El antiguo megamural de Cholula que muestra 110 hombres bebiendo pulque

El Mural de los Bebedores de Pulque es el más grande de todo mesoamérica; su temática primordial es la embriaguez.

Es conocido como “El mural de los bebedores de Pulque”, es el más grande de todo mesoamérica con 56 m de largo por 2.5 m de altura. Fue descubierto en 1969 por el arqueólogo Ponciano Salazar al sur de la gran Pirámide de Cholula y desde entonces ha sorprendido a los arqueólogos y expertos por la desinhibición con que es mostrado hasta 110 personas bebiendo pulque, su tema es, abiertamente, la embriaguez.

Como sabemos, en Tenochtitlán, a la llegada de los españoles, beber hasta emborracharse estaba severamente penado, aunque también se conoce que era permitido en algunos casos con los guerreros y ancianos. Sin embargo, en toda mesoamérica las fiestas eran comunes, en algunos casos se prolongaban durante varios días, llevaban siempre un talante ritual y eran una manera de hacer que la sociedad entrase en catarsis algunos días al año para “sacar” y luego volver a la normalidad. Era, así, incluso una medida estabilizadora.

El experto en el tema el Dr.  Eduardo Merlo Juárez en una entrevista en marco del Congreso Nacional del Maguey y el Pulque, expuso:

Uno diría ¿a quién se le ocurre pintar un mural de una borrachera colosal?, pero es que no es una borrachera cualquiera, es una borrachera ritual, es decir, los antiguos pobladores de México, en determinadas fiestas, se emborrachaban. En el caso de Cholula esa borrachera es para la ceremonia de horadación de las orejas y la nariz de los sacerdocios. ¡Y duele!, duele que a uno le perforen las orejas, que le perforen la nariz, entonces el pulque atenúa el dolor y sirve como parte del ritual.

El mural fue pintado en el siglo II D.C. por los cholultecas. Algunos hombres en el mural aparecen en pie o sirviendo líquido, todos los demás están sentados entregados al disfrute de la milenaria bebida.

mural bebedores de cholula

*Imagen: Jay Galvin/flickr, 2)uebla-mexico.com/wordpress

Oaxacalifornia: la cultura zapoteca conquista el espacio público en Los Ángeles (FOTOS)

Dos jóvenes del colectivo Tlacolulokos pintaron vibrantes murales que visibilizan a la comunidad zapoteca de L.A.

Una grupo de oaxaqueños recorre las calles de Los Ángeles. Forman parte de los miles de migrantes mexicanos en Estados Unidos, y son la inspiración para los murales pintados en la biblioteca central de esta ciudad por el colectivo multidisciplinario de artes visuales, Tlacolulokos.

zapotecas-murales-los-angeles-arte-contemporaneo-comunidad-latina-eua-oaxacalifornia

En su exposición, “Visualizando el Lenguaje”, la lucha por el reconocimiento y la visibilización de la comunidad zapoteca es el eje neurálgico, yendo más allá de las estampas comunes que remiten a lo folklórico del indígena mexicano. Así, los ocho enormes murales hacen vibrar el orgullo zapoteca en pleno centro de esta metrópoli estadounidense, que no obstante se fusiona en el trajín de la globalización al agregar elementos urbanos en la composición, propios de la convergencia de las culturas que se han dado encuentro en Los Ángeles.

Así, el complejo tejido social que retratan en estos murales cuenta una historia de siglos, que se materializa en cada pincelada. Es una historia que hoy es narrada con el sudor de los migrantes mexicanos, entre los que se cuenta a 250 mil zapotecas. Y porche fuera poco, se trata de una historia que todavía no ve su fin y tiene por delante un futuro incierto, tanto para los oaxaqueños como para toda la comunidad latina en Estados Unidos.

El simbolismo que recorre estos murales no tiene límites. Y si bien nos comparte una gráfica singular que agrada, puede generar también incomodidad. El impacto de ver a un niño en el mural con una lágrima tatuada en su rostro —propia de las bandas criminales de la frontera y símbolo de la incertidumbre que pesa sobre los migrantes y sus hijos— es un ejemplo de ello. No obstante, el mural está repleto de jóvenes artistas prominentes y sonrientes —y también tatuados—, como elemento de esperanza y de engrandecimiento de una cultura tan inspiradora como la zapoteca.

