7 increíbles músicos que estarán presentes en el Festival de hip-hop en lenguas indígenas

El hip hop es música de y para la periferia. No es raro que suene muy bien siendo cantada en las lenguas mexicanas que resisten.

Aunque el hip hop nació en las periferias de Nueva York, es el género perfecto para hacer resonar a las lenguas indígenas mexicanas. 

De hecho, el hip hop surgió entre minorías, como los afroamericanos y los migrantes hispanos. Su parafernalia, estilo urbano y dinámicos bailes, son siempre símbolo de resistencia e inmediatamente remiten a lo barrial y la importancia de la propia familia y comunidad.

Frente al complejo entorno, diversos grupos étnicos del país deben encontrar formas creativas de transmitir mensajes a gran escala. ¿Y por qué? Porque desde hace más de 500 años su voz ha sido acallada y no solo en el espacio público. Política, historia, geografía, economía, todos estos pilares se han escrito dejando al margen de muchos.

Esto ha tenido consecuencias terribles, entre ellas la desaparición de algunas comunidades y de sus manifestaciones culturales, principalmente sus idiomas. Afortunadamente aún nos quedan 68 lenguas vivas en México y urgidas de ser escuchadas, han encontrado en la música un canal ideal.

Todo esto será festejado durante el Festival de hip-hop en lenguas indígenas, el jueves 5 de septiembre a partir de la 1.30 PM en Las Islas de Ciudad Universitaria (en la CDMX). Para que te quedes con las ganas de ir, te presentamos a los 7 increíbles músicos que estarán presentes:

También en Más de México: ¿Por qué es tan importante que el 2019 esté dedicado a las lenguas indígenas?

1: Banda de los Pueblos Indígenas, UNAM

 

Formada en el 2005, esta agrupación está integrada por 40 becarios y becarias, principalmente zapotecos, nahuas y mixes, que se dedican a explorar toda clase de géneros musicales, tradicional y también contemporáneos.

2: Mente Negra

Un rapero muy original e intenso, que nos regala versos de protesta en su lengua materna, el náhuatl. “Mente Negra” es promotor del “rap originario”, género que está presente por todo nuestro continente y que busca recuperar las lenguas, elementos de la vestimenta, iconografía, cosmogonía y memoria colectiva de los pueblos indígenas.

3: El Mágico

Intenso, honesto, sus versos en náhuatl son rap para el barrio. No le interesa llegar a los grandes escenarios, lo que busca es transformar las vidas de su comunidad a través de la música. 

4: Za Hash 

Za Hash es el nombre de rapera de Saharai Tejeda, creadora musical mazahua. Ella fluctúa entre distintos géneros (como el hip hop y el reggae) y pasa con facilidad del español al mazahua. Además de reivindicar su tradición, su mensaje está muy ligado con el feminismo.

5: Janeidy Molina

Janeidy Molina, originaria de Desemboque, Sonora, es una rapera y activista seri. Su mayor interés es hacerse escuchar, pues su causa es la defensa del territorio en contra del desarrollo de megaproyectos transnacionales.

6: Mixe Represent

Rap en mixe y en español nos ofrece este músico oaxaqueño. Su propuesta es muy especial porque no teme combinar los géneros contemporáneos con la hermosa música regional de la Sierra Mixe, especialmente la banda serrana.

7: María Reyna

María Reyna es la representante de todo un movimiento artístico llamado “ópera mixe”. Ella, personalmente, es soprano. Sus creaciones combinan la técnica del “bel canto” (en italiano “bello canto”, desarrollado en la ópera italiana durante los siglos XVII y XVIII) con textos poéticos en idiomas mexicanos como el mixe, el zapoteco y el maya.

Mira una conmovedora entrevista que nos regaló María Reyna aquí.

También en Más de México: 8 piezas de rap en lenguas indígenas: identidad rítmica y denuncia versada

ADN maya: el colectivo que reivindica a una cultura con su potente música

Con ingenio y deliciosa intensidad, estos raperos envían un mensaje vital en lengua maya.

Los idiomas indígenas de México se están haciendo sonar y fuerte, a través de iniciativas muy contemporáneas, como el rap maya. Esta es la propuesta del colectivo ADN maya, que reivindica su cultura local con potente música. Su mensaje es vital: las lenguas mayas están activas y si suenan, es porque hay sujetos hablando, cantando y jugando con ellas. 

Sin embargo, son muchos los que minimizan el valor vivo de los idiomas nativos; los consideran un asunto del pasado, y que un sujeto hable maya, pero no español, suele ser motivo de discriminación.

ADN maya: música para todos

El colectivo fue concebido en 2014, pero formalmente nació en 2015, impulsado por Jesús Cristóbal Pat Chable, “Pat Boy” y Tania Jiménez Balam, ambos originarios de Quintana Roo y promotores de la identidad maya a través de la música y la creación de contenidos audiovisuales. 

El objetivo central es impulsar a músicos emergentes en géneros como el rap, reggae y rock que canten en maya o sean bilingües. Para los creadores de ADN maya la apertura y la experimentación son esenciales. Solo a través de la flexibilidad será posible reivindicar en el presente elementos tradicionales de la identidad maya.

Además de hacer buena música, la idea es que las variantes vivas del maya vuelvan a tener lugar en el imaginario colectivo. El proyecto ha sido tan exitoso que, como explica Pat Boy, jóvenes no hablantes se han decidido a aprender maya solo para poder participar. 

La cosa ha crecido bastante. Hoy 18 creadores conforman el colectivo y las ganas de empaparse de la cultura de sus padres, madres y abuelos también se hace más fuerte: “En mi casa no dejo en paz a la gente; no paro de hacer preguntas a mi mamá: ¿cómo se dice esto; cómo se dice lo otro?” dice Xíimbal Bej, citado aquí.

Su primer disco ya está disponible en Spotify e incluye canciones con temas muy variados. Algunas hablan de hacer milpa, otras sobre el idioma en sí mismo; pero también hay letras de amor, desamor, nostalgia y temas que podría apelar a cualquiera.

Suena y resuena una conexión fuerte y real con la identidad maya

Esta es sin duda la mejor cualidad de ADN Maya; se trata de un proyecto con una identidad orgánica, genuinamente apasionado y resuelto a darle sitio en el mundo a las tradiciones donde floreció cada uno de sus participantes. Mientras que su material audiovisual está encontrando lentamente su ritmo, el espíritu de este colectivo es enorme. 

Esto se saborea mejor en vivo, donde la audiencia no para de corear, bailar, aplaudir y gritar. ADN Maya sabe armar un buen espectáculo, que igual conmueve y seduce. “¡Cuando yo les diga sangre, ustedes gritan maya!” invita uno de los chicos. “¡Sangre!” “¡Maya!”, responden mexicanos de múltiples orígenes sin dudarlo, porque hay algo de esta cultura en cada uno de nosotros.

También en Más de México: 8 piezas de rap en lenguas indígenas: identidad rítmica y denuncia versada

*Imagen destacada: ADN Maya/Facebook

Pozole: un entrañable y divertido cortometraje sobre ser chicano

Buscando reencontrarse con un lado de su identidad, Maia visita a su familia mexicana y, por supuesto, todo sale chistosamente mal. Ve este genial cortometraje aquí.

Ser mexicano es un juego de azar. En el enorme espectro de diversidades y posibilidades, nunca sabes cómo te toca representar a este inmenso país. Especialmente porque tenemos 32 estados ultra distintos, 68 idiomas, miles de colores e infinitas culturas de las que eres parte en mayor o menor medida. 

Sin embargo, una identidad tan elusiva, cambiante y variada como la mexicana tiene que buscar de dónde agarrarse para poder afirmar su propia existencia. Así que nunca faltan los rasgos esterotípicos y los clichés, que casi adquieren un carácter sagrado entre las familias, sobre todo, las que son atravesadas por la “binacionalidad”. 

Es el caso de muchas familias chicanas que, empapadas de la también compleja cultura estadounidense, buscan, a como de lugar, rasgos a los cuales anclarse para poder decirse mexicanos. Y es que, cuando se trata de identidad, ¿qué tanto se podrá estirar la liga, sin perderse? 

Un poco de esto retrata de forma super ingeniosa, divertida y entrañable “Pozole” (2019), un cortometraje dirigido por Jessica Méndez Siqueiros, chicana y vegana. 

Pozole, un entrañable corto sobre ser chicana y vegana

Buscando reencontrarse con el lado mexicano de su identidad, Maia, una chica con identidad binacional, pero que apenas habla español, visita a su familia mexicana en el cumpleaños de su abuelita y, por supuesto, todo sale chistosamente mal. La pieza tiene tintes auto-reflexivos, pues —como su personaje— Jessica Méndez había conectado poco con su lado “latino”  y con la forma en que los rasgos personales de su propia identidad la alejan de “lo mexicano”. 

Desde su visión, no saber español y, sobre todo, ser vegana son casi pecados mortales a los ojos de una familia “tradicional mexicana”, que, por supuesto, pone la carne y el maíz al centro de la dieta y las ganas enormes de hablar y echar el chisme constante como eje central de la conexión social. 

