Gerardo Romero, geógrafo nahua, nos explicó la lucha vital de la Sierra Norte de Puebla (y cómo apoyarla)

Territorio es la palabra clave en la historia de México. Y, cuando se trata de este territorio, todos somos responsables. Este joven geógrafo nos explica por qué.

Territorio es la palabra clave en la historia de México. Al fin y al cabo, los choques y alianzas entre las distintas culturas, identidades y corrientes de pensamiento que transitan este espacio, se dan en torno al territorio. 

Mientras que algunos buscan poseerlo, otros simplemente quieren habitarlo y entienden que “habitar” es un ejercicio de reciprocidad, pues a su parecer, el territorio solo nos permitirá una vida plena si —a cambio— lo cultivamos, lo atendemos y hacemos el esfuerzo de resonar con él.

Estas formas de comprender y experimentar el espacio, al encontrarse, generan toda clase de conflictos, delineando no solo la historia del país, también las vivencias de cada uno de nosotros —aunque no siempre estamos conscientes de esto. 

gerardo-romero-geografo-nahua-lucha-territorio-puebla-megaproyectos

En ese sentido, se vuelven esenciales investigaciones como la de Gerardo Romero Bartolo. El licenciado en geografía por la UNAM recibió recientemente el Premio Arturo Warman, que se entrega a las mejores investigaciones en el área de ciencias sociales, por su tesis “Megaproyectos, despojo y resistencia: el caso de la Sierra Norte de Puebla como territorio estratégico en disputa” (que puedes leer aquí).

A lo largo de la tesis, Gerardo explica desde diversos ángulos la lucha que ejercen las comunidades locales de la Sierra Norte de Puebla por mantener —no solo la tenencia— la salud y la diversidad del territorio que habitan. Esta lucha es vital y en más de un sentido, nos concierne a todos. 

También en Más de México: Los bosques de México tienen en las comunidades a sus mejores aliados: 3 historias

Un poco sobre Gerardo Romero

gerardo-romero-geografo-nahua-lucha-territorio-puebla-megaproyectos

Originario de San Salvador El Seco (antes Cuayehualulco que significa “lugar rodeado de arboledas”) Gerardo Romero es parte de la comunidad macehual (nahua) de la zona. Su familia es campesina y artesana. Además de trabajar en la milpa y en la siembra de amaranto y haba se dedican al trabajo de artesanías de piedra (como los molcajetes).

En muchos sentidos su conexión con el territorio —con la tierra— es directa y constante. La geografía es para él una herramienta, una extensión que le sugiere la posibilidad de analizar simultáneamente naturaleza y sociedad. 

Y esta herramienta se volvió urgente, pues necesitaba investigar a fondo las “posibles afectaciones que generan los proyectos extractivos”, especialmente, el desarrollo interno de los conflictos socioculturales que provocan.

Entre relatos de amigos, familiares y vivencias propias, mientras crecía, Gerardo comenzó a entender que su relación personal con la tierra no era solamente una particularidad cultural, también era un acto de resistencia frente a una lógica de territorialización que —paradójicamente— se desenvuelve para alimentar un espacio abstracto muy lejano a la materialidad del espacio (de la tierra): el capital económico.

También en Más de México: Sobre la importancia de las mujeres indígenas para los bosques mexicanos

¿Qué pasa en la Sierra Norte de Puebla y por qué es un territorio estratégico?

gerardo-romero-geografo-nahua-lucha-territorio-puebla-megaproyectos
Fotografía: Ana Karen de la Torre.

Gerardo Romero explica que llama a la Sierra Norte de Puebla un “territorio estratégico” por distintas razones. Por un lado, porque en esta región abundan una serie de recursos clave para el desarrollo industrial y, así, se comprende como capital de distintos intereses empresariales. 

La Sierra Norte de Puebla está marcada por el yacimiento de hidrocarburos no convencionales (son los que se extraen por medio de un proceso conocido como “fracking”); además, es una zona esencial para la industria minera (financiada por capitales extranjeros, especialmente canadienses) y donde se tienen contemplados múltiples proyectos de hidroeléctricas.

