Sin categoría

Descubren paisaje lunar debajo de la Plaza de la Luna en Teotihuacán

Arqueólogos han encontrado fosas en cuyo interior se encuentran estelas lisas de piedra verde y alusiones a los cráteres lunares.

Los teotihuacanos, una de las culturas más misteriosas y refinadas del México antiguo, construyeron su Pirámide del Sol en relación a una cueva con forma de flor de cuatro pétalos ubicada debajo de la pirámide. Esto nos sugiere que lo cósmico, lo ritual y en general lo religioso, fueron los criterios prioritarios para guiar la construcción no solo de los templos sino de la ciudad por completo.

El “lugar donde los hombres se convierten en dioses” sigue arrojando pistas fascinantes. Recién se descubrió que bajo el suelo de la Plaza de la Luna yace una especie de instalación que emula la superficie lunar. En el sitio han sido descubiertos cráteres, estelas lisas de piedra verde y conductos que simulaban al universo.

Screen-Shot-2016-05-09-at-11.25.56-AM

“Nos encontramos frente a un nuevo ombligo de la ciudad, frente a un nuevo centro cósmico” explica Verónica Ortega Cabrera, directora del proyecto de investigación.

Esta alusión se encuentra frente a la Pirámide de la Luna en un área de 25 metros cuadrados, en donde además encontraron diez pequeños altares.

Se han identificado más de 400 oquedades usadas a lo largo de cinco siglos, pequeños hoyos de 20-25 centímetros de diámetro y cuyas profundidades oscilan los 30 centímetros; éstos se hallan en toda la extensión de la plaza, aunque se concentran más en ciertas áreas. En muchos de ellos había piedras de río, traídas de otro lugar.

La Plaza de la Luna tiene tres altares en su interior. Los arqueólogos encontraron que antes de esta estructura hubo otra subestructura edificada debajo de la plaza; las alusiones a la luna representan, según los arqueólogos, la parte subterránea que conectaba su mundo al inframundo en el terreno teotihuacano.

 [cronica.com.mx]

 

 

Teotihuacan en Minecraft, increíble manera de transmitir la cultura

Conoce la cultura ancestral desde esta famosa plataforma de internet, donde el descubrimiento y asombro a primera mano, es innevitable.

La cultura ancestral es importante, sin ella, ¿qué somos? De allí la importancia de proyectos como Teotihuacan: City of Water, City of Fire (Teotihuacán: Ciudad de agua, Ciudad de Fuego), la cual es la emulación del complejo de pirámides de Teotihuacán en el mundo virtual de Minecraft. Este proyecto cultural, realizado por de Young Museumtiene el objetivo de acercar la historia de Teotihuacán de una manera lúdica, llena de la diversión y el encanto con el que la plataforma de Minecraft ha sido mundialmente conocida. teotihuacan-minecraft-increible-manera-de-transmitir-la-cultura-2

Esta experiencia, la cual une la belleza de la realidad virtual y estructuras antiguas, deviene en un intento de aproximar a las personas a quiénes eran los teotihuacanos. Un conocimiento que, sólo podrá transmitirse a partir de su legado en las construcciones y su habilidad para el diseño y la arquitectura de las mismas.  El mapa es extremadamente verídico, debido a que los planos de este Teotihuacán virtual emulan completamente los planos del original. Algunas de las estructuras que podrán visitarse son la Pirámide del Solla Calzada de los Muertosteotihuacan-minecraft-increible-manera-de-transmitir-la-cultura-4

La experiencia en torno a dicha plataforma se vuelve más vívida, cuando uno se da cuenta que la manera de experimentarla es a través de una focalización de juego en primera persona. Sin duda alguna, una reminiscencia a los videojuegos de aventuras que, con este tipo de visualización, permite una inmersión más profunda.teotihuacan-minecraft-increible-manera-de-transmitir-la-cultura-5 copia

Por lo que, los detalles de la luz y composición de paisajes resultan otro deleite del cual el usuario puede disfrutar. El encanto y atención con el que se hizo esta obra también puede reflejarse en el estilo de Minecraft, en cómo a pesar de estar retratando una cultura ancestral, el estilo particular del juego continúa intacto.teotihuacan-minecraft-increible-manera-de-transmitir-la-cultura-7

Un ejemplo de esto puede verse en el inicio del juego, cuando uno se encuentra frente a un templo que es iluminado por una fogata. La forma de la luz y su luminiscencia es una semblanza y guiñó al Minecraft original. 

teotihuacan-minecraft-increible-manera-de-transmitir-la-cultura-3

De esta manera, también pueden jugar los que no están muy familiarizados con la cultura prehispánica de México, pero quieren experimentar nuevos escenarios y vivencias de juego.

El disfrute de esta maravilla virtual ya está disponible en la misma página del museo y cualquier persona puede descargarlo para empezar a gozar y contemplar de la gran estructura de Teotihuacan en Minecraft, la manera en que ha sido captada su esencia y, sobre todo, la oportunidad única de recibir más conocimientos sobre esta cultura a través de una plataforma de juego

 

Descubren un túnel al inframundo en Teotihuacán (VIDEO)

Esta ciudad no solo guarda una plaza lunar que dibuja literalmente cráteres, o una cueva de cuatro pétalos subterránea, también un túnel que emula el inframundo.

Hace menos de un año, un hallazgo arqueológico nos acercó a los grandes misterios en torno a Palenque. Un complejo sistema hidráulico debajo de la tumba de Pakal (uno de los gobernantes más queridos del mundo maya) fue descubierto. Su finalidad, según apuntan los estudios, fue el crear el camino para que K´nich Janaab´Pakal descendiera a las aguas del inframundo.

