Poéticos retratos de Yalitza Aparicio que nos recuerdan que todas las fronteras son una ilusión (GALERÍA)

La actriz de “Roma” protagonizó una preciosa serie de fotografías en el muro que divide a México y a Estados Unidos.

Las fronteras son porosas. Pero lo más extraño y maravilloso es que —todas las fronteras— se definen por su exterioridad. Lo que está al interior es una cosa, pero la frontera, eso que divide grupos sociales, religiones, territorios, cuerpos y demás, adquiere irremediablemente la forma que tiene su afuera. A ratos trata de liberarse, de expandirse o transmutar, pero cualquiera de esos procesos se convierte en una lucha con otras fronteras.

yalitza-aparicio-frontera-mexico-estados-unidos-roma-fotos-imagenes

Algunas fronteras lo reconocen, se saben permeables y entienden que solo la flexibilidad les permite expandirse. Otras no. Algunas fronteras quieren conquistar el mundo o quieren resguardar a toda costa lo que está en su interior. Así, se endurecen y terminan por olvidar que solo son fronteras.

“El muro convierte a las personas en enemigos sin ninguna razón. Las paredes no tienen sentido. Ya sea que exista o no una estructura física, me preocupa más el muro invisible que divide las clases sociales y los orígenes. Esa es una barrera que aceptamos todos los días, sin pensar.” Alfonso Cuarón para W Magazine

Es importante hacerlas evidentes, recordarles sus fugas. Pero no es necesario introducirnos a través de ellas con violencia, podemos hacerlo de forma sutil y delicada. Así lo hizo, sin duda, Yalitza Aparicio, la protagonista de “Roma”, mujer, indígena y mexicana que ha conmocionado Hollywood con su preciosa personalidad; mezcla perfecta entre candor y sagacidad.

yalitza-aparicio-frontera-mexico-estados-unidos-roma-fotos-imagenes

La joven originaria del poblado de Tlaxiaco, Oaxaca, fue la primera mujer indígena en recibir así el reconocimiento que la industria cinematográfica estadounidense no puede dejar de otorgarle. La paradoja produce una extraña picazón. Como explicó Alfonso Cuarón a la revista “W”:

“Creamos una división todos los días con las personas que nos rodean, y Yalitza proviene de un lugar que es fácil poner de lado y olvidar. En México y en otros lugares, las personas que se parecen a Yalitza son inmediatamente clasificadas y consideradas indignas. Ser reconocido por la Academia tiene un gran impacto. Es otra pared. Y espero que ese muro haya empezado a caer. “

Con esto en mente, el director de cine buscó fotografiar a Yalitza en la frontera entre México y Estados Unidos, pues, aunque la actriz ha logrado globalizar su voz, sus opiniones y su belleza, múltiples cualidades de su identidad remiten (y orgullosamente) a las culturas despreciadas por el inmenso racismo occidental.

yalitza-aparicio-frontera-mexico-estados-unidos-roma-fotos-imagenes

La visión de Cuarón, ingeniosa y siempre simbólica, fue magníficamente materializada en las fotografías de Carlos Somonte. Ojalá te inspiren a realizar un análisis de tus propias fronteras y a reconocer la forma en que decides relacionarte con la exterioridad de la que proteges a tus entrañas.

yalitza-aparicio-frontera-mexico-estados-unidos-roma-fotos-imagenes

yalitza-aparicio-frontera-mexico-estados-unidos-roma-fotos-imagenes

yalitza-aparicio-frontera-mexico-estados-unidos-roma-fotos-imagenes

yalitza-aparicio-frontera-mexico-estados-unidos-roma-fotos-imagenes

yalitza-aparicio-frontera-mexico-estados-unidos-roma-fotos-imagenes

Sube y bajas atraviesan la frontera entre México y Estados Unidos (VIDEO)

Estos "sube y bajas" atravesando la frontera entre México y Estados Unidos nos recuerdan que lo que pasa de un lado, se siente del otro.

Los seres humanos estamos irremediablemente hermanados. Especialmente los que compartimos territorio. Este es solo uno de los factores que hacen a las fronteras extremadamente porosas. Sin embargo, hay quienes insisten en dividirnos. Con justificaciones políticas, económicas, culturales, se construyen muros enormes que intentan separarnos. 

Pero lo que pasa de un lado, se siente del otro y no hay forma de evitar que las personas generen relaciones estrechas, a pesar de las divisiones que la política busca imponer. Esta es solo una de las problemáticas que se desenvuelven en la frontera entre México y Estados Unidos y muchos artistas han hecho un esfuerzo por hacerla visible a través de sus obras.