Por otro lado, es estratégico en un sentido muy particular: la Sierra Norte de Puebla es un sitio con una amplia tradición de lucha social. De hecho, relata Gerardo Romero, fue en el poblado de Zacapoaxtla donde se libró la batalla del 5 de mayo, suceso que las comunidades poblanas aún tienen muy presente, de ahí la frase contemporánea citada por Gerardo: “Si pudimos con los franceses cómo no vamos a poder con los canadienses.”

gerardo-romero-geografo-nahua-lucha-territorio-puebla-megaproyectos
Imagen: Red de Afectados por la Minería

La sensibilidad aguerrida que guía a las comunidades de la zona no es gratuita. Hay una justa mezcla étnica en la región, entre nahuas, totonacas, tepehuas y otomíes que tienen como herencia cultural una historia de luchas no solo por el territorio, sino por la supervivencia de su estilo de vida. 

Pero el panorama que tienen frente a ellos es ultra complejo. Como explica Gerardo Romero, los proyectos extractivos (también conocidos como “megaproyectos” y “proyectos de muerte”) han establecido “relaciones metabólicas” entre sí. 

Su aparición en el territorio responde a un esquema mucho más amplio. Las hidroeléctricas y los gasoductos que atraviesan la Sierra Norte de Puebla sirven para abastecer industrias de maquila en otras zonas, por ejemplo. El trazo de esas relaciones es un eje central en la investigación de Gerardo. 

gerardo-romero-geografo-nahua-lucha-territorio-puebla-megaproyectos
Fotografía: Ana Karen de la Torre.

Por eso sugerimos —un poco antes— que los principios a los que responde la idea de “habitar” más capitalista, poco tiene que ver con la tierra. Así, explota aquí para usar los recursos allá, sin hacerse responsable de los lugares que atraviesa. En su caso, es el “estatus económico” y la abstracción llamada mercado quienes dictan cómo se construye y cómo se destruye. 

En un espectro completamente distinto, las comunidades regionales explotan el espacio que habitan, para aprovechar los recursos que necesitan y después se hacen cargo de mantener el equilibro y, encima, de defender al territorio de eso que llaman “megaproyectos de muerte”. 

Por eso, Gerardo Romero llama a la visión de las comunidades “megaproyectos de vida”, para denotar el enorme contraste entre una dimensión del habitar y la otra. Particularmente porque la “de muerte” no está atendiendo su huella y representa en muchos sentidos una catástrofe ambiental que produce contaminación en mantos acuíferos, subsuelo, aire y está lastimando a la vegetación, a los animales y causando distintas enfermedades en los seres humanos.

También en Más de México: Lo que la inmensa riqueza biológica y cultural de México puede enseñarnos: entrevista con Raúl Benet

Estamos viviendo una fuerte desconexión entre nosotros y el concepto de territorio

gerardo-romero-geografo-nahua-lucha-territorio-puebla-megaproyectos

Está claro que la lucha de las comunidades en la Sierra Norte de Puebla es vital, pero ¿cómo va a apoyarla o simplemente entenderla alguien externo? Es importante considerar que muchos de nosotros no solo no poseemos “tierra”, tampoco la reconocemos nuestra y mucho menos la hemos trabajado.

Que Gerardo Romero tenga una conexión tan evidente con el territorio que habita y que sea profundamente sensible a las vivencias que sus amigos y la comunidad que lo rodea no es un afortunado accidente: es su mejor recurso como investigador. Y por eso le preguntamos: 

Aunque territorio es la palabra clave en la historia de México, pocos podemos ligar nuestras experiencias cotidianas al territorio en sí. ¿Cómo volvernos a conectar?

“El territorio es vida”, respondió Gerardo Romero, haciendo referencia a otra frase común entre las comunidades de la Sierra, “dependemos absolutamente del territorio,” continúa: “Los pueblos indígenas sólo siguen vivos por su tierra.” La tierra les da alimento y también les da propósito, sentido, identidad. Si los pueblos indígenas sobreviven es porque comulgan con el territorio, saben cuidarlo, lo escuchan y han aprendido por siglos su lenguaje.