Esto es lo que los artistas Dario Canul y Cosijoesa Cernas, de la comunidad de Tlacolula, están queriendo mostrar al mundo, mientras enseñan la riqueza propia de la cultura zapoteca a la cual pertenecen, en su vibrante magnitud e infinitas formas. Son las posibilidades del neomuralismo detonadas para generar conciencia y desmitificar la figura indígena, la cual, como ellos develan de forma intransigente, va mucho más allá de los elementos a los cuales se asocia, como los sombreros de charro y el folklor abstracto.

zapotecas-murales-los-angeles-arte-contemporaneo-comunidad-latina-eua-oaxacalifornia

La exhibición estará resonando en la Biblioteca Central de los Ángeles hasta el 31 de enero de 2018. Pero es una historia que estos jóvenes seguirán trazando.

 

*Imágenes: Jeff McClane y Fausto Nahúm

Tras el sismo, artistas llevan color y alegría a Axochiapan y Juchitán (y tú los puedes ayudar)

Estos jóvenes artistas han optado por ayudar con su arte y el resultado es hermoso.

Entre dolores y colores, en Axochiapan y Juchitán la tragedia ha tomado un matiz distinto gracias a la labor de jóvenes artistas que se han dado a la tarea de iluminar la oscuridad por la que pasan actualmente estas comunidades.

Así, de entre las grietas que dejaron —en estructuras y en corazones— los sismos ocurridos en septiembre, han surgido flores y sonrisas, producto de la iniciativa de estos jóvenes agrupados en distintas organizaciones, quienes encontraron en trazar y pintar murales, una oportunidad para ayudar a levantar estas comunidades de Morelos y Oaxaca, como dio a conocer el portal Animal Político.

Las zonas de desastre han sido su lienzo, y su inspiración se encuentra en la esperanza de devolver un poco de alegría en estos momentos de tristeza e incertidumbre. Descubre lo que han hecho y, también, cómo puedes ayudarles a llevar esta iniciativa a otras comunidades.

axochiapan-murales-sismo-dona-2

Juchitán va a florecer

En Juchitán han sido varios los colectivos que se han reunido para pintar en las calles representaciones culturales del Istmo: de sus mujeres, sus niños y sus jóvenes. Buscan regalar un poco de arte en estos momentos donde todo parece condenado a la monotonía gris de la tragedia. Es su forma de decir que el sismo no pudo ni con los habitantes ni con sus artistas, quienes así se han dado a la tarea de reconstruir lo que ya habían hecho: más de quince murales que fueron destruidos, dejando sólo escombros donde alguna vez hubo colores y sonrisas.

Así, y aún sin apoyo de ningún tipo, estos jóvenes juchitecos pintan de sol a sol, sin importar que pueda llegar una réplica a destruir lo trabajado; porque no se puede vivir con miedo, y no se puede vivir sin arte.

Pinceladas de trabajo colectivo iluminan Axochiapan

A su vez, de entre todo lo que hubo de caos, de escombros y de necesidades, surgió una propuesta creativa donde todos se han involucrado en Axochiapan: desde niñas y niños hasta jóvenes, adultos y ancianos. Pintar murales ha servido así de catarsis a los habitantes para expresar los sentimientos que dejó aquel minuto telúrico que les cambió la vida.

 “Queremos que sea un monumento para que el pueblo tenga una imagen distinta de todo lo que hay alrededor”, comenta uno de los jóvenes de la Brigada Color y Alegría, que es un grupo conformado por jóvenes quienes, junto con el Centro de Arte y Cultura Ambiental Quebrantadero, la Comparsa Branteña y el grupo Verano Activo Axochiapan, han llevado este proyecto adelante tras el sismo del 19 de septiembre.

Los resultados han sido reveladores y deslumbrantes, como expresa una de sus habitantes: “Me vinieron a dar una alegría” dice, viendo un mural en la fachada de su casa. Y asegura que en medio de tanta tristeza “también hay alegría”. En los murales vuelan palabras en cielos azules, entre fauna y vegetación: palabras de solidaridad que transmiten esperanza. Sobre lo destruido se detonó, valga la redundancia, la creatividad creadora de niños y adultos, resultando en felicidad y en ganas de salir adelante.  

Estos murales serán así, en un futuro, recordatorio de la vitalidad y solidaridad de los jóvenes que han ayudado, junto con los pobladores, a volver a erigir este bello municipio lleno de tradición y cultura, en el cual aún queda mucho por hacer.

¿Cómo puedes ayudar?

Estas organizaciones juveniles buscan aún juntar 30 mil pesos para la compra de materiales. Con ello ayudarán a otras diez comunidades de Morelos y Puebla, llevando a estas regiones la misma iniciativa de trabajo colectivo que en Axochiapan.

“Queremos aportar nuestro granito de arena y sabemos que tú también. Después del trabajo que hemos realizado, ahora, comencemos a reconstruir nuestra sociedad”, nos dicen estos jóvenes. No dejes de colaborar con ellos y con los habitantes de estas comunidades afectadas; demostremos que, a casi un mes de la tragedia, no nos olvidamos de los afectados.

