El muralismo de Diego Rivera y su importancia en el pueblo mexicano

Se le ha considerado como un artista ejemplar comprometido a un bienestar social, a través de argumentos políticos, trabajadores, figuras revolucionarias como Emiliano Zapata y Lenin.

Diego Rivera es un nombre que retó las normas preestablecidas del arte mexicano, buscando revivir lo prehispánico en la contemporaneidad de su época. Gracias a ello, él renombró la mexicanidad a través de las galerías, museos y murales tanto en EE.UU. como en México, enalteciendo el concepto de que el arte es para el pueblo mexicano

Con ideas de detracción social y comunista, el muralismo de Rivera constituyó uno de los principales influencias del arte y la cultura de México. A través de su colección de artefactos precolombinos, retratos panorámicos de la historia de México y su vida diaria, desde los inicios de la cultura Maya hasta la Revolución mexicana –incluso, en el presente postrevolucionario–, él expresó su compromiso hacia sus orígenes. Tanto así que Rivera usó las paredes de universidad y otros edificios públicos a lo largo del país y EE.UU., como la extensión de su cuerpo inmortal. 

north-wall-2-8h

Se le ha considerado como un artista ejemplar comprometido a un bienestar social, a través de argumentos políticos, trabajadores, figuras revolucionarias como Emiliano Zapata y Lenin. Por ejemplo, en 1921, cuando la Revolución mexicana terminó, Rivera regresó a México para realizar su primera pintura mural en dónde las étnicas mexicanas tenían un papel dentro del contexto político de izquierda nacionalista. Desde entonces, él y artistas como José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros y Rufino Tamayo, decidieron usar sus pinceles vivos para atacar a la Iglesia, los clérigos y reforzar los ideales postrevolucionarias. 

Entre los frescos más emblemáticos de Rivera fueron bajo la demanda de Porfirio Díaz –seis para colección personal y siete para el gobierno–, están la Epopeya del pueblo mexicano (1929-1935) en la escuela nacional de agricultura de Chapingo; así como Historia de Morelos, Conquista y Revolución (1927-1939), en donde denuncia los malos tratos y la explotación por parte de los hacendados hacia los peones o trabajadores en la industria moderna del azúcar. 

Durante su vida, Rivera elaboró muchos bocetos, en distintos tamaños, como plantillas para trazar las imágenes en los muros. Una vez trazadas, sus ayudantes aplicaban capas de yeso, en donde Rivera comenzaba a pintar con agua antes de que el yeso se secara completamente. Con esta técnica de pintura, Rivera realizó muchísimas pinturas orgánicas al usar una amplia gama de colores de sus obras de arte. 

west-wall-1-8h

*Imágenes: 1), 2) y 3) Carlos Marentes

Frida: una biografía de Frida Kahlo (RESEÑA)

Es fácil caer en la trampa de creer que ya sabemos todo sobre Frida, pero aún queda mucho más por descubrir.

Frida Kahlo es, sin duda, una de las artistas mexicanas más reconocidas y admiradas a nivel mundial. En casi todas las tiendas de souvenirs es posible encontrar reproducciones de alguno de sus autorretratos o alguna otra de sus obras; su casa es uno de los museos más populares de la Ciudad de México, y la historia de su vida —sus dos matrimonios con Diego Rivera y sus dolorosos padecimientos físicos— son conocidos en mayor o menor medida por gran parte de los mexicanos. 

Al ser una figura tan popular y familiar para nosotros, es fácil caer en la trampa de creer que ya sabemos todo sobre ella. Y si bien es cierto que podemos conocer lo que parece ser más importante, aún hay mucho que descubrir. 

Hayden Herrera es una historiadora del arte que en 1983 publicó la biografía en la que se basó la película protagonizada por Salma Hayek sobre la artista en 2002; y que, además, ha sido editada 53 veces desde su publicación.

frida-kahlo-biografia-historia-vida-resena-datos-curiosos

“Frida: una biografía de Frida Kahlo” es un libro detallado y profundo que explora su vida entera, desde la historia de sus padres y su nacimiento en 1907 (aunque ella afirmaba haber nacido en 1910) hasta su muerte en 1954. En más de 500 páginas, la autora incluye numerosos fragmentos de cartas escritas por Frida a diversos destinatarios; testimonios recopilados por la escritora de personas que la conocieron personalmente, y análisis de muchas de sus obras, conforme al momento de su vida en el que las realizó. 

