7 alimentos mexicanos para cuidar de tu sistema inmunológico

Ahora más que nunca hay que cuidarse y recurrir a la tierra mexicana para nutrirse y estar fuerte.

Somos lo que comemos. Y cada vez está más claro que no hay dieta mejor que la que ofrece nuestra propia tierra. Lo que aquí se cultiva está fresco y es producido por locales, así que consumirlo es más sustentable y justo para la economía de nuestras comunidades. Pero eso no es todo: comer local es más accesible y es una buena forma de honrar nuestra cultura gastronómica.

Por otro lado, no tienes que ir muy lejos para conseguir increíbles "superalimentos" y si estás preocupado por mantener la buena salud, hasta en el mercado más cercano encontrarás delicias que te ayudarán a reforzar tus defensas y a estar preparado en caso de contraer toda clase de enfermedades. Ahora más que nunca, hay que cuidarse y recurrir a la tierra mexicana para nutrirse y estar fuerte. T

Te presentamos 7 alimentos mexicanos para cuidar tu sistema inmunológico.

1: Chile

alimentos-mexicanos-cuidar-sistema-inmunologico-defensas

Los chiles tienen muchísimas propiedades medicinales. Todo es gracias a la capsaicina. Esta sustancia es antioxidante, antiinflamatoria y antimicrobiana. Para curarse o prevenir enfermedades provocadas por bacterias o infecciones por hongos, comer chile en todas sus presentaciones puede ser muy útil. Además, la capsaicina estimula el sistema inmunológico. 

También en Más de México: Con chile del que pica y del que cura: los increíbles beneficios de comer habanero

2: Amaranto

alimentos-mexicanos-cuidar-sistema-inmunologico-defensas

El amaranto es uno de los alimentos más nutritivos del planeta. Y es 100% de origen mexicano. Vale la pena comerlo para no enfermarse de distintas cosas, porque cualquier falla en el cuerpo nos hace vulnerables a distintos virus. El amaranto es rico en minerales, contiene calcio, magnesio, hierro, cinc y selenio. Por esto estimula el sistema inmunitario. Además, sus hojas contienen vitaminas A, B1, B2, B3 y C y antioxidantes.

3: Chocolate

alimentos-mexicanos-cuidar-sistema-inmunologico-defensas

El chocolate es un gran antioxidante (y también un antidepresivo); contiene polifenoles, flavonoides y catequinas, entre otros. Además, el cacao tiene un alto contenido de fibra, minerales y vitaminas A, E y B. Según Ramón Estruch, especialista, "El cacao natural es uno de los alimentos más ricos en polifenoles y se ha visto como su consumo regular disminuye la prevalencia de enfermedades crónicas" y aumenta la funcionalidad del sistema inmunológico.

También en Más de México: 5 beneficios de tomar el prehispánico y delicioso chocolate

4: Maíz azul

alimentos-mexicanos-cuidar-sistema-inmunologico-defensas

El maíz azul contiene altas dosis de antocianinas, un antioxidante que, por cierto, le da el color azul. Además, contiene vitamina A y las vitaminas del complejo B. Estas propiedades lo hacen un gran alimento para prevenir el cáncer; pero también un alimento para reforzar las defensas del cuerpo.

También en Más de México: ¿Por qué el maíz azul puede ayudarte a prevenir el cáncer?

5: Jitomate

alimentos-mexicanos-cuidar-sistema-inmunologico-defensas

Aunque muchos no lo saben, el jitomate es un alimento que México le regaló al mundo. Y lo que menos conocen sus propiedades medicinales. El jitomate es "antiséptico, alcalinizante, depurativo, diurético, digestivo, laxante, desinflamatorio y remineralizante". Además es rico en calcio, fósforo, potasio y sodio y vitaminas A, B1, B2, y C. Lo más recomendable es comerlo crudo.

6: Quelites

alimentos-mexicanos-cuidar-sistema-inmunologico-defensas

Los quelites están llenos de fibra; tienen altas dosis de vitaminas A y C y minerales como calcio, potasio y hierro; importantísimas para el funcionamiento del sistema inmunológico y para el mantenimiento del sistema cardiovascular. 

También en Más de México: Los quelites, una guía completa: beneficios, variedades, propiedades y usos medicinales

7: Miel melipona

alimentos-mexicanos-cuidar-sistema-inmunologico-defensas

La miel melipona es tradicional entre los mayas. Y estas comunidades aún la valoran por sus propiedades medicinales. En algunas regiones se utiliza para curar picaduras de bichos, porque sirve para cicatrizar; además se consume porque apoya en el tratamiento del aparato respiratorio (como la garganta inflamada) y porque ayuda en la producción de glóbulos rojos y está llena de vitaminas y minerales.