Estos sube y bajas en la frontera son una forma preciosa de representar la unión entre mexicanos y estadounidenses

Tal vez la forma más lúdica y conmovedora de representar lo mucho que nos necesitamos entre vecinos —especialmente para conseguir armonía y equilibrio geopolítico— es esta propuesta de los arquitectos Ronald Rael y Virgina San Fratello, instalada entre Nuevo México (Estados Unidos) y Ciudad Juárez. 

La idea de “balance” es crucial: es exactamente lo que tenemos que lograr entre las familias a los dos lados de la frontera y este equilibrio en el estira y afloja es enriquecedor para todos. Al mismo tiempo nos demuestra que el muro entre México y Estados Unidos, en lugar de separarnos, nos hace querer estar más cerca.

También en Más de México: Frontera al desnudo: extraordinarias imágenes de los más de 3 mil kilómetros que dividen a México y E.U.

Frontera al desnudo: extraordinarias imágenes de los más de 3 mil kilómetros que dividen a México y E.U.

Un fotógrafo y una artista exploraron cada centímetro del “patio trasero” de Estados Unidos buscando entender la vida en la frontera.

Constantemente se escucha la expresión “patio trasero de Estados Unidos” (America’s Backyard) refiriéndose a la frontera entre este país y México. Sin duda tiene una connotación muy cuestionable que, además, sostiene un montón de clichés sobre lo que significa vivir en la frontera.

Por otro lado, para quienes no han puesto la vista en esta “línea” —imaginaria, pero con consecuencias muy reales— que divide a los dos países, la idea de la frontera es una abstracción muy corta de un espacio que se extiende por más de 3000 kilómetros.

frontera-mexico-estados-unidos-imagenes-fotografias-migrantes

Con esto en mente, el fotógrafo Elliot Ross y la artista Genevieve Allison decidieron explorar cada centímetro de ese extraño territorio. Su intención era generar una serie de fotografías para retratar lo fragmentaria que es en realidad la frontera. Y es que no solo la vida humana es muy distinta entre punto y punto; también la forma de percibir conceptualmente la idea de lo “fronterizo”, y —por supuesto— el paisaje natural.

Además de las imágenes, Ross y Allison consiguieron una enorme cantidad de testimonios que demuestran que hay mucho más que decir (y pensar) sobre este límite poroso. Sin duda el asunto de la migración marca la agenda política y la opinión pública en torno a la frontera, pero, además de este, hay movimientos mucho más sutiles que dejan su huella en la tierra.

El muro es imposible

frontera-mexico-estados-unidos-imagenes-fotografias-migrantes

Entre las “sutilezas” hay relaciones de todo tipo y tratar de resumirlas es muy complicado. Por otro lado, vale la pena considerar por un momento lo absurdo que es pretender que no existan flujos socio-culturales entre un lado y el otro.

Para las personas y sus expresiones simbólicas es absolutamente normal desplazarse entre territorios geopolíticos; igual que para las especies animales y las esporas de las plantas. En ese sentido, la idea de un muro perfectamente cerrado, simplemente no ha de materializarse.

Así lo entienden, por lo menos, los sujetos que Ross y Allison pudieron entrevistar. Muchos de ellos tienen la costumbre de ir y venir entre países con toda naturalidad, porque si miramos hacia adentro, ese tipo de contacto es igual que entre sujetos que son del mismo barrio o entre vecinos.

frontera-mexico-estados-unidos-imagenes-fotografias-migrantes

En el sentido abstracto, la idea de la frontera significa una enorme distancia, pero en el día a día, es solo eso: una idea. Incluso, como explicó Allison para la revista WIRED, “la gente no quiere ser identificada por su proximidad a la frontera.”

Además, refiere la artista, los problemas sociales de los estadounidenses en esa región tienen que ver con la falta de infraestructura y apoyo del gobierno local. En México sucede algo parecido: tenemos una desconexión política y cultural entre norte y centro. De alguna forma, estos trazos de tierra son espacios con vidas y regulaciones propias, donde ambos lados sostienen un poco del otro.

Así, lo que demuestran estas espectaculares imágenes es que la frontera no es ningún patio trasero, sino un enorme y multifacético territorio cuya comprensión implica una mirada disponible, que no pretenda saber lo que ahí sucede, sino que esté dispuesta a comprenderlo.

