5 beneficios de tomar el prehispánico y delicioso chocolate

La bebida más popular en el mundo hecha con cacao, el chocolate, tiene su origen en tiempos prehispánicos. Hoy su sabor y beneficios continúan fascinándonos.

El cacao fue en el mundo prehispánico un alimento imprescindible. Empleado prácticamente en todas las grandes culturas mesoamericanas, su uso como energético, ritual, medicinal, e incluso como moneda de cambio (como en el caso de los mexicas,) fue constante.

Una de las maneras de preparación del cacao eran las bebidas. Del cacao se extraía la base para elaborar bebidas como el chocolate, puzunque, tejate, bupu, tascalate y pozol. Y la que más se consume hoy día es el chocolate caliente.

En tiempos prehispánicos este era preparado cono agua; luego de la llegada de los españoles viró a su acompañamiento con leche, como hoy más se consume.

Además de delicioso, el chocolate caliente te aporta beneficios concisos, te compartimos algunos de ellos:

Es bueno para el cerebro

Uno de los estudios más sorprendentes al respecto fue publicado en la revista de la American Academy of Neurology, llamada Neurology. Este se aplicó a personas de la tercera edad, quienes tomaron dos tazas de chocolate diarias por 30 días. Al finalizar el experimento, se mostró un aumento de 8,3% de flujo de sangre al cerebro, también mejoraron sus funciones de memoria y conocimiento.

Es antioxidante

Tomar dos tazas de chocolate diariamente también te proporciona una buena cantidad de antioxidantes, por lo tanto es considerado también como antienvegecimiento. Lo anterior según los resultados de una investigación de la Universidad de Cornell, en Nueva York, publicados en el Agricultural and Food Chemistry.

Mejor la salud cardiovascular y cerebral

Otro estudio de BMJ vinculó al consumo de chocolate a la disminución del riesgo de sufrir ataques al corazón o derrames cerebrales en pacientes de alto riesgo.

También

El chocolate en bebida  mejora la salud de la piel, activa la circulación sanguínea y  el funcionamiento del hígado.

*Imagen:

Cocina al Natural/ YouTube

2 deliciosos platillos mexicanos entre los 10 favoritos del mundo (según Taste Altas)

Según esta detallada lista de las más grandes delicias del planeta, estas son las dos comidas mexicanas más increíbles.

La comida mexicana es un auténtico tesoro, y no solo para los mexicanos. Además de que cualquier persona (sin importar su origen) podría encontrar en ella la calidez y los sabores reconfortantes que la caracterizan; nuestra gastronomía nos enseña constantemente una lección vital: remezclar tradiciones no sólo está permitido, sino que es urgente (y delicioso).

Y es que eso que llamamos cocina tradicional mexicana es un ingeniosa fusión de temporalidades y culturas muy diversas: desde la herencia prehispánica; pasando por las técnicas e ingredientes europeos, y hasta la fusión más contemporánea, que celebra nuestro vínculo con toda clase de naciones. En ese sentido siempre está cambiando, se reinventa y vuelve a escribir sus reglas.

Por otro lado, según el TasteAtlas —una “enciclopedia de los sabores” que detalla más de 10,000 platillos e ingredientes de todo el mundo y celebra las gastronomías locales y las recetas típicas— hay dos platillos mexicanos entre los 7 mejor calificados del mundo. Ambos son preparaciones populares, que conjugan perfectamente sabores de casa y, aunque los pruebes lejos de aquí, te harán sentir abrazado por esta tierra.

Te los presentamos:

Enchiladas, en el número 6

mejores-platillos-comidas-mexicanas-recetas-tasteatlas

Como prácticamente todas nuestras recetas, de esta delicia casi hay una versión por cabeza. Con que tengan tortillas, salsa y relleno, ya se podrían llamar enchiladas. Las clásicas son las de salsa roja o verde con pollo o queso, pero también nos encantan las potosinas (más pequeñas y con una salsa muy particular), las suizas (bañadas en una salsa cremosa aromática) y los papadzules (rellenas de huevo cocido y bañadas en una especie de pipián verde).

Chile relleno, en el número 7

mejores-platillos-comidas-mexicanas-recetas-tasteatlas

Un plato que grita remezcla y con todo. El chile relleno es la evidencia de que México es la suma de múltiples culturas. El chile (que puede ser poblano o pasilla) va relleno de carne, queso, frijoles o hasta mariscos. En algunos casos se come capedo y siempre bañado en una salsa que puede ser el típico caldillo de jitomate o la exuberante nogada. Se piensa que esta joya se inventó en Puebla, durante la conquista.

