicado que se dé por vencido… somos como cucarachas en el mejor sentido de la palabra, no nos pueden matar, ni erradicar… regresamos más fuertes. Es algo que deberíamos explotar mucho más, lejos de la imagen cliché del “indio huevón”, deberíamos pensar en nuestros guerreros aztecas… era gente que no te podías tomar a la ligera y no aceptaban mierda de nadie. Hay que acercarnos a esta imagen de nuevo. Dejar de pensar en micro y dejar de preocuparse por los pequeños circuitos, empezar a ver lo global, pensar macro, dejar de segmentarnos.

Gustavo Prado:

Estamos acostumbrados a una visión fresa, beige, de las cosas, que está domadita y es muy bonita y no alterna a nadie. Pero es de hueva… Una de las cosas que necesitamos es más barrio, ponernos en contacto con el México de “a de veras” y a partir de eso hacer una creación que tenga que ver con el país. Entonces creo que la herramienta sería: tener más fuerza, tener más barrio, ser más realista.

Le preguntamos sobre si le había gustado la nueva serie de Netflix “Made In Mexico” y dijo que la odia “con toda su alma”… agrega:

Esa visión ya no responde a la realidad del mundo, entonces es de flojera… Tenemos cine de hueva, televisión de hueva y diseño de hueva, porque no ha habido una versión mucho más salvaje de nuestra identidad.

Sego: Su planteamiento es claro, lo mexicano está increíble, pero hay que explorarlo con ganas (tal vez incluso, dentro de uno mismo):

La diferencia entre hacer algo folklórico y hacer algo profundo es exponerte a otras cosas.

En vísperas del cambio de administración federal ¿cómo sientes el clima en el ámbito cultural?

mexico-creadores-creativos-mexicanos-industrias-creativas-culturales-politicas
Gustavo Prado

Amoato:

Mientras todos nos enfoquemos cada quien en lo que hacemos, todo va a salir perfecto.

Carlos Gutiérrez:

No veo claramente qué es lo que quieren hacer, ni en el ámbito cultural, ni en el ámbito de ciencia y tecnología. Las propuestas todavía no son claras y consistentes, lo único que nos queda es esperar.

Daniel Patlán:

Estoy estúpidamente emocionado y esperanzado.

Gustavo Prado:

Terrible.

Explica que le preocupa que no se esté entendiendo lo que siginifica el sector cultural, por ejemplo cuando se agregan las humanidades al nuevo CONACYT:

Hay que separar ciencia y arte, cada creación desde su justificación.

Sego: 

Yo creo que algo de lo que nunca ha adolecido México es del arte y el arte siempre nos ha dado esperanzas de que algo se está haciendo bien… Ahora mismo yo siento un ambiente de relajación, después de haber vivido estos seis años tan caóticos… ahorita siento un pequeño descanso, cuando todo está peor que nunca… Ahorita nos toca sí exigir, ser más radicales, pero recordar que México es relativamente joven (como nación independiente) estamos forjando una sociedad más igualitaria, o al menos eso parece, cuando el mundo parece que va al revés…

Le puedes pedir 3 deseos a la próxima Secretaría de Cultura, ¿cuáles son?

mexico-creadores-creativos-mexicanos-industrias-creativas-culturales-politicas
Sego

Amoato:

1: Que se abran las plataformas culturales (como los museos) a la industria creativa, a los diseñadores emergentes e independientes.

2: Que se mejoren los espacios de educación en torno al diseño, los talleres, los maestros y la actualización de los saberes.

3: Que se refuerzen los apoyos, becas, financiamientos e incubadoras para diseñadores.

Carlos Gutiérrez:

1: Que siga existiendo la Secretaría de Cultura.

2: Que se tome en cuenta el mapa de ruta de industrias creativas y culturales

3: Que vean hacia el futuro. Que se digitalicen, que tomen ventaja de todas las tecnologías exponenciales.

La cuarta transformación es digital.

Daniel Patlán:

1: Que se mejore la infraestructura, porque mejor infraestructura son mejores ventas y, por lo tanto, mejores presupuestos y más ganancias para creadores.

2: Que se promueva un ámbito de respeto a la creación, a los creadores y a los procesos de prueba y error.

3: Que se apueste por lo comunitario, por hablar unos con otros, relacionarnos, consultarnos, compartir e intercambiar.

Gustavo Prado:

Sus deseos se pueden resumir en uno: apoyar al diseño.

A la cultura siempre le parece que el diseño es como de maricones y por eso en México no hay exposiciones de diseño, pero en el mundo, esas exposiciones son las que más dinero jalan y permiten que se pague toda la demás cultura. O sea creo que no nos hemos dado cuenta de que el diseño, como fuerza cultural genera mucho dinero.

Sego:

Que haya gente a cargo de las decisiones, pero que sean las adecuadas, gente más humana, porque la cultura es humanismo, no un producto o mercancía. En segundo un presupuesto grande… Necesitamos dinero, para que esas personas talentosas no tengan que estar haciendo pendejadas, no solo cumplir con demandas banales del mercado.

Su tercer deseo es que le presten mucha atención a su trabajo y le comisionen murales cada vez más grandes.

También en Más de México: El poder creativo de los mexicanos (un tesoro listo para deslumbrar)

*Fotografías de Ian Benet.