También en Más de México: Poéticos retratos de Yalitza Aparicio que nos recuerdan que todas las fronteras son una ilusión (GALERÍA)

6 razones por las que, a pesar de todo, Roma es ya una película esencial

Tal vez no se llevó el Oscar a “Mejor Película”, pero definitivamente incidió, de muchas maneras, en las vidas de sus espectadores.

Sin duda ROMA se ha transformado ya en un concepto polisémico. Es el lugar al que todos los caminos llevan; es la entrañable colonia en el centro de la Ciudad de México; es el reconocido detergente biodegradable y, ahora, también es sinónimo de buen cine, de inclusión, de diversidad, de empoderamiento femenino, de cariño maternal.

El responsable es, en gran medida, un cineasta que decidió arriesgarse a contar una historia personal, desde la más diáfana intimidad. A Alfonso Cuarón le debemos muchas cosas, pero, sobre todo un agradecimiento enorme, por haber puesto frente a nuestros ojos ROMA: una carta de amor a una tierra herida.  

Es cierto, un gusto a decepción se siente (aunque ligero) porque no se llevó el Oscar a “Mejor Película” durante la premiación que emociona mucho a los mexicanos y en donde ya ha triunfado múltiples veces el talento nacional. Sin embargo, ROMA incidió de muchas maneras en las vidas de sus espectadores y así no faltan motivos para celebrarla.

Te presentamos 6 razones por las que, a pesar de todo, Roma es ya una película esencial.

Acercó a muchos a un estilo muy particular de cine

Definitivamente ROMA no se parece nada a los productos típicos del cine comercial; sin embargo su éxito podría hacernos pensar que estaba hecha para ser extremadamente popular. En gran medida la enorme publicidad que se le hizo y la inmensa expectativa que generó durante la temporada de premios tuvieron que ver con esto, pero la cosa es que, ROMA terminó por ser vista y nos expuso a un cine de cadencia lenta; con una narrativa que no está ahí para sorprender, sino para emocionar; que está en blanco y negro y que se narra desde un punto de vista que normalmente no es reconocido. 

Nos introdujo a Yalitza Aparicio

ROMA nos dejó muchas cosas buenas, pero una que nos da mucho gusto es la interacción a gran escala con la maestra y actriz Yalitza Aparicio. No solo es la primera mujer indígena nominada al Oscar de Mejor Actriz, sino que como lo declaró Cuarón después de los premios, ha sabido aprovechar bien su papel para hacer declaraciones en favor de la diversidad, la equidad de género y el respeto a los pueblos indígenas.

roma-pelicula-cuaron-resena-critica-sinopsis-cine-netflix

Trajo a la mesa la conversación sobre las empleadas domésticas

A muchos la postura de ROMA les parece en última instancia clasista o hipócrita, pero a otros les parece realista. Para nosotros ROMA documenta más de lo que critica, pero, al exhibir ciertas situaciones, nos está invitando a discutirlas y a formarnos una opinión sobre ellas.

Esto sucedió y a gran escala con el asunto de las empleadas domésticas en México, de la forma en que son tratadas por sus empleadores y de su falta de derechos laborales. Afortunadamente, esto último podría cambiar muy pronto y la conversación sigue abierta. ¿Cómo hacemos de la labor doméstica un asunto digno, no solo en la práctica, también en su conceptualización?

Nos recordó que México es un país enorme

Y lleno de diversidad, donde se hablan muchísimas lenguas y donde habitamos toda clase de personas. Y que esto no es malo; al contrario: es por mucho nuestra mejor cualidad.

roma-pelicula-cuaron-resena-critica-sinopsis-cine-netflix

 

Nos enseñó que la violencia está en las pequeñas cosas

En las discusiones familiares, las peleas de hermanos, la forma en la que tratamos a la gente que realiza un trabajo para nosotros, los pequeños actos de racismo. Todas estas son las pequeñas formas en que se manifiesta la violencia y Cuarón nos recordó que a la larga, se suman y ese río de furia, de odio, de confusión y dolor desemboca en un mar terrible de represión, guerra y crímenes que difícilmente podrían ser solucionados.

Pero que el cariño y el reconocimiento pueden apaciguar ese mar

Igualmente, son los pequeños (pero potentes) actos de cariño los que pueden disminuir el dolor y la confusión. Sobre todo, el reconocimiento de lo que otros hacen por nosotros y del valor de su estar-ahí. Como nos enseña ROMA, la clave es respetar la forma en que cada uno se identifica a sí mismo y tratar a quienes nos rodean con ganas de cuidarlo, de hacerlo sentir bien y no lo contrario. Tratémonos con bondad, aunque pensemos que nuestras diferencias nos hacen muy lejanos.