Tascalate: fresquísima bebida chiapaneca con achiote (Receta)

Es un proteínico. Su sabor, del grupo de las bebidas mexicanas con cacao, es reconfortante.

El maíz y el cacao han sido parte fundamental de la alimentación del mexicano. Sus propiedades fueron aprovechadas no solo como alimentos sólidos, también como ingredientes para bebidas. De entre las bebidas de origen prehispánicas hechas a base de maíz y cacao que más destacan están el pozol, el tejate y el tascalate.

Mientras el pozol, por ejemplo, es la bebida maya asociada a la virilidad, la fuerza y el valor, el tascalate es la bebida chiapaneca vinculada al amor y la fiesta. El tascalate es increíble por sus propiedades proteínicas y difiere del pozol mayormente por un ingrediente en particular: el achiote. De ahí su color rojizo- naranjoso tan peculiar.

Compartimos la receta para 4 personas de cursos-especiales.org :

 

Ingredientes:

1 kilo de tortillas de maíz

250 gramos de cacao tostado y pelado (chocolate)

Canela molida

1 barra de achiote

Azúcar mascabado

1 piloncillo

 

Modo de preparación:

Raya el piloncillo (que salga una cucharada)

Corta las tortillas en trocitos y en un comal a fuego lento caliéntalas hasta que se pongan duras (cuida que no se quemen).

Haz ahora trocitos las tortillas tostadas y mételas en la licuadora para hacer el polvo de maíz.

En un tazón revuelve la tortilla molida, la totalidad del cacao, dos cucharaditas de canela molida, un cuarto de barra de achiote, una cucharada de azúcar mascabado y una cucharada de piloncillo rallado. Después licúa todo en ello en seco hasta que todos los ingredientes estén bien mezclados y molidos.

En una jarra con 4 tazas de agua agrega 4 cucharadas de tascalate y revuelve bien. Agrega hielo.

¿Qué borracho de posada eres según las piezas del nacimiento?

Descubre con qué personalidad etílica disfrutas estas fiestas tan tradicionales en México.

Las posadas tienen un papel muy importante en el imaginario mexicano. Tanto por la convivencia que implican, como por la diversión y recuerdos que hacen florecer en las familias y amigos. Son fiestas populares que tienen una tradición muy arraigada en México. Iniciaron en la colonia, con la llegada de los españoles y, desde allí, su celebración no ha parado. Se realizan durante las fiestas navideñas y en un principio fueron creadas para evangelizar.

De hecho, que se hagan durante los nueve días antes del nacimiento del niño Dios no es casual. Significa el momento en que José y María pidieron posada para que Jesucristo pudiera nacer. Por esta razón, en muchas de las posadas se representa, entre otros episodios, el momento en que José y María buscan dónde quedarse y recibir comida. En muchas de estas festividades se hacen pastorelas y se romper piñatas.

El consumo de alimentos y bebidas son otras de las características de estos eventos, por lo que el alcohol no se hace esperar. Aquí te presentamos un test que, acorde a las piezas del nacimiento, revelará que tipo de borracho serás (o estás siendo) en estas posadas:

 

 

Tepache de piña: recetas prehispánicas

La fermentación del azúcar ha sido una de las prácticas gastronómicas prehispánicas más empleadas; el tepache de piña es una de sus manifestaciones.

El tepache, en su receta original prehispánica, es una bebida fermentada a base de maíz. En la actualidad el tepache es mayormente preparado a partir de la fermentación del azúcar de frutas como piña, guayaba, manzana, tuna o naranja; el más popular es el de piña, su preparación es muy sencilla y su grado de alcohol muy leve, con solo 1%.

Compartimos la receta de tepache de piña; su preparado milenario te tomará solo 5 días:

 

Ingredientes

1 piña

3 piloncillos

1 recipiente de barro

Agua

 

Modo de preparación

Llena en ¾ el recipiente con agua, añade la piña partida y también el piloncillo. Tapa durante 5 días.

Cuela y sirve con hielo

 

*Imagen: Jauja Cocina Mexicana

 

 

 

Recetas Prehispánicas: pozol blanco

El pozol blanco de Tabasco es uno de los tipos del pozol, quizá la bebida prehispánica más refrescante.

El pozol, una de las bebidas prehispánicas más refrescantes y nutritivas (considerada también de algún modo como alimento) está hecho a base de maíz y existen hasta 5 tipos diferentes.

Una de sus propiedades más importantes, además de saciar la sed, es el ser  un perfecto energético para la fatiga, por ello en grandes viajes a pie, este era empleado por los antiguos habitantes mesoamericanos como un básico.

Quizá el pozol más conocido es el que lleva cacao, delicioso… Te presentamos hoy una receta de pozol blanco, originario de Tabasco. Es quizá el más sencillo de entre los tipos de pozol, aunque igualmente fresco y exquisito.

 

Ingredientes

 

1 kilo de maíz blanco

25 gramos de cal viva

 

 

Modo de preparación

Pon a cocer el maíz en agua con cal (esta última deberá estar bien disuelta). Una vez que el agua esté hirviendo, espera un par de minutos, luego cerciórate de que el grano está listo extrayendo uno y frotándolo (si su cáscara cae con facilidad, entonces está listo). De estar listo, extrae los granos y pélalos, luego vuelve a poner al fuego hasta que los granos revienten; ahora muélelos. Revuelve con agua fría y tómalo de preferencia en jícara.

Si prefieres tomarlo agrio, déjalo fermentar con el calor natural de la bebida; agrega sal, pimienta de Tabasco o chile.

Si prefieres hacer una bebida dulce, en lugar de la sal y los condimentos mencionados anteriormente, agrega azúcar o piloncillo.

 

 

 

 

Fuente: Arqueología Mexicana, Cocina Prehispánica Recetario, Edición Especial 12.

 

*Imagen: mexikatekatl.mx