“Por otro lado,” nos advierte Gerardo “si cuando pensamos en territorio sólo pensamos en el bosque, en el campo, el desierto, estamos equivocados. El territorio es todo, es la base del movimiento subjetivo. El territorio es incluso tu cuerpo [que también está en disputa, cortesía de toda clase de intereses, especialmente el capitalismo].” 

gerardo-romero-geografo-nahua-lucha-territorio-puebla-megaproyectos

 

Así, para re-concectar con la idea de territorio hay que conectar con el territorio en sí: los sitios que habitamos, los espacios que, para nosotros, guardan significado, “el espacio en el que sobrevivimos: la calle, el barrio, la colonia, el espacio público”. Todo esto es territorio y, como nos dice Gerardo, también tiene recursos que están en disputa, que son capitalizados: agua, aire, espacio. Si dependemos de él, simplemente para estar, es territorio y de él somos responsables.

Es así que, “entendemos la lucha de estas comunidades como una lucha de todos,” pues la diferencia [fundamental] entre un megaproyecto de vida y uno de muerte es que el “megaproyecto” pretende absorbernos a todos en la proyección de un futuro concreto en donde posiblemente nos articulemos solo como recurso explotable [como trabajadores]. El proyecto de vida nos considera como energía activa, como subjetividad, como parte de la infraestructura orgánica.

gerardo-romero-geografo-nahua-lucha-territorio-puebla-megaproyectos

Así, además de empatizar con la lucha vital en la Sierra Norte de Puebla, hay que relfexionar sobre la forma en que cada uno de nosotros existe. El habitar siempre es territorial, de esta forma hay que preguntarnos ¿cómo nos apropiamos del territorio en el que vivimos? ¿Cómo lo tratamos? ¿Cómo lo cuidamos? ¿Cómo lo explotamos? ¿Cómo le retribuimos?

“Cuando vamos resistiendo desde lo local, nos damos cuenta de que nuestra lucha tiene en común con la del otro y podemos ir transitando a procesos de resistencia que no son solo locales. Nos damos cuenta de que dependemos mutuamente unos de otros.”

¿Cómo ayudar?

gerardo-romero-geografo-nahua-lucha-territorio-puebla-megaproyectos
Imagen: Gerardo Romero Bartolo

Empecemos por nosotros mismos. Hay que informarnos y generar conciencia social en un sentido amplio. Hablemos de tu calle: ¿Sabes qué pasa ahí? ¿Qué procesos de resistencia existen? ¿Quién administra los recursos? ¿Cómo? ¿Por qué? ¿Quién se beneficia y quién no? Cuando tú tengas la respuesta, difunde la información.

Para Gerardo, los investigadores son vitales en este sentido pues “pueden generar conexiones y entender consecuencias. Analizar es dar cuenta de las relaciones.” Después, podemos “ubicar rasgos en común entre nuestra lucha y la de otros” y, también “aprendemos a preocuparnos por otros”, a ser solidarios. En su momento, podremos “articularnos, tejer estrategias de resistencia y procesos de lucha.”

Un precioso relato de lucha

gerardo-romero-geografo-nahua-lucha-territorio-puebla-megaproyectos

“La resistencia en la Sierra Norte de Puebla es una resistencia barroca” nos dijo Gerardo Romero, porque resiste desde muchos lugares: “es lucha política, espiritual, cósmica, territorial, ecológica”, se trata de mantener el equilibrio desde muchos frentes. Así, nos contó para finalizar la entrevista, una entrañable anécdota que figura en su tesis:

“En el mes de diciembre de 2016 la organización Atlepe Tajpianij instaló un campamento en el lugar donde CFE pretende construir la subestación eléctrica de la línea de alta tensión. Más de mil personas realizaron una acción de fuerza simbólica que existe para el pueblo maseual: sembrar maíz. Desde ese momento protegerían la tierra […] hace más de 200 años el pueblo masehual hizo lo mismo para defender las tierras que un latifundista les quería arrebatar.”

(extraído de “Megaproyectos, despojo y resistencia: el caso de la Sierra Norte de Puebla como territorio estratégico en disputa”, p. 242-243)

Sembrar maíz, un acto muy particular, especialmente porque con esta planta guardamos una relación tan estrecha que se podría decir que nuestros destinos están permanentemente entrelazados. Sembrar maíz, como anuciándole a la tierra: aquí estamos, vamos a cultivarte, significarte, quererte, habitarte.