También en Más de México: Las secretas posesiones de Frida Kahlo (FOTOS)

Al leerlo, es posible comprender cómo la joven que se casó con el ya famoso Diego Rivera, con poco más de veinte años de edad, fue descubriendo su propio talento y amor por la pintura; también se entienden los hechos de su vida y de su actualidad que la inspiraron a plasmar sus impresiones en obras que a la fecha atraen a numerosas personas de todo el mundo a nuestro país. 

Al final, el lector puede construir una visión mucho más humana de Frida que, de tan famosa, ya parece más un mito que la mujer mexicana que lidió con los desafíos de un matrimonio complicado y una salud deterioriada; sin por ello perder su amor a la vida ni dejar de ejercer una cierta fascinación y mucho afecto entre quienes la conocieron. 

A 65 años de su muerte, el mayor homenaje que podemos hacerle es seguirla viendo, leyendo y visitando, tanto en la Casa Azul como en los otros museos que albergan su obra. Y, especialmente, conocerla con mayor profundidad, mediante el extraordinario texto de Hayden Herrera.

También en Más de México: Los rituales gastronómicos de Frida Kahlo (y algunas sorpresivas recetas)

*Imagen destacada: Zatriel Madrid.

Regina Garduño Niño
Autor: Regina Garduño Niño
Relaciones Internacionales, ITAM. Trabajo en sociedad civil. Siempre tengo más preguntas que respuestas.

Los murales del Mercado Abelardo Rodríguez son una joya oculta de la CDMX

Este mercado capitalino se guarda un enorme acervo de murales hechos por alumnos de Diego Rivera.

La Ciudad de México es enorme, en todos los sentidos posibles. Atravesar una calle es, frecuentemente, equivalente a pasar de un mundo a otro. Todo está siempre en movimiento y las fachadas de una colonia son absolutamente distintas a las de sus vecinas. Se podría decir que nuestra capital contiene dentro de sí cientos de pequeños y magníficos mundos. 

murales-mercado-abelardo-rodriguez-cdmx-mexico-diego-rivera

No es tan sorprendente, en ese sentido, que la Ciudad se guarde hermosas joyas culturales en los rincones más inesperados. Un ejemplo muy representativo son los murales del Mercado Abelardo Rodríguez. 

murales-mercado-abelardo-rodriguez-cdmx-mexico-diego-rivera

Las magníficas piezas que decoran las paredes y techos de este sitio datan de los años 30 y todas fueron realizadas por grandes artistas mexicanos, muchos de ellos discípulos de Diego Rivera en la Academia de San Carlos. Ramón Alva, Pablo O’Higgins, Antonio Pujol, Ángel Bracho, Pedro Rendón, Raúl Gamboa, Miguel Tzab, Isamu Noguchi y las hermanas Marion y Grace Greenwood son algunos de los nombres más destacados.

murales-mercado-abelardo-rodriguez-cdmx-mexico-diego-rivera

Los murales no sólo son impresionantes y coloridos, retratan escenas entrañables que celebran la existencia de la comunidad del mercado; así, hablan del campo y los campesinos, los obreros, la producción y venta de alimentos locales y, por supuesto, de las luchas sociales revolucionarias, la discriminación racial y del pueblo como energía vital.

murales-mercado-abelardo-rodriguez-cdmx-mexico-diego-rivera

Por su lado, el mercado en sí mismo es un espacio muy interesante. Construido en 1934 y diseñado por el arquitecto Antonio Muñoz (quien también se encargó del Centro Escolar Revolución) encarna un tipo de política social muy particular donde es vital que el desarrollo cultural esté en manos de todos. Así, además de ser un recinto de intercambio comercial, este enorme espacio alberga un auditorio llamado “Teatro del Pueblo”. 

murales-mercado-abelardo-rodriguez-cdmx-mexico-diego-rivera

Sería magnífico poder repensar el mercado como un espacio cultural y de todos. En muchos pueblos de México, los mercados siguen siendo el centro de la vida social (un ejemplo increíble es el mercado de trueque en Zacualpan de Amilpas). Podemos empezar por visitar el Mercado Abelardo Rodríguez, sitio que es en igual medida galería de arte y un lugar para vender y comprar toda clase de delicias, utensilios y tiliches. Esta visión horizontal de “lo cultural” hoy nos hace mucha falta.

murales-mercado-abelardo-rodriguez-cdmx-mexico-diego-rivera

Visita el Mercado Abelardo Rodríguez y difunde su existencia para que, a pesar del tiempo y los daños que han sufrido las piezas y la arquitectura, se mantengan como parte del patrimonio local.

murales-mercado-abelardo-rodriguez-cdmx-mexico-diego-rivera

También en Más de México: Estas fotografías de peculiares edificios mexicanos te robarán el aliento (GALERÍA)

¿Quieres visitar el Mercado Abelardo Rodríguez?

