Geniales fotografías de “arquitectura libre” mexicana (GALERÍA)

Adam Wiseman retrató algunas de las construcciones más extrañas y fantásticas, esas que responden al capricho de quien las habita.

La forma en que los humanos habitamos el espacio deja a la vista mucho más de lo que imaginamos. En lo subjetivo, revela toda clase de secretos sobre nuestra vida cotidiana. Y en lo colectivo, nos muestra cómo hemos decidido ensamblar el mundo. Así, las construcciones de nuestras ciudades, responden a principios claros, ligados a nuestras culturas y tradiciones.

En ese sentido es increíblemente peculiar (y relativamente anti-funcional) una construcción que responde al más puro capricho de quien la quiere habitar. Pero en esa expresión de auténtica rebeldía y solipsismo, podría encontrarse una reflexión importante.

Adam Wiseman, un brillante fotógrafo mexicano, realizó una curiosa serie retratando algunas de las construcciones más extrañas y fantásticas que se le cruzaron en frente, en distintas regiones en el país. La mayoría son casas, algunas podrían ser calificadas de mansiones, otras son incluso iglesias rurales, pero construidas en la modernidad.

A Wiseman estas casas no le resultaron interesantes simplemente por su disonancia con el entorno. Al ver que son frecuentes a lo largo del país, comenzó a sospechar que tendría que haber una razón sociológica detrás de su existencia. En general, la obra de Wiseman está ligada a la práctica documental y a la etnografía, aunque su tirada no es hacer estudios formales a través de su obra, sino abrir preguntas en la mente de sus espectadores.  

El diseñador habita al otro lado de la frontera

arquitectura-libre-mexico-mexicana-fotografias-adam-wiseman

Wiseman tenía razón. Mientras que las extrañas construcciones sí responden a un capricho, este encuentra su razón de ser en una narrativa muy determinada. Según su investigación, estos edificios son diseñados por inmigrantes que viven y trabajan (sobre todo de forma ilegal) en Estados Unidos.

Las enormes construcciones son financiadas por ellos mismos, que envían el dinero a su país natal y encomiendan a sus familiares que supervisen el proceso de erigir la casa de sus sueños. Algunos de estos sueños están inspirados en los referentes más extraños como los castillos de Disney (y otras referencias Hollywoodenses), el neoclasicismo (propio de algunas iglesias), las mansiones estadounidenses y las casas de los suburbios del país del norte.

Wiseman le llama “arquitectura libre” a estas fantasías materializadas en block, varilla y cemento. Y como buena fantasía, tienen algo deliciosamente salvaje. Así sus acabados son ruidosos, de inmenso colorido y con torres o ventanas que responden a una lógica de organización que solo quien sueña podría descifrar.

Pero tal vez, ni él mismo. Según Wiseman, las construcciones develan la influencia de los familiares que supervisan, quienes también meten su cuchara en el diseño, posiblemente a espaldas del “libre arquitecto”. Y además, muchas de las casas que retrata el fotógrafo se encuentran inacabadas o abandonadas. ¿Será que la fantasía ya no pudo ser financiada?

También en Más de México: Descubre la cotidianidad secreta de quienes viajan en la parte trasera de una pick up

Sueños, caprichos y fugas

A Wiseman las casas no le aparecen como simples rarezas, kitsch o risibles, se guardan al interior algo que deberíamos aprehender. Su existencia denota anarquía. Su origen migrante invita a la movilidad.

Si la forma en la que los humanos habitamos el espacio es cultural y nuestra infraestructura responde a una forma de organizar el mundo, la “arquitectura libre” (aunque no es precisamente libre) aparece como fuga en la enorme masa de principios sobre habitar, que simplemente asumimos. Estas extrañas construcciones, derivadas de un sueño posmoderno terminan por ponernos en cuestión a nosotros mismos.

Exquisitos y espeluznantes retratos de “los panzudos”, personajes chiapanecos que representan el pecado

En México el misticismo es algo que se encarna, que literalmente vive entre nosotros; pero nunca deja de ser sorprendente. Así lo representa el brillante fotógrafo Diego Moreno.

En México el misticismo es algo que se encarna, que literalmente vive en nosotros. Son muchas las fiestas y rituales a lo largo del país donde los participantes “prestan” su cuerpo a muertos, santos, guardianes divinos y demás para que articulen el delicado tejido simbólico que cubre nuestra vida cotidiana. Por otro lado, pocos son los que prestan su cuerpo a las representaciones del mal, del pecado y el horror.