Mira aquí un documental hecho por Gerardo Romero con más información sobre lo que está pasando en la Sierra Norte de Puebla:

María Fernanda Garduño Mendoza
Autor: María Fernanda Garduño Mendoza
Estudios y gestión de la cultura, UCSJ. Ensayando discursos, constantemente. Articulando rupturas.

Astucia: el curioso homenaje de un diseñador mexicano al Chapulín Colorado

Un diseñador de moda mexicano revivió al genial superhéroe en las pasarelas de la Semana de la Moda de Nueva York.

“El mundo necesita héroes” dijo el diseñador de moda mexicano Ricardo Seco. Aunque tal vez nadie tenía en mente a un personaje como el Chapulín Colorado, cuando lo escucharon. 

No contabas con su astucia…

diseno-mexicano-moda-inspirada-cultura-popular-chapulin-colorado

Uno de los muchos “alters” de Roberto Gómez Bolaños “Chespirito” fue este genial super héroe disfrazado de chapulín y armado con su cómico “chipote chillón”. En más de un sentido, este personaje es una parodia de los clásicos y heroicos que aparecen en los cómics gringos; pero lo que nunca le fallaron fueron las buenas intenciones: “Más ágil que una tortuga… más fuerte que un ratón… más noble que una lechuga… su escudo es un corazón… es… ¡El Chapulín Colorado!”

Y en tiempos como los nuestros —particularmente para los millennials— no es difícil identificarse con este héroe un poco perdido, que en muchos sentidos se burla y tergiversa la cultura popular, pero —como no contaban con su astucia— siempre encuentra la forma de hacer las cosas bien. 

El Chapulín Colorado en la Semana de la Moda

diseno-mexicano-moda-inspirada-cultura-popular-chapulin-colorado

Por estas cosas y también por el cariño y nostalgia que le provocan, el diseñador Ricardo Seco decidió crear “Astucia”, una serie de prendas inspiradas en el Chapulín Colorado y esta fue presentada como su colección de primavera-verano 2020 en la Semana de la Moda de Nueva York. 

El logo, las antenas, los colores, los chapulines, el “chipote chillón”, entre otras referencias hacen su aparición en estos conjuntos —en parte extraños y risibles, pero también muy entrañables y que sin duda encantarán a muchos mexicanos.

Y no es la primera vez que Ricardo Seco pone un poquito de nuestra cultura popular sobre la mesa. Sus diseños suelen resonar con la necesidad de re-presentar a los mexicanos en Estados Unidos, especialmente ahora que las políticas migratorias están desarticulando muchos de los lazos que nuestro país ha forjado históricamente con el vecino del norte. 

Esta es tal vez una forma inusual, aunque muy creativa, de hacer sonar su argumento; pero de alguna manera el Chapulín Colorado podría ser un digno representante:

[…] este personaje un Héroe Mexicano que muestra la identidad de lo que somos como país: noble, generoso y siempre, a pesar de cualquier cosa negativa, sacar esa habilidad que nos hace únicos: la ASTUCIA. Héroes que hoy carecemos en el mundo y hacen tanta falta. Héroes reales que más allá de tener miedo a cualquier situación saben y comparten que lo importante es superar eso y salir victorioso de todo. Hoy me encantaría que las nuevas generaciones pudieran conectar con él […]. Así lo escribió Ricardo Seco

También en Más de México: 3 reflexiones en torno a la nueva (y ultra polémica) colección de Carolina Herrera

*Imágenes Getty Images.

7 increíbles músicos que estarán presentes en el Festival de hip-hop en lenguas indígenas

El hip hop es música de y para la periferia. No es raro que suene muy bien siendo cantada en las lenguas mexicanas que resisten.

Aunque el hip hop nació en las periferias de Nueva York, es el género perfecto para hacer resonar a las lenguas indígenas mexicanas. 

De hecho, el hip hop surgió entre minorías, como los afroamericanos y los migrantes hispanos. Su parafernalia, estilo urbano y dinámicos bailes, son siempre símbolo de resistencia e inmediatamente remiten a lo barrial y la importancia de la propia familia y comunidad.