Se encuentra en Callejón Girón, Centro Histórico de la CDMX, Colonia Centro, 06000, CDMX. Te recomendamos ir entre las 8 AM y las 6 PM.

El poético mural que solo se revela si lo toca el agua (y celebra a una antigua cosmogonía)

Esta artista mexicana instaló un ingenioso mural en Campeche que solo puede ser visto cuando entra en contacto con el agua.

Las fascinantes cosmogonías de quienes habitaron estas tierras antes de la conquista, continúan dibujando el horizonte de nuestras creencias y definiendo lo que para nosotros significa lo “divino”. Tal vez no lo hacen con misma potencia de antaño. Tal vez lo que tenemos que esas cosmogonías hoy son interpretaciones contemporáneas.

Pero se mantienen activas, continúan haciendo identidad con nosotros a través de rituales y saberes populares; como si conformaran una antigua brújula indicando coordenadas en un idioma que desconocemos, pero que nos guía por un camino que nos sabe familiar. Así, aunque invisibles, están trazadas de forma indeleble en nosotros.

eva-vale-mural-maya-campeche-arte-contemporaneo-muralismo-mexico

Esta particular sensación es la que evocan los murales de Eva Vale, artista mexicana que utiliza una técnica muy especial. Sus enormes piezas están pintadas con una técnica impermeabilizante en negativo y cuando el agua toca los muros de cemento, se activan espectaculares diseños que evocan este antiguo —pero bien vivo— aspecto de la mexicanidad.

Su más reciente pieza está dedicada a la intrincada cultura maya. Teñida absolutamente por su entorno natural, a la cosmogonía maya pertenecen también la selva, los manglares, el mar y animales y plantas como la ceiba, las tortugas, la serpiente y la flor de loto. Todos estos son representado en “Naturaleza de lo divino”, el mural de 22 metros de largo y 4.5 de alto, situado en el malecón de Campeche.

eva-vale-mural-maya-campeche-arte-contemporaneo-muralismo-mexico

Además, Vale retoma del Popol Vuh a los dioses gemelos que crearon la tierra (Hunahpú e Ixbalanqué), acompañados de la diosa Ixchel (diosa de la luna, amor, fertilidad y trabajos textiles).

En el mural se aprecia la frase “In lak’ech hala ken” que significa “Yo soy tú, tú eres yo”, haciendo una declaración preciosa y necesaria: estas cosmogonías que nos guardamos bajo la piel, pero que se activan frente a ciertos contactos refrescantes y purificadores —como una conversación honesta— podrían transformarse en el punto de encuentro que tanta falta nos hace en esta, la era de la polarización.

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

La NATURALEZA DE LO DIVINO… Los mayas creían que al meterse el sol, tenía que luchar por su vida para volver a salir… Bajo ese argumento este mural de 22 mts x 4 está ubicado en el malecón, frente a palacio de gobierno… Donde los gemelos que crearon el mundo según el popol vuh (Hunahpú e Ixbalanqué) junto con la diosa Ixchel y la herencia de Campeche le acompañe todos los días. Esta pieza que aparece con el agua busca reconocer la riqueza de campeche… Donde a partir del jade se construye y de construye – calakmul sobre un árbol de ceiba (el elevador de los mortales al Inframundo), quien después se convierte en el cocodrilo y la tortuga (los encargados de traer a los Dioses a la tierra) el espíritu del quetzal, la flor de loto, los números mayas ( el cero) , el búho, la fortaleza de campeche y su ciudad amurallada … La máscara de calakmul de día y las manchas de jaguar como estrellas para la noche encapsulan mi enamoramiento por campeche En mi, solo hay extra agradecimiento al gobernador con dinamita en la sangre y miel en el corazón @alitomorenoc, a mi idea de serenidad @chriscastdemor, al programa @mexicobienhecho de Comex…y a mi todo en la vida @lucilagl…gracias a todos los que forman parte de este proyecto #muralcampeche #evavale #mayas #campeche

A post shared by Eva Vale (@evavale) on

Mira aquí un video que expone cómo se activan las piezas de Eva Vale y descubre más sobre su obra en su cuenta de Instagram.