La misteriosa cultura teotihuacana, como muchas más de Mesoamérica, también abundó en la concepción del inframundo. La ciudad de Teotihuacán es aún todo un enigma (se sabe muy poco de esta cultura), y recién se descubrió que bajo el suelo de la Plaza de la Luna yace una especie de instalación que emula la superficie lunar. En el sitio han sido descubiertos cráteres, estelas lisas de piedra verde y conductos que simulaban al universo.

También sabemos que la Pirámide del Sol está construida en relación a una cueva con forma de flor de cuatro pétalos ubicada debajo de la misma.  La plaza lunar, por su parte guarda 3 altares en su interior. Se trata, así, de una ciudad magnífica, enormemente mística. Ahora, investigadores del INAH confirmaron el hallazgo de un túnel (hasta ahora se ha descubierto que tiene 10 metros de profundidad) y que se trata de una emulación a el inframundo.  

Aspectos sobre el culto a la luna de los antiguos mexicanos

Los aztecas y otras culturas mesoamericanas conocían la gran influencia de la luna en nuestras vidas, desde la fecundación, el nacimiento, la agricultura, y por ello la honraban.

La luna es quizá el astro y símbolo más asociado a los ciclos. Como la luna nace, crece y vuelve a nacer de manera perenne, ha sido motivo de asombro para el humano, ¿no es así el ciclo de la vida y la muerte también?

Por ello para los antiguos mexicanos la luna estuvo siempre asociada a aspectos también apreciados en otras culturas como nacimiento, crecimiento, plenitud, decaimiento y muerte; a  la lluvia, la vida de las plantas, la menstruación y por consiguiente, la fertilidad y la reproducción. También se le asociaba al tiempo y al destino, a la regeneración y a la oposición de la luz y la oscuridad.

Para los mexicas, la luna (metzli) guardaba una relación estrecha con el agua, sabían, que esta influía en enormemente en este líquido vital. El texto del investigador Yólotl González Torres, Algunos Aspectos del Culto a la Luna en el México Antiguo, nos concede una atrayente síntesis sobre este tema, y de él extraemos la información que a continuación compartimos.

Estaba íntimamente asociada al pulque:

El animal lunar por excelencia es el conejo y en los mitos de la creación este fue arrojado al rostro de la luna por Papáztac, uno de los dioses del pulque. “Los dioses del pulque son llamados los Centzon totochtin “cuatrocientos conejos”, y uno de los principales se llama Ome TochtIi “dos conejo”. Estos dioses junto con Mayahuel, la diosa del maguey, llevan en su indumentaria adornos como el yacametztli, “nariguera de la luna”, y en sus escudos el glifo lunar. En algunas ocasiones, el vestido de Mayahuel estaba adornado con cuartos crecientes.

En lo religioso:

“Estaba directa o indirectamente relacionada con gran número de dioses; entre los principales se encuentran Tláloc y otros dioses del agua, Quetzalcóatl, Tezcatlipoca y los dioses del pulque, y aún Huitzilopochtli, o más bien el dios que adoraba Huitzilopochtli, es decir, Tetzauhtéotl. Así lo encontramos en Cristóbal del Castillo” … aquel mágico que llamaban el dios agorero (Tetzauhtéotl) les dijo que él era la luna (Metztli); así que también por esto se llamaron Quetzalcóatl usa como pectoral una sección de caracol, el ehecailacatzcózcatl, símbolo del viento y de la luna.” Varios investigadores consideran a Toci-Teteo Innan y a Xochiquétzal como las diosas lunares por excelencia. Piensan que la primera es la luna vieja y la segunda la luna joven. Como Toci es identificada con Tlazoltéotl y con Mayáhuel, a todas ellas se les considera diosas lunares.

Asociada a la toltequidad y el agua:

Se piensa que “Tula era la ciudad de la luna, que estaba situada al oeste. Como ciudad de los tules, la relacionaba con el agua, razón por la cual, dice, los toltecas usaban mantas y ropas pintadas de azul y tocados en forma de caracol. Además era una ciudad que existía antes del nacimiento del sol, que estaba habitada por los antepasados, por los primeros hombres”.

luna aztecas mexicas prehispánico ritos significado

A los caracoles:

“Sabiendo que el principal nombre que recibía el dios de la luna era Tecciztécatl, pensamos que lógicamente el Tecucizcalco, “la casa de caracoles”, era un lugar en donde se adoraba a la luna. e templo, dice “debía de ser dedicado a la luna porque los antiguos mexicanos la llamaban Tecuciztécatl.  Además dice que en este templo estaba  el dios Omeácatl, que tiene atributos nocturnos y lunares y que parece ser una de las advocaciones de Tezcatlipoca.”

 

A la agricultura:

“La asociación entre luna y vegetación es tan fuerte, que muchos dioses de la fertilidad son también divinidades de la luna”.

 

A lo femenenino:

“Thompson tiene la teoría que en toda Mesoamérica las deidades lunares son concebidas como femeninas, y que si Tecciztécatl, deidad que se convirtió en luna, es de sexo masculino, no tiene mayor importancia, porque el caracol está más bien relacionado con el interior de la tierra y con el principio femenino.”

 

En los Códices:

La luna está asociada al norte, a Mictlán, el país de los muertos.

 

Para los mexicas, según nos explica González Torres, la luna estaba presente en su cosmovisión como un elemento que hacía converger los ámbitos del agua, vegetación, muerte, renacimiento; no hacía falta nombrarla directamente. Sin sobreexplicaciones, estaba presente en su esencia sagrada como una obviedad en aspectos múltiples y fundamentales de la vida cotidiana y ritual.

 

*Fuente: Algunos Aspectos del Culto a la Luna en el México Antiguo/Yólotl González Torres