Frente al complejo entorno, diversos grupos étnicos del país deben encontrar formas creativas de transmitir mensajes a gran escala. ¿Y por qué? Porque desde hace más de 500 años su voz ha sido acallada y no solo en el espacio público. Política, historia, geografía, economía, todos estos pilares se han escrito dejando al margen de muchos.

Esto ha tenido consecuencias terribles, entre ellas la desaparición de algunas comunidades y de sus manifestaciones culturales, principalmente sus idiomas. Afortunadamente aún nos quedan 68 lenguas vivas en México y urgidas de ser escuchadas, han encontrado en la música un canal ideal.

Todo esto será festejado durante el Festival de hip-hop en lenguas indígenas, el jueves 5 de septiembre a partir de la 1.30 PM en Las Islas de Ciudad Universitaria (en la CDMX). Para que te quedes con las ganas de ir, te presentamos a los 7 increíbles músicos que estarán presentes:

También en Más de México: ¿Por qué es tan importante que el 2019 esté dedicado a las lenguas indígenas?

1: Banda de los Pueblos Indígenas, UNAM

 

Formada en el 2005, esta agrupación está integrada por 40 becarios y becarias, principalmente zapotecos, nahuas y mixes, que se dedican a explorar toda clase de géneros musicales, tradicional y también contemporáneos.

2: Mente Negra

Un rapero muy original e intenso, que nos regala versos de protesta en su lengua materna, el náhuatl. “Mente Negra” es promotor del “rap originario”, género que está presente por todo nuestro continente y que busca recuperar las lenguas, elementos de la vestimenta, iconografía, cosmogonía y memoria colectiva de los pueblos indígenas.

3: El Mágico

Intenso, honesto, sus versos en náhuatl son rap para el barrio. No le interesa llegar a los grandes escenarios, lo que busca es transformar las vidas de su comunidad a través de la música. 

4: Za Hash 

Za Hash es el nombre de rapera de Saharai Tejeda, creadora musical mazahua. Ella fluctúa entre distintos géneros (como el hip hop y el reggae) y pasa con facilidad del español al mazahua. Además de reivindicar su tradición, su mensaje está muy ligado con el feminismo.

5: Janeidy Molina

Janeidy Molina, originaria de Desemboque, Sonora, es una rapera y activista seri. Su mayor interés es hacerse escuchar, pues su causa es la defensa del territorio en contra del desarrollo de megaproyectos transnacionales.

6: Mixe Represent

Rap en mixe y en español nos ofrece este músico oaxaqueño. Su propuesta es muy especial porque no teme combinar los géneros contemporáneos con la hermosa música regional de la Sierra Mixe, especialmente la banda serrana.

7: María Reyna

María Reyna es la representante de todo un movimiento artístico llamado “ópera mixe”. Ella, personalmente, es soprano. Sus creaciones combinan la técnica del “bel canto” (en italiano “bello canto”, desarrollado en la ópera italiana durante los siglos XVII y XVIII) con textos poéticos en idiomas mexicanos como el mixe, el zapoteco y el maya.

Mira una conmovedora entrevista que nos regaló María Reyna aquí.

También en Más de México: 8 piezas de rap en lenguas indígenas: identidad rítmica y denuncia versada

¿Qué se necesita para construir la paz en México?

Ante la violencia evidente que se vive en nuestro país, es momento de que entendamos que todos somos agentes de cambio…

México tiene un largo camino por delante para convertirse en un país pacífico y seguro; no podemos negarlo. Inseguridad, violencia y crimen organizado son términos cercanos, incluso familiares, para nosotros. Pero ¿dónde se construye este fenómeno?

Aunque no se busca negar la responsabilidad de miembros del gobierno —de todos los niveles— en muchos de los eventos de violencia que ocurren en nuestro país, no parece suficiente atribuir a las autoridades la totalidad de la violencia que experimentamos cotidianamente. Hay que decirlo: hay un poco de responsabilidad en cada uno de nosotros y vale la pena reflexionar sobre eso.