Pero en Chiapas, específicamente en San Cristóbal de las Casas, cada 22 de septiembre se celebra la peregrinación en honor a la Virgen de la Merced. Todos los participantes se disfrazan, algunos de de personajes relevantes en la sociedad, celebridades y políticos y otros de mercedarios o panzudos. Los panzudos son sujetos espeluznantes, con máscaras terroríficas y vestidos con gigantescos atuendos. Se piensa que son una variación moderna de los “moros” que solían ser representados en la fiesta antigua.

Siendo una celebración católica, la figura de los moros (o árabes) representa el mal, el pecado y, por supuesto la lejanía a la religión. Pero integrada al peculiar estilo mestizo (lleno de referencias prehispánicas), la fiesta adoptó a los panzudos. Su fealdad representa su maldad y el tamaño de su panza, representa los pecados que deben expiar, estos pecados pueden ser los propios de quien presta su cuerpo al peculiar personaje.

tradiciones-extranas-mexico-chiapas-mexicanas-panzudos-fotografia

Por supuesto, en un sentido bien generalizado, los mexicanos estamos perfectamente acostumbrados a estas transgresiones de “la realidad” que bien pueden ser calificadas de surrealistas. Pero si pudiéramos despegarnos de esta costumbre, si pudiéramos ver lo impresionante que es cómo nos permitimos jugar en tantos planos (entre ficticios, espirituales, simbólicos, concretos, históricos, tradicionales, surrealistas, mágicos, místicos y demás) quedaríamos absolutamente sorprendidos.

En ese sentido son brillantes y exquisitos estos retratos que el fotógrafo chiapaneco Diego Moreno hizo a los panzudos, integrando en un mismo plano todos estos desdoblamientos de la realidad; además, situando al mal, de manera tan natural en la vida cotidiana y, por supuesto, el mestizaje y multiculturalismo que hizo a estos personajes.

tradiciones-extranas-mexico-chiapas-mexicanas-panzudos-fotografia

En sus palabras: “Este trabajo le da un nuevo significado a la intrincada maraña de lo oculto y lo visible, lo individual y lo subconsciente colectivo, en el altamente complejo mapa de las culturas y creencias coexistentes en el México contemporáneo”. Esto último es súper relevante, porque en nuestro país la contemporaneidad, en lugar de homogeneizarnos, ha develado lo increíblemente diversos y complejos que somos los mexicanos.

Ojalá nunca dejemos de sorprendernos por este hecho, aunque con imágenes como estás, hay una buena posibilidad.

También en Más de México: Las increíbles fotos de esta danza veracruzana delatan nuestro indeleble mestizaje

Juventino Rosas y “Sobre las Olas”, el exitoso vals y el anonimato de un legado

La historia de un hombre que se convirtió en melodía, en una de las más épicas en la historia de la música mexicana: “Sobre Las Olas".

Todos los mexicanos han escuchado Sobre las Olas. Los que creen que no, también. Sólo se necesita tararear las notas y el recuerdo es instantáneo. Lamentablemente, no existe melodía que pueda imitar la vida de un hombre. Este es el caso de Juventino Rosas, quien escribió este épico vals y durante mucho tiempo, permaneció en el anonimato.

Como si la precariedad de su legado no fuera suficiente, en vida también careció de lo indispensable. Juventino Rosas nació en el Estado de Guanajuato en 1868, en el entonces poblado de Santa Cruz Galeana. Allí, la podredumbre era una marca en las manos que todos tenían. Aunque eso no evitó que aprendiera a tocar el violín. Su padre, Don José de Jesús Rosas, era un músico militar y al ver el potencial de su hijo, no dudo en unirlo a su banda de músicos.  Las participaciones en bautizos y bailes comenzaron a adentrarse en la vida diaria de Rosas, aunque en su corazón, seguía necesitando algo. 

las-olas-vals-juventino-rosas-4

Ese vacío dentro de él y la muerte de un miembro del grupo musical donde estaba, lo motivaron a abandonar la banda de su padre. Después de empleos esporádicos y de poca paga, la suerte pareció sonreírle. A los 15 años había encontrado un espacio como músico en la orquesta que acompañaba a la prestigiosa Angela Peralta. La alegría y la esperanza se volvieron una emoción que comenzó a llenar el espíritu de Juventino, hasta que la compañía donde trabajaba llegó a Mazatlán. Allí hubo un brote de cólera mortal, que ni siquiera perdonó a la cantante Ángela, por lo que la compañía tuvo que disolverse.

