5 beneficios de tomar el prehispánico y delicioso chocolate

La bebida más popular en el mundo hecha con cacao, el chocolate, tiene su origen en tiempos prehispánicos. Hoy su sabor y beneficios continúan fascinándonos.

El cacao fue en el mundo prehispánico un alimento imprescindible. Empleado prácticamente en todas las grandes culturas mesoamericanas, su uso como energético, ritual, medicinal, e incluso como moneda de cambio (como en el caso de los mexicas,) fue constante.

Una de las maneras de preparación del cacao eran las bebidas. Del cacao se extraía la base para elaborar bebidas como el chocolate, puzunque, tejate, bupu, tascalate y pozol. Y la que más se consume hoy día es el chocolate caliente.

En tiempos prehispánicos este era preparado cono agua; luego de la llegada de los españoles viró a su acompañamiento con leche, como hoy más se consume.

Además de delicioso, el chocolate caliente te aporta beneficios concisos, te compartimos algunos de ellos:

Es bueno para el cerebro

Uno de los estudios más sorprendentes al respecto fue publicado en la revista de la American Academy of Neurology, llamada Neurology. Este se aplicó a personas de la tercera edad, quienes tomaron dos tazas de chocolate diarias por 30 días. Al finalizar el experimento, se mostró un aumento de 8,3% de flujo de sangre al cerebro, también mejoraron sus funciones de memoria y conocimiento.

Es antioxidante

Tomar dos tazas de chocolate diariamente también te proporciona una buena cantidad de antioxidantes, por lo tanto es considerado también como antienvegecimiento. Lo anterior según los resultados de una investigación de la Universidad de Cornell, en Nueva York, publicados en el Agricultural and Food Chemistry.

Mejor la salud cardiovascular y cerebral

Otro estudio de BMJ vinculó al consumo de chocolate a la disminución del riesgo de sufrir ataques al corazón o derrames cerebrales en pacientes de alto riesgo.

También

El chocolate en bebida  mejora la salud de la piel, activa la circulación sanguínea y  el funcionamiento del hígado.

*Imagen:

Cocina al Natural/ YouTube

4 deliciosas cervezas artesanales mexicanas (pero con causa)

Además de ser deliciosas, estas cervezas mexicanas apoyan a algunas de las causas más entrañables (y urgentes).

Aunque la cerveza no es endémica de esta tierra, los mexicanos tenemos un romance intenso con ella. De hecho, la producción local tiene una tradición bastante amplia. La primera fábrica cervecera del país nació solo un par de décadas después de la conquista. Y algunas de nuestras cervezas nacionales tienen fama mundial.

Por otro lado, hay una creciente escena de cervezas artesanales, que promete volverse una industria sólida en los próximos años, sobre todo porque, no tan lentamente, los paladares de los mexicanos comienzan a agarrarle mucho cariño a los sabores y experiencias que solo se pueden recibir de una cerveza hecha artesanalmente; con buenos ingredientes, procesos experimentales y en una escala moderada.

cervezas-artesanales-mexicanas-sustentables-causas-ecologicas-organicas

Otra buena razón para tomar cervezas artesanales es que, para poder portar el título tienen que cumplir con una serie de condiciones, entre ellas, haber sido producidas por una empresa independiente, de capital familiar, y, sobre todo, no pertenecer a una transnacional. Así que cuando bebes de estas botellas, estás apoyando las pequeñas economías locales y comunitarias.  

Por si fuera poco, hay en México una serie de cervezas artesanales que, además de sostener economías pequeñas, ser productos sustentables, en muchos casos orgánicos y estar deliciosas, apoyan a algunas de las causas más entrañables y urgentes, volviendo su existencia muy relevante en todos los sentidos.

Te presentamos a cuatro de nuestras favoritas. Vale mucho la pena tomarse una o dos.

También en Más de México: 10 de las mejores cervezas artesanales de México

Vaquita marina de Wendlandt

cervezas-artesanales-mexicanas-sustentables-causas-ecologicas-organicas

La cervecería artesanal Wendlandt, de Ensenada, dedicó a la vaquita marina la american pale ale de la casa; una cerveza de color dorado intenso, con 5.2 grados de alcohol. Aliados con Lorenzo Rojas, un biólogo y activista ambiental, los dueño de la cervecería, realizan fiestas para recaudar fondos que otorgan a distintas organizaciones y fundaciones involucradas en la conservación de la vaquita.