La violencia se filtra a las estructuras más ínfimas de nuestra vida

mexico-educacion-paz-conflictos-sociales-soluciones-propuestas

La violencia se manifiesta de múltiples maneras, unas más visibles que otras, pero todas igualmente importantes y perjudiciales para la sociedad y los individuos. Hemos escuchado hablar con frecuencia de la violencia física y emocional, sobre todo en lo referente a relaciones de pareja o de familia.

Existen, sin embargo, otras formas de violencia, como la estructural, que limita los derechos de ciertos grupos ciudadanos. En este sentido, la discriminación resulta también una forma de violencia.

Siendo críticos, podemos encontrar que en nuestro actuar individual y cotidiano llegamos a ser violentos con más frecuencia de la que quisiéramos admitir. A partir de esta reflexión, algunas preguntas me rondan la cabeza: ¿qué es entonces la paz? ¿Y dónde se construye?

Definir la paz como la ausencia de conflicto ya no es suficiente en el mundo actual

mexico-educacion-paz-conflictos-sociales-soluciones-propuestas

En la actualidad, la paz debe entenderse como la ausencia de violencia estructural, es decir, cualquier limitación de los derechos de ciertos grupos. No se trata de violencia física o directa, sino que está entramada en las leyes o en la sociedad.

En México, existen políticas públicas encaminadas a promover la igualdad de oportunidades y el respeto a los derechos humanos, mismas que podrían, eventualmente, tener un efecto positivo en favor de la paz. Sin embargo, esto no implica que desde la sociedad no podamos comenzar a actuar: todos podemos, en nuestro entorno inmediato, construir con nuestras palabras y nuestras acciones un espacio pacífico.

Para lograrlo, debemos ser capaces de cuestionar nuestra propia conducta, y reflexionar si, en nuestra vida diaria, actuando como individuos, no somos promotores de alguna forma de violencia.

Para muestra, un botón: basta pararse en una esquina en la hora pico en cualquier vialidad de la Ciudad de México para ser testigos de incontables interacciones con tintes de amenaza, prepotencia e incluso violencia física. Automovilistas, ciclistas, peatones, usuarios y conductores del transporte público: de todos se puede esperar cualquier tipo de reacción ante el estrés que genera un embotellamiento. Este tipo de situaciones se viven también en la escuela, el trabajo, y otros espacios de convivencia.

Aunque estos eventos aparentemente empiezan y terminan en algunos minutos y no tienen mayor trascendencia, lo cierto es que al sumarlos todos van causando pequeñas grietas en el tejido social y afectando negativamente la calidad de nuestras interacciones. Lo que antes era una grosería impensable poco a poco gana terreno en nuestras palabras y acciones, y finalmente se convierte en la respuesta inmediata a cualquiera que se atraviese en nuestro camino y nos impida actuar como queremos.

En México necesitamos educación para la paz

mexico-educacion-paz-conflictos-sociales-soluciones-propuestas

Hemos perdido la conciencia de que cada uno de nosotros conforma la sociedad y nuestras acciones tienen consecuencias, aunque estas no sean siempre visibles de manera inmediata o directa.  

La educación para la paz es un campo de estudio que hace énfasis en las relaciones humanas como espacios donde las acciones individuales pueden impactar el entorno. Promueve un cambio no solo de conductas, sino de actitudes.

Ante la violencia evidente que se vive en nuestro país, es momento de que entendamos que todos somos agentes de cambio; está en nuestras manos decidir el tipo de cambio que queremos crear.

Vivir en sociedad implica necesariamente tender puentes hacia otros; queda en nosotros decidir si los puentes que tendemos hacia quienes viven a nuestro alrededor se construirán con agresiones o con respeto.

Las acciones individuales son las que construyen a nuestra sociedad; la decisión correcta, tomada de manera repetida y cotidiana, tendrá un peso mucho mayor del que pensamos. Las decisiones a favor de la paz son las decisiones correctas.

*Imágenes: 1) Atlas Subjetivo de México; 2, 3 y 4) 72 kilos.

Regina Garduño Niño
Autor: Regina Garduño Niño
Relaciones Internacionales, ITAM. Trabajo en sociedad civil. Siempre tengo más preguntas que respuestas.