Tu donación será agradecida con un reconocimiento, dependiendo el monto de la colaboración, y la puedes realizar aquí.

 

*Imágenes: Brigada de Color y Alegría

Neomuralismo para combatir la delincuencia y reconectar la ciudad con sus raíces indígenas

Este nuevo movimiento pictórico llamado neomuralismo, o arte callejero, ha invadido zonas de la Ciudad de México... Y tiene mucho que decir.

Los jóvenes que han llevado adelante el proyecto de Liberalia Colectivo Itinerante, y al que llaman neomuralismo o arte urbano, tiene un objetivo muy concreto: la recuperación. 

Estos jóvenes plantean la necesidad de recuperar los espacios que la violencia citadina les ha arrebatado y, también, de recuperar el muralismo partiendo de la criminalizada técnica del graffiti. Pero sobre todo abogan por recuperar las raíces indígenas en la metrópoli.

Unas latas de aerosol, un mural y toda su creatividad son las únicas herramientas que estos jóvenes ocuparon cuando comenzaron el proyecto de Liberalia Colectivo. Así es como han podido retrotraer a nuestros días la vieja práctica del muralismo mexicano, una tradición asociada a la revolución y, por ende, al cambio social.

neomuralismo-jaguar

El muralismo mexicano plasmó indeleblemente los sueños, las pesadillas, el hambre, la dignidad y, en general, la historia de nuestra sociedad; pero sobre todo plasmó la parte indígena de ésta. Retomando esto, una de las principales batallas de Liberalia Colectivo ha sido contra la discriminación y por el rescate de las raíces indígenas.

Una indígena nahua en la colonia Guerrero

Cuando Liberalia Colectivo empezó a desparramar colores en la colonia Guerrero, incentivó las juntas vecinales para que, “entre toda la banda”, propusieran temas para los murales y se decidiera qué paredes podían ocupar. Una de las asistentes fue Doña Esther, una indígena de origen nahua cuya familia llegó de Puebla y que pidió un mural en homenaje a su madre, donde se pintara su retrato. “Yo les di una foto porque la gente se olvida de que existimos y no quiero que se pierdan las culturas indígenas”, expresó.

70 cc color

Pero no obstante que este proyecto ha promovido la mejor convivencia en el barrio, aún hay quienes no entienden el mensaje, o simplemente no les importa.  Doña Esther sigue viviendo la discriminación que por años la ha acompañado cotidianamente, y ha enfrentado amenazas para que se retire el mural de su madre. Pero eso no puede contra ella ni contra los jóvenes detrás de Liberalia Colectivo, pues son la mayoría de los vecinos quienes sí suscriben esta iniciativa, ya que incentiva el cuidado y el amor por el barrio y ha ayudado a que éste “se vea más bonito”, como expresan las vecinas.

Iniciativas por el rescate de los pueblos indígenas

Muchos otros de los neomurales que adornan el llamado Corredor de Arte Urbano Buenavista-Guerrero, en Eje 1, muestran las pieles morenas y las miradas intensas de los indígenas, a quienes rodean distintos motivos y símbolos que tienen que ver con sus raíces. Así, Liberalia Colectivo se aferra a defender esta milenaria cultura, a irradiar toda la sabiduría que ésta conlleva y a visibilizar a los indígenas que hoy pueblan la Ciudad de México, que tan sólo en 1999 eran más de 500 mil, de los cuales 15 mil residían en la delegación Cuauhtémoc.

Esto hace a la Ciudad de México una de las principales metrópolis indígenas del continente, población compuesta por migrantes, en su mayoría mujeres, que cambiaron el campo por el concreto para huir del rezago, pero a su llega debieron enfrentar condiciones muy duras.

 arte-urbano-neomuralismo

Por eso es que Liberalia Colectivo también llevó adelante un taller de cine documental para jóvenes y niños de origen indígena, algunos de la Ciudad de México y otros de distintas regiones como Chiapas. Del taller surgieron 12 cortometrajes que fueron presentados en septiembre pasado en lucgares como el centro cultural 77, La Casa del Cine y el Museo de Arte Popular.

Esto demuestra que son múltiples las esferas del arte que pueden ayudar al objetivo de visibilizar a los indígenas y a rescatar sus raíces y que, también, ellos mismos pueden ser sujetos activos de este proceso de rescate y transformación de sus condiciones de vida.

Fuentes:
Periódico La Jornada, Periódico El Universal
Los pueblos indígenas y la ciudad de México

Imágenes:
1) Pinterest 2) El Universal 3)MásPorMás 4)LaGuerreroDF