Como ella lo explica: para la comunidad chicana, no hablar español y no comer carne es “un asunto más grave, porque hay una sensación de pérdida si decides dejar ir algo que es tan culturalmente importante.”

En el corto, la noticia de que Maia “la gringa” es vegana, genera tanto shock que termina por matar a la abuela y eso provoca un caos tremendo entre los otros tíos, tías y primos que salen a escena. Con este panorama frente a ella, Maia debe decidir si aflojar un poco su identidad personal —por lo menos por un rato— para acercarse a su familia o alienarse. La conclusión es brillante y preciosa. 

cine-mexicano-cortometraje-chicano-comedia

Aunque, lentamente, la industria cinematográfica comienza a abandonar los clichés sobre la mexicanidad, aún queda mucho trabajo por hacer. “Pozole” es muy ingenioso en ese sentido: los clichés no son gratuitos, sino que develan lo frágil que es en realidad la identidad nacional y lo mucho que necesita estas anclas para definirse hacia el exterior. Por otro lado, la composición visual es preciosa y sin duda, cada detalle recuerda a México porque provoca cierta nostalgia. 

Además, que Méndez se haya inspirado en la cinematografía de Wes Anderson para generar sus encuadres y colorear la fotografía, es otro punto a favor: nos dice que se quiere tomar en serio esta narración y la vuelve personal: está hablando del otro, mientras se narra a sí misma; en lugar de hablar de lo mexicano con un tono visual “folklorizado”, como hacen muchos otros.

También en Más de México: Este video reinventa ingeniosamente los clichés de la identidad nacional

“Pozole” es para disfrutar y compartir, como una buena comida familiar, con sus dramas, sus risas, sus enojos y cuestionamientos sobre la propia identidad y pertenencia:

Adéntrate en la cultura afromexicana, sus símbolos y misterios (GALERÍA)

Por siglos los afromexicanos han cultivado una identidad llena de influencias indígenas, coloniales y africanas.

Fue hasta hace muy poco que las comunidades afromexicanas obtuvieron reconocimiento del Estado. Y probablemente en ese momento se hizo consciente de su existencia una enorme parte de la población de México. A partir de entonces, este grupo que, por siglos, ha cultivado una identidad llena e influencias indígenas, coloniales y africanas, se ha vuelto uno de los rasgos más fascinantes del complejo tejido cultural de nuestro país. 

Sus costumbres, sus símbolos y narrativa histórica poco han sido retratadas y menos narradas a gran escala desde los mismos miembros de este grupo que habita la Costa Chica en Guerrero y Oaxaca. Pero estamos ávidos de entenderlos y rastrear la forma en que ellos han influenciado nuestro pasado e identidad presente.

Al interior del misterio de las culturas afromexicanas

afromexicanos-cultura-afromexicana-afros-mexico

“El Cimarrón y el Fandango” es el título de una espectacular serie de fotografías que se adentra en los misterios de la cultura afromexicana. Cortesía de la genial Mara Sánchez Renero, las imágenes, construidas con una surreal potencia, muestran la mágica cotidianidad que envuelve a estos grupos. 

Lo más visible, es que estas personas viven rodeadas de una naturaleza abundante y profunda; de la que se alimentan y a la que rinden culto, a través de rituales que invocan, curiosamente, figuraciones que normalmente asociamos a algunos países del continente africano.

Estas comunidades costeñas viven de su entorno, de la pesca y el ganado. Son hábiles vaqueros y también fantásticos bailarines. Su música —particularmente las chilenas, los merequetengues y sus sones— es tal vez la expresión que mejor ha encontrado cómo filtrarse hacia otras regiones de México. Pero la danza tiene un sentido ritual. “El Cimarrón y el Fandango” hace referencia precisamente a un baile que habla sobre esclavitud y libertad.

La esclavitud, un concepto que poco ha permeado el vocabulario histórico de México, tiene aquí un significado muy importante. Las comunidades afromexicanas son descendientes de los esclavos africanos traídos por los españoles a México en tiempos de la Conquista. Su historia, con la que pocos han conectado, es una que urge ser escuchada.

“Los afromexicanos han estado en el limbo”

afromexicanos-cultura-afromexicana-afros-mexico

Dijo Mara Sánchez al New York Times: “Son mexicanos y tienen los mismos derechos que todos. Pero están en una situación similar a la de las comunidades indígenas, teniendo que lidiar con […] recursos limitados.” Tal vez adentrarnos a narrativas como la propuesta por esta fotógrafa es el primer paso para reforzar la importancia cultural de este grupo y la diversidad de nuestro país. A continuación, habrá que escuchar las historias y aprender de las vidas narradas por ellos mismos.

También en Más de México: Los afromexicanos también son de aquí (probando que nuestra diversidad es infinita)