Tomarla es apoyar el esfuerzo de la cervecera y también es una forma de hacer conciencia sobre esta especie en peligro de extinción. Aunque, tendremos que hacer mucho más que echarnos unas chelas para rescatarla.

También en Más de México: Descubre qué animal mexicano eres, según tu maravillosa personalidad (TEST)

La Brü Maíz Azul

cervezas-artesanales-mexicanas-sustentables-causas-ecologicas-organicas

El maíz es sin duda el ingrediente clave de la gastronomía mexicana. Tristemente, nuestro maíz nativo está en peligro de extinción. Una de sus variaciones icónicas es el precioso y dulce maíz azul.

Para honrarlo y ampliar su consumo y también la economía de los pequeños agricultores que lo producen, Cerveza La Brü presentó Maíz Azul, una Cream Ale clara, de cuerpo ligero, hecha con maltas mexicanas y maíz azul orgánico, originario de Michoacán.

Además de apoyar la milpa, un porcentaje de la compra de esta fresca joya se destina a los proyectos de Slow Food México, organización dedicada a la preservación de la biodiversidad alimentaria. Es maridaje perfecto de un chilito en nogada.

También en Más de México: ¿Qué es el maíz nativo y por qué todos deberíamos estarlo consumiendo?

Cervezas Sanadoras del Círculo de mujeres cerveceras de Tepito

cervezas-artesanales-mexicanas-sustentables-causas-ecologicas-organicas

Veneranda Pérez es artista visual y mujer cervecera. Junto a su familia tiene un negocio de cerveza artesanal en el barrio de Tepito en la CDMX, uno de los sitios más socialmente complejos de la capital. Después de vivir un episodio muy violento en su calle, decidió empezar a construir soluciones. Así nació el colectivo Tenoch 40, de donde deviene el Círculo de mujeres cerveceras del barrio de Tepito.

Estas mujeres pretenden transformarse en una cooperativa, construyendo así un espacio productivo, pacífico, de aprendizaje, intercambio y economía comunitaria. Actualmente están trabajando en una línea llamada Cervezas Sanadoras, donde combinan en sus recetas distintas plantas medicinales. Los envases los decoran ellas mismas. Así, este delicioso proyecto lucha por diferentes frentes de manera simultánea. Quedemos atentos a sus producciones para probarlas y apoyarlas.

Cerveza Apolo

cervezas-artesanales-mexicanas-sustentables-causas-ecologicas-organicas

Apolo and Friends es un colectivo que se define como un “grupo interesado en visibilizar y dignificar al perro mestizo y en adopción.” Así se dedican a rescatar y rehabilitar y fomentar la adopción de perros en situación de calle y abandono. Y una de sus formas de financiamiento es la Cerveza Apolo, clara, con notas cítricas y un poco amarga (como cáscara de naranja). De las ventas de esta delicia, un porcentaje se va a los proyectos del colectivo. ¿Quieres apoyarlos? Visita aquí su página de Facebook para preguntar dónde puedes comprar Cerveza Apolo cerca de ti.

*Imágenes: 1) Wendlandt; 2) Creative Commons; 3) La Bru; 4) mexico.com; 5) Apolo and Friends.

Mapa del paraíso: guía de la comida callejera mexicana (INFOGRAFÍA)

Para que no te pierdas en el delicioso laberinto de nuestra gastronomía más honesta, espontánea y deliciosa.

No es de extrañarse: damos por sentado lo cotidiano. Pero no deberíamos pues en las expresiones más ínfimas se encuentra el secreto de nuestras identidades. Por eso hay que amar las cosas más comunes, como la comida y, particularmente, la comida callejera. Sí: las garnachas, los meros changarros y puestitos, las delicias que por unos cuantos pesos alimentan deliciosamente a millones de transeúntes a todas horas del día.

comida-callejera-mexico-mexicana-guia-mapa-infografia-historia

La comida callejera mexicana significa mucho más de lo que parece y es ampliamente concurrida por sujetos de todas las filiaciones y de todas las clases sociales. Algunos platos callejeros, implican tanto para nuestra identidad que ya se transformaron en la carta de presentación de nuestro país en el mundo, hasta en los circuitos más “refinados”.  

