Fantásticos diseños de la Lotería Mexicana a través del tiempo (FOTOS)

La Lotería Mexicana ha despertado siempre una fascinación que ha atraído a diseñadores e ilustradores desde hace más de dos siglos.

El famoso juego de azar de la lotería tuvo presencia en Europa, sobre todo en Italia, desde la Edad Media. Luego este comenzó a expandirse, y en España consiguió un favorable recibimiento. Luego de la conquista, en México comenzó a jugarse, aunque solo en los círculos sociales de las clases privilegiadas.

La guerra de independencia trajo consigo que ambos bandos de soldados adoptaran el juego de la lotería como un pasatiempo (de hecho se dice que uno de los diseños más populares de la lotería en este tiempo estuvo a cargo de uno de los asesores de Guadalupe Victoria, con el propósito de crear símbolos de integración nacional). Durante los siglos XIX y XX las ferias que viajaban por los recónditos pueblos y las más conocidas ciudades llevaron la lotería en grandes tableros y por ello cada vez más personas conocían este juego.

Para 1887 la conocida marca Clemente Jaques de comida enlatada creó el diseño más conocido de la gráfica en la Lotería Mexicana. Existen, sin embargo, incontables versiones, entre las más bellas la Lotería mexicana de la muerte, la de la Huasteca, o bien, la feminista Lotería de los 50 Nombres. Algunos diseñadores la convirtieron en figuras de la lucha libre e incluso en los protagonistas de Star Wars.

 

*Fuente:

loteria.elsewhere.org

La lotería millenial (porque tal vez sea hora de reimaginar nuestra cultura)

Una divertida propuesta de lotería se burla de los clichés de una generación sin dejar de hacer honor a sus múltiples cualidades.

La lotería es el clásico juego mexicano de cartas y fichas —o frijolitos— que ha entretenido a niños y adultos desde hace varias generaciones. Cada carta representa un icónico personaje, que hace de arquetipo para una mexicanidad imaginada, según se cuenta, en el siglo XVII. El juego sigue vigente y forma parte de una lista de encantadores pasatiempos para los niños mexicanos; y su flexibilidad hace de él un elemento particularmente reinventable. 

loteria-juegos-de-mesa-mexicanos-versiones-nