4 paisajes de otro mundo que te están esperando en México

Llevando al límite las formas de la tierra o exhibiendo preciosos cuerpos de agua, estos destinos te harán sentir que estás en otra dimensión.

Casi todos los mexicanos podemos transitar con naturalidad entre dimensiones místicas y realidades concretas. Para muchos, esta es una de las cualidades más destacables de nuestra identidad. Sin duda esta particularidad está ligada al sincretismo que nos da lugar. Aunque también es posible que se la debamos al medio ambiente que habitamos.

Y es que los paisajes mexicanos son tan extravagantes y hermosos, que nos hacen “confundir” el mundo “real” con escenarios que solo podrían haber sido concebidos en finas narraciones. Llevando al límite las formas de la tierra o exhibiendo misteriosos cuerpos de agua policromáticos, hay paisajes mexicanos que son de otro mundo. Y te están esperando.

Aquí te presentamos 4 de los más extravagantes.

1: San Juan Parangaricutiro, Michoacán

destinos-mexico-mas-raros-extraordinarios-surreales-viajes

Era 20 de febrero de 1943 cuando la Tierra se abrió en Michoacán y el Paricutín brotó de sus entrañas. El evento, igualmente hermoso y espeluznante, dio lugar a uno de los paisajes más misteriosos y encantadores del país.

destinos-mexico-mas-raros-extraordinarios-surreales-viajes

La lava del volcán recién nacido cubrió todo a su paso, incluyendo la iglesia y cementerio del pueblo de San Juan Parangaricutiro, aunque la torre y el altar quedaron al descubierto. Aún puedes admirar esta espectacular escena: la iglesia casi ahogada en piedra y el Paricutín al fondo.

2: Cenote Tak Be Ha, Yucatán

destinos-mexico-mas-raros-extraordinarios-surreales-viajes

En Yucatán, el agua se filtra desde la superficie, formando corrientes subterráneas e intrincados sistemas de cavernas. A algunas podemos acceder a través de los cenotes: depresiones geológicas que se inundan, ofreciendo una visión excepcional y muy brillante.

En la península hay alrededor de 3000 cenotes y el de Tak Be Ha es solo uno de ellos. Se encuentra a 15 minutos de Tulum y es el sitio perfecto para explorar las entrañas acuosas, azules y turquesa, y las formaciones de piedra que sugieren figuras absolutamente insospechadas.

3 Piedra Volada, Chihuahua

destinos-mexico-mas-raros-extraordinarios-surreales-viajes

La sierra de Chihuahua ofrece uno de los paisajes más complejos de México. Se trata de las Barrancas del Cobre. Aunque tal vez, entre toda la inmensidad de este sitio, hay un punto que destaca: Piedra Volada, un mirador natural que solo podría ser descrito como un afilado borde, donde el siguiente paso, es el abismo.

 

A los pies del mirador hay una cascada, con una caída de 453 metros. Frente al panorama cotidiano, de infraestructuras que nos constriñen, la experiencia de Piedra Volada más que ser de “otro mundo”, nos recuerda que habitamos un terreno que nunca dejará de sorprendernos.

4 Cuatro Ciénegas, Coahuila

destinos-mexico-mas-raros-extraordinarios-surreales-viajes

Cuatro Ciénagas, en Coahuila, es uno de los lugares más extraños de México y del mundo. Visitarlo es permitirse una experiencia surreal y sublime, donde la contemplación promete abrumarte y liberarte en igual medida. Por un lado, en este sitio se encuentran las Dunas de Yeso: un desierto de blanquísimas formaciones hechas de sulfato de calcio y silicio, que constantemente están cambiando por la erosión provocada por el viento.

destinos-mexico-mas-raros-extraordinarios-surreales-viajes

Y, como contraparte frente al cambiante paisaje desértico de las dunas, Poza Azul es un manto de agua que remite al origen de la vida: en esta espectacular poza hay altas concentraciones de estromatolitos, las formas de vida son las más antiguas de la Tierra.

La visión de los dos sitios te sacará de esta dimensión y, cuando quieras volver, puedes poner los pies en el pueblo de Cuatro Ciénagas, que —aunque mundanos— también tiene sus encantos.

Elegantes fotografías de nuestra tierra, romántica y aleatoria (GALERÍA)

El fotógrafo Maximilian Virgil capturó extraordinarias escenas de la vida, la comunidad y la naturaleza mexicanas.

A Maximilian Virgil, fotógrafo originario de Berlín, la constante diversidad que se despliega en nuestro territorio le resultó absolutamente fascinante. No en vano, describe su viaje a México como “romántico, vivaz y un poco aleatorio”.

Su opinión no es aislada, pues se suele asociar a México, desde el exterior, con cierto caos o aleatoriedad. Como si el territorio estuviera desorganizado; o, aún más profundamente, como si nunca hubiese tenido un principio organizador.

A algunos les podría parecer abrumadora la premisa de un país que simplemente carece de un eje que rige y equilibra todas las fuerzas sociales, identitarias, simbólicas, divinas y demás que lo habitan. Pero lo cierto es que, posiblemente esta falta de principio, esta elusividad del origen y la constante ruptura y cuestionamiento de las propias reglas, sean los elementos que vuelven a México uno de los destinos más cautivadores del mundo.

En eso tal vez recae otra asociación: la idea de que México es un país que encanta o un sitio perfectamente romántico, donde las emociones son exaltadas por absolutamente cada detalle, especialmente por la naturaleza y por la muy particular belleza de los sujetos mexicanos.

También en Más de México: Retratos sutiles del extraño y fantástico México

Todo esto, claro, se hace obvio para un ojo extranjero, que está completamente preparado para dejarse extrañar por lo que mira. Desde dentro, tendemos a organizar el caos o nos “hacemos de la vista gorda” y navegamos con inteligencia esta tierra fracturada. Así, de pronto, nos olvidamos de lo verdaderamente increíble (y a veces inverosímil) que es este espacio romántico y aleatorio.

Afortunadamente elegantes trabajos, como el que realizó el Maximilian Virgil al capturar extraordinarias escenas de la vida, la comunidad y la naturaleza de San Cristóbal de las Casas en Chiapas y de la Isla Holbox en Quintana Roo, nos recuerdan nuestra delicada rareza.

Al mismo tiempo, no debemos sorprendernos negativamente por esta falta de ejes, en cambio deberíamos recordar que si es difícil resumir lo que somos es porque nos desbordamos y somos infinitamente diversos en nuestras lenguas, flora, fauna, gastronomía, creencias, colores.

También en Más de México: La calle en los ojos de Alex Webb: retratos de mexicanidad

Rutopía: ecoturismo mexicano, genuino y deslumbrante para auténticos viajeros

Rutopía es una red en línea que reúne preciosas experiencias de viaje por México, donde tus anfitriones son las comunidades locales.

Las experiencias de ecoturismo y turismo comunitario nos urgen. Por un lado, porque todos necesitamos desconectarnos de lo cotidiano y abrirnos a vivencias diferentes, de la forma más genuina posible.

Por otro lado, porque aunque México es un hervidero de turistas —ya que nuestro país tiene muchísimo que ofrecer y en todos los sentidos posibles— el turismo más practicado es ultra dañino con el medio ambiente y las comunidades que habitan las afueras de los circuitos destinados a esta actividad.

Por suerte, existe Rutopía, una una red en línea que reúne preciosas experiencias de viaje por México, donde los anfitriones son las comunidades locales y esperan con los brazos abiertos a todos los viajeros auténticos que están en busca de conocer en serio esta hermosa tierra. 

mexico-ecoturismo-mexicano-viajes-rutas-rutopia-hospedajes

Su labor es muy relevante, porque en muchos casos los operadores de servicios turísticos locales de pequeñas comunidades no siempre tienen las plataformas para alcanzar al público que desesperadamente los está buscando. Rutopía es un puente que sirve para apoyar a estas iniciativas y que también está para cambiar nuestra perspectiva sobre lo que significa viajar.

La plataforma fue ideada por alumnos del Tecnológico de Monterrey, CDMX y tiene presencia en Baja California, Chihuahua, San Luis Potosí, Hidalgo, Puebla, Oaxaca, Campeche, Chiapas, Yucatán y Quintana Roo. Las comunidades con las que trabajan son conformadas por pobladores indígenas, así que también es una forma muy especial de ampliar los horizontes culturales.

mexico-ecoturismo-mexicano-viajes-rutas-rutopia-hospedajes

Es increíble que en México compartimos el espacio tantos grupos culturales distintos desde el inicio de nuestra historia y a penas nos estamos conociendo y reconociendo. Rutopía es, definitivamente, una forma de acercarnos más unos a otros.

También en Más de México: Los afromexicanos también son de aquí (probando que nuestra diversidad es infinita)

¿Cómo funciona?

En realidad es muy fácil. Tú eliges el destino, decides cuántos días te gustaría viajar, el número de personas que te acompaña y, así se personaliza tu viaje. Si tienes dudas o no sabes bien a dónde ir, ellos puede orientarte.

La reservación se hace en línea y es muy eficiente. Los viajes no incluyen transporte, pero sí una estancia inolvidable en el hogar de una familia local, con quienes intercambiaras experiencias de vida, pues mucho de la premisa es que el viaje se trate de vivir como los locales. Esto tiene muchas ventajas, conocerás recintos naturales hermosos, tal vez aprendes un nuevo idioma, el proceso detrás de una genial artesanía, pero lo más importante: comerás delicioso.

mexico-ecoturismo-mexicano-viajes-rutas-rutopia-hospedajes
Esto es lo que busca Rutopía con el tipo de turismo que promueve.

El proyecto procura personalizar las experiencias, pero, sobre todo, quiere ser muy seguro, tanto para viajeros como para anfitriones, por eso los destinos son zonas seguras, los anfitriones están verificados y la plataforma ofrece asistencia las 24 horas.  

Si te urge viajar, esta podría ser una de las mejores opciones.

También en Más de México: ¿Por qué amar a México a través de experiencias y no lugares?

*Imágenes: Rutopía/Facebook.

Seductoras postales de los paisajes mexicanos en invierno

Como un sueño que desborda poesía, en el invierno la tierra sufre una hermosa transmutación.

Como un sueño que desborda poesía, en el invierno la tierra sufre una hermosa transmutación. El efecto alquímico del frío se apodera de los árboles, sus raíces, la hierba y las flores. Después de los veranos, con lluvias que no dan tregua, el cielo finalmente se reencuentra con su nítido azul, que se combina con las blancas nieves y la tierra agrietada.  

Aunque los paisajes mexicanos no suelen adornar la idea cliché y romantizada de las navidades, tal vez deberíamos otorgarles ese lugar especial. En México no solamente neva contundentemente —porque nuestro paisaje nacional ha sido tejido por toda clase de ecosistemas— sino que las montañas, los volcanes y los lagos se despliegan sin pudor alguno.

Las vistas invernales mexicanas son inmensamente dramáticas. Nos recuerdan que el ciclo del calendario comienza a extinguirse, realizando una promesa secreta de que las cosas prontamente serán mejores; también que los elementos naturales que componen la onírica visión tendrán su propio renacimiento, cuando la nieve termine de derretirse.

Así, es delicioso relajarse con los ojos inmersos en las seductoras postales de nuestros paisajes mexicanos en invierno.

También en Más de México: Hipnóticos time-lapse de algunos de los sitios más hermosos de México