Revisa la lista completa aquí y considera que se está actualizando constantemente.

También en Más de México: ¿Qué sí es la comida mexicana? la enorme confusión que nos está volviendo locos…

6 restaurantes mexicanos, deliciosos y sustentables

Porque se puede comer increíble, disfrutando lo mejor de nuestra tierra y sin torturar al medio ambiente.

Nunca está de más decir que la comida en México es deliciosa. Pero lo sabemos. Lo que sí es increíblemente absurdo es que muchos mexicanos prefieren la comida procesada hecha por industrias transnacionales, sobre las delicias locales. En parte es porque esta comida “chatarra” resulta muy conveniente; pero la verdad es que poco tiene de saludable y mucho menos de ecológica.

Lo más grave es que desplazar a los ingredientes locales con el pan de caja, cereales, refrescos, enlatados y congelados clásicos del supermercado, nos la está cobrando: alimentos clave para nuestra nutrición e identidad cultural (como el maíz y el cacao) ya están en peligro de extinción.

Afortunadamente, hay muchos restaurantes, tiendas de alimentos y tortillerías que, conscientes de la situación, han levantado propuestas suculentas, innovadoras y sustentables.

mexico-restaurantes-mexicanos-mejores-sustentables-ecologicos-organicos-veganos-vegetarianos

En el caso de los restaurantes, la idea es re-enamorarnos de la auténtica gastronomía local, no necesariamente de las recetas, sino de las maravillas que brotan en nuestra tierra. Al mismo tiempo nos recuerdan que se puede comer increíble, disfrutando lo mejor de nuestra tierra y sin torturar al medio ambiente.

Los proyectos que te presentaremos a continuación están comprometidos con ambas causas y, por eso, procuran generar menos basura, servir puros insumos locales, orgánicos y de temporada; además de diseñar platillos saludables, pero sorprendentes.

También en Más de México: ¿Quieres ayudar a México en serio? Necesitas empezar a comer estas 4 cosas ya

1: SUD777, CDMX

mexico-restaurantes-mexicanos-mejores-sustentables-ecologicos-organicos-veganos-vegetarianos

Al sur de la capital, hay una joya culinaria. Además de habitar un espacio precioso y fresco, los platillos que se sirven utilizan ingredientes cultivados en el huerto del mismo restaurante.

El menú pinta increíble y es una creación del chef Edgar Nuñez, famoso por su trabajo de cocina vegetal mexicana. Si te queda duda de la calidad, SUD777 está entre los mejores 50 restaurantes de Latinoamérica.

¿Dónde?

Blvrd de la Luz 777, Jardines del Pedregal, 01900 Ciudad de México, CDMX. Reservaciones al 55 55 68 4777 y visita aquí el sitio web del lugar.

2: Áperi, San Miguel de Allende

mexico-restaurantes-mexicanos-mejores-sustentables-ecologicos-organicos-veganos-vegetarianos

Áperi significa “abierto” y posiblemente resume el objetivo de este restaurante. La idea es generar una experiencia culinaria que toque a los 5 sentidos, según el sitio web del restaurante. Todo está preparado con ingredientes frescos y regionales, de Guanajuato, claro, y también de los estados más cercanos.

¿Dónde?

Calle Quebrada 101, Colonia Centro, San Miguel de Allende, Guanajuato. Reservaciones: (415) 152 0941 y en booking@aperi.mx

3: Los Tamarindos, Los Cabos

mexico-restaurantes-mexicanos-mejores-sustentables-ecologicos-organicos-veganos-vegetarianos

Los Tamarindos es una granja y restaurante orgánico, localizado en una antigua hacienda azucarera. Aquí lo que les interesa es cumplir al pie de la letra el concepto de “farm-to-table”: de la granja a la mesa.

Esta forma de producir-consumir le apuesta a lo más local posible, entiende la estacionalidad de los ingredientes y trata de hacer lo posible por eliminar la huella de carbono de la industria restaurantera. Además de comer, en Los Tamarindos puedes aprender a cocinar y cultivar con los chefs de casa.