Al partir de Mazatlán, la sensación de desamparo lo siguió. Deseoso de que el mundo supiera su nombre, entró al Conservatorio en 1885,  pero, poco después, decidió abandonarlo. La muerte de su padre fue otra mala noticia. El carácter melancólico de Rosas se agravó. Entonces el aguardiente se volvió su compañera. Ante el vacío, sólo le quedaba su talento. Una joya que lo ayudó a salir casi  indemne y que la gente empezaba a apreciar. Tanto así, que su vida cambió cuando estuvo en un festival que conmemoraba la batalla de Puebla, con el presidente Porfirio Díaz como asistente.  La gente se quedó boca abierta por su destreza musical. Después de eso, comenzó a tocar para las clases altas y tuvo el patrocinio de gente adinerada. De esta época son las obras: “Cuauhtémoc”, “Te Volví a Ver”, “Seductora”, “Sueño de las Flores” y “Ensueño”.

Aún así, Juventino sentía que no era suficiente y los bolsillos del músico comenzaban a vaciarse.  Fue por esta razón que hizo un grupo musical y en una de sus funciones realizó la pieza “Junto al manantial”. El nacimiento de dicha obra fue crucial. Porque, poco después, se le cambió el nombre a Sobre las Olas. Aunque, debido a sus constantes deudas y su adicción al alcohol, no tardó en venderla a los Sres. A. Wanger y Levien, quienes la publicaron e hicieron famosa. El éxito del vals se volvió inmediato, pero debido a que la había vendido, Juventino no recibió remuneración. El chispazo de suerte se le había acabado. En otro intento de cambiar su destino, el compositor partió a Cuba, mas allí murió de mielitis espinal a los 24 años, sin que nadie llevara una rosa a su tumba. 

las-olas-vals-juventino-rosas-5

El deceso y el anonimato de Juventino fue un precio que la historia tardó en saldar. En el año 1950, se realizó la película Sobre las Olas, donde Pedro Infante hacía el papel de Juventino. El que haya sido interpretado por un actor como Pedro Infante, comunicó al público la relevancia que debía hacer justicia a Juventino Rosas años después. A pesar de eso, que el título de la película sea Sobre las olas, nos sigue demostrando una verdad. Las creaciones de los artistas siempre los superaran en la línea del tiempo. Tal vez Juventino Rosas no es conocido por su nombre, pero eso no impide que sea apreciado a través de una de sus piezas musicales. Después de todo, el reconocimiento es una de las melodías más bellas.

 

También en Más de MX: 

¿Ya conoces a estos brillantes compositores mexicanos de música clásica?

 

*Pintura: Ivan Aivazovsky, 1850 / Dominio Público

Miranda Guerrero
Autor: Miranda Guerrero
Estudió la carrera de Letras Hispánicas en la UAM Iztapalapa. Su carrera artística involucra tanto narrativa, poesía y elaboración de collages.

¿Por qué amar a México a través de experiencias y no lugares?

Tomando en cuenta estas nobles razones quizá tu próximo viaje a través de México te regale otra perspectiva. Una perspectiva, sin duda, dotada de valores de cultura.

Alerta una peculiar teoría naturalista que el hombre es el reflejo del ambiente en el que vive. Sea por la estrecha relación de las condiciones meteorológicas con la salud y fisiología, o en tanto que su geografía define ciertos modos culturales de extenderse en el espacio; el hombre puede ser el clima y el territorio que habita en la medida en que se funde con ellos.

Resulta interesante conectar esta concepción con México y sus mexicanos: un México donde los climas son distintos y dispersos, y donde la cantidad de escenarios discrepantes contrastan la belleza de una diversidad biológica y cultural que en esencia es innata. Desde la más límpida geografía de sus desiertos y la espesura de un valioso bosque mesófilo, hasta los fortísimos vientos que cruzan ambas superficies; las incontables veces que la lluvia se apropia del territorio y le vuelven tropical por excelencia; un territorio que se sabe abrazado por una extensa cordillera de montañas, muchas de ellas de esencia sulfurea. Así se describiría a grandes rasgos también el mexicano. 