También en Más de México: ¿Qué sí es la comida mexicana? la enorme confusión que nos está volviendo locos…

comida-callejera-mexico-mexicana-guia-mapa-infografia-historia

Por otro lado, comer lo que ofrecen en la calle es una forma bastante fácil de apoyar la economía local y hasta consumir ingredientes de la zona. Además, hay algo precioso en el hecho de visitar una y otra vez el mismo puesto, hacerte amigo y confidente de los taqueros, las señoras de las quesadillas o el chico de las frutas y más lindo aún, hacer comunidad en  torno a una comida: como llegar a los tacos de noche, a refugiarte de la lluvia bajo una lona, saludar a todos con un “buenas” y despedirte con cariñoso “provechito”.

comida-callejera-mexico-mexicana-guia-mapa-infografia-historia

La comida callejera está ligada a toda clase de memorias personales, como ir con tu mamá por unos esquites a la esquina, o que tu abuelita llegue a la casa con una enorme bolsa de churros o compartir un helado en las callecitas de tu colonia, mientras “echas el novio o la novia”. Estas son cosas que mantenemos vivas a través del paladar, revelando lo vital que es la calle como espacio público para cada uno de nosotros.

comida-callejera-mexico-mexicana-guia-mapa-infografia-historia

Por otro lado, dado que los alimentos de muchos, especialmente de los sujetos trabajadores, se sostienen gracias al enorme sistema de comida callejera que es buena, bonita y barata hemos prácticamente naturalizado la cantidad de basura que nos permitimos producir durante el día. Sí, los desechables son un tema del que urge hablar y que hay que, eventualmente, desechar a través de acciones simples y realistas.  

comida-callejera-mexico-mexicana-guia-mapa-infografia-historia

El asunto es que la comida callejera es un fenómeno masivo y tal vez por eso, poco valorado. Así, si quieres reencontrarte con estas delicias, estas memorias o conocer a profundidad nuestra gastronomía más honesta, espontánea y deliciosa, te compartimos una guía de la comida mexicana callejera, en otras palabras: un mapa del paraíso.

comida-callejera-mexico-mexicana-guia-mapa-infografia-historia

También en Más de México: El mole es mujer: una delicada y sensual fantasía de Enrique Olvera (VIDEO)

*Imágenes: 1, 3, 5) Munchies/Vice; 2 y 6) Eater; 4)  Food and Travel; 7) Más de México

Prueba esta deliciosa receta prehispánica para preparar chocolate con chile

Prueba la receta prehispánica original de chocolate frío con chile; se trata de una bebida deliciosa y energetizante.

Independientemente del primer lugar donde apareció el cacao (el cual algunos advierten que fue en México y otros que en Sudamérica), lo cierto es que es en este país en donde se han registrado las primeras evidencias de consumo humano de chocolate. Esto ocurrió alrededor del 1,500 a.C., según pruebas de residuos de chocolate encontradas en una vasija en la región maya que data del 1750 a.C., y se consumía como una bebida fría, originalmente fermentada y altamente energetizante.

Con el tiempo esta bebida llegaría a Europa y generaría una apasionada sub cultura en torno a su consumo. En Italia, Francia y otros países se abrazo con euforia el chocolate, y ya en esta etapa europea es cuando se le añadirían ingredientes como el azúcar y la leche. 

De acuerdo con el libro Chile para todos, publicado por Algarabía, la receta prehispánica del chocolate incluía chile, vainilla y se endulzaba con miel de maguey. Esta receta fue retomada por el sitio Animal Gourmet, y nosotros aprovechamos para compartírtela a continuación:

Ingredientes

  • 4 litros de agua
  • 2 litros de miel de maguey
  • 6 piezas de chile guajillo
  • 2 vainas de vainilla
  • 3 kilogramos de pasta de cacao con cáscara

 

Preparación

Primero se limpian y desvelan los chiles guajillos para hervir en agua.

Una vez que se tiene la infusión, se cuela y se le añade la miel de maguey

Posteriormente se agrega la pasta de cacao (resultado de moler las semillas tostadas, idealmente en metate, con un poco de agua) y se deja a fuego lento hasta que esta se disuelva en el agua. 

Al último se agregan las semillas de vainilla y se deja hervir hasta notar la formación de espuma. 

Finalmente se deja enfriar (pues se consume frío) y antes de beber se revuelve bien para mezclar nuevamente la grasa natural del cacao.