Toda la información para asistir y reservar puede ser consultada aquí

4: Café Ruta de la seda, CDMX

mexico-restaurantes-mexicanos-mejores-sustentables-ecologicos-organicos-veganos-vegetarianos

Café y ecopâtisserie (eco-pastelería) con una propuesta que presume ser excepcional. Su proyecto prefiere apoyar proveedores locales, que procuran la agricultura orgánica y el comercio justo.

Además, sus increíbles postres y platillos son saludables y de muy buena calidad. El 80% de sus insumos son orgánicos certificados y ofrecen una amplia selección de tés y tisanas orgánicos que ellos mismos importan desde Asia. Por otro lado, el 90% de sus envases y empaques son biodegradables y los ingredientes son de temporada.

¿Dónde?

Aurora 1, esq. Pino, Barrio de Santa Catarina, Coyoacán, CDMX, teléfono: 3869 4888 y Prol. Ayuntamiento 110, esq. M.A. de Quevedo, Barrio de Santa Catarina, Coyoacán, CDMX, teléfono: 5484 8228. Conoce más aquí.

5: Corazón de tierra, Guadalupe

mexico-restaurantes-mexicanos-mejores-sustentables-ecologicos-organicos-veganos-vegetarianos

En Guadalupe, Baja California se encuentra este lugar que se describe a sí mismo como “intenso y, simultáneamente, austero”. El chef, Diego Hernández, es responsable de maniobrar con los maravillosos ingredientes regionales, para generar una experiencia muy especial. Los ingredientes crecen de forma sustentable en el jardín del restaurante y, lo demás, proviene de granjas vecinas y también conscientes.

Las reservaciones son exclusivamente en línea.  

6: Hartwood, Tulum

mexico-restaurantes-mexicanos-mejores-sustentables-ecologicos-organicos-veganos-vegetarianos

El menú de este atractivo restaurante va variando. Todo depende de “la pesca del día”. La pesca en el mar, pero también lo que se pescan los chefs en los mercados locales que los rodean.

La cocina en Hartwood, señalan sus creadores, es humilde y procura honrar a la tradición que los rodea. En ese sentido, es vital para ellos administrar un espacio sustentable, iluminado por luz solar y que desecha solo basura orgánica que se transforma en composta. Otra cosa destacable es que le tienen un cariño especial a los productos de la milpa.

Haz tu reservación aquí.  

Prueba esta deliciosa receta prehispánica para preparar chocolate con chile

Prueba la receta prehispánica original de chocolate frío con chile; se trata de una bebida deliciosa y energetizante.

Independientemente del primer lugar donde apareció el cacao (el cual algunos advierten que fue en México y otros que en Sudamérica), lo cierto es que es en este país en donde se han registrado las primeras evidencias de consumo humano de chocolate. Esto ocurrió alrededor del 1,500 a.C., según pruebas de residuos de chocolate encontradas en una vasija en la región maya que data del 1750 a.C., y se consumía como una bebida fría, originalmente fermentada y altamente energetizante.

Con el tiempo esta bebida llegaría a Europa y generaría una apasionada sub cultura en torno a su consumo. En Italia, Francia y otros países se abrazo con euforia el chocolate, y ya en esta etapa europea es cuando se le añadirían ingredientes como el azúcar y la leche. 

De acuerdo con el libro Chile para todos, publicado por Algarabía, la receta prehispánica del chocolate incluía chile, vainilla y se endulzaba con miel de maguey. Esta receta fue retomada por el sitio Animal Gourmet, y nosotros aprovechamos para compartírtela a continuación:

Ingredientes

  • 4 litros de agua
  • 2 litros de miel de maguey
  • 6 piezas de chile guajillo
  • 2 vainas de vainilla
  • 3 kilogramos de pasta de cacao con cáscara

 

Preparación

Primero se limpian y desvelan los chiles guajillos para hervir en agua.

Una vez que se tiene la infusión, se cuela y se le añade la miel de maguey

Posteriormente se agrega la pasta de cacao (resultado de moler las semillas tostadas, idealmente en metate, con un poco de agua) y se deja a fuego lento hasta que esta se disuelva en el agua. 

Al último se agregan las semillas de vainilla y se deja hervir hasta notar la formación de espuma. 

Finalmente se deja enfriar (pues se consume frío) y antes de beber se revuelve bien para mezclar nuevamente la grasa natural del cacao.