Reconocer, por consecuente, que en México las experiencias las protagonizan no solo los espacios, sino la leyenda, la ofrenda, los lenguajes y las muchas máscaras del mestizaje –tan rico en formas étnicas como en mezclas cuasi-occidentales–. Que los mexicanos somos nuestro lugar, en la medida en que rendimos culto a los bellísimos procesos de la naturaleza (y damos gracias en miles de formas y tradiciones populares), a veces de manera inconsciente, y descubrir que las bases de toda filosofía antigua mexicana –la del México profundo–, se sujetan de fenómenos psico-climáticos de corte mágico, porque “las causas iniciales [de todo aprendizaje] están en el ambiente y permanecen allí” (Skinner).

Partiendo desde este umbral es fácil conectar con la idea de que México es, más allá de un destino turístico para contemplar, una suerte de anima difusa que no se ve, pero se vive y experimenta distinto en cada paisaje mexicano y en cada psique según su nacionalidad.

Encaminándonos a la franca premisa que defendemos en el título de este texto –¿Por qué amar a México a través de experiencias y no lugares?– las razones por las que se reconoce a México no son del todo geográficas o folclóricas (entendiendo esta palabra como lo comunitario, cultural e incluso teológico). Éstas comparten lugar también con el espectro axiológico; con el anímico, el metafórico, el cosmogónico, el onírico, el ritualista, el caótico y el sensible también, pero sobre todo con el axiológico. Aquello es fundamentalmente su riqueza.

Como bien evidenció alguna vez Carl Lumholtz, etnógrafo y explorador noruego, en su libro México desconocido, nuestro territorio ofrece irrevocables tesoros esencialmente en su comunidad y sus valores. En esas gentes que, permeadas de una gentileza asombrosa, nos comparten sus secretos de cultura cada vez que visitamos un rincón de México: “Encuentro a los mexicanos más corteses que ninguna otra nación de aquellas con que he estado en contacto”, decía, y añade:

Todo el que viaje a dicho país bien recomendado, y se porte como un caballero, puede estar bien seguro de quedar agradablemente sorprendido de la hospitalidad y solicitud de todos, altos y bajos, y de que no es una vana frase de cortesía la empleada por el mexicano que “pone su casa à la disposición de Ud.”

      Guanajuato es una ciudad con tantos detalles como historias.

Así como el prestigiado Lumholtz destacó esta notable virtud de la tierra mexicana, autores como Antonin Artaud, Jack Kerouac o el admirable Fernando Benitez, evidenciaron en sus diarios de viaje esas otras riquezas que subsisten en México, y que solo el sensible será capaz de aprender de ellas, una vez montado en su travesía por México:

“Centro del opio del Nuevo Mundo, comí tortillas con carne en la selva, en cabañas de palos a la africana, con cerdos frotándose contra mis piernas; bebí pulque puro de un cubo, recién traído del campo, de la planta, sin fermentar, la leche pura de pulque te hace reír, es la mejor bebida del mundo. Comí frutas desconocidas, erenos, mangos, de todas clases. En la parte trasera del autobús, mientras bebíamos mezcal, canté bop para los cantantes mexicanos que sentían curiosidad por saber cómo sonaba; canté Scrapple from the Apple e Israel de Miles Davis”, escribió en una carta Jack Kerouac a William Burroughs, cuando pasó por Culiacán.

En otro momento, escribía Antonin Artaud, a propósito de su viaje a la Sierra Tarahumara, que:

“La cultura racionalista de Europa ha fracasado y he venido a la tierra de México para buscar las bases de una cultura mágica que aún puede manar de las fuerzas del suelo indio… La mitología de México es una mitología abierta. Y México, el de ayer y el de hoy, posee también fuerzas abiertas. No es necesario indagar demasiado sobre un paisaje de México para sentir todo lo que sale de él. Es el único lugar del mundo que nos propone una vida oculta, y la propone en la superficie de la vida.”

Tomando en cuenta estas nobles razones quizá tu próximo viaje a través de México te regale otra perspectiva. Una perspectiva, sin duda, dotada de valores de cultura.

mas de mx collage jaen

*Imágenes: 1) Rosa Merman – flickr / Creative Commons; 2) Israel Gutiérrez; 3) flickr – Creative Commons; 4) Archivo Más de Mx; 5) Collage de Jaen Madrid

Jaen Madrid
Autor: Jaen Madrid
Editora de tiempo completo, música y ser humano. Ha escrito numerosos artículos en este medio, dando vida principalmente a los rubros de Arte, Cultura, Misticismo y Surrealismo. Escribe y edita Ecoosfera. Su tiempo libre lo dedica a leer literatura griega, tarot y ocultismo, además de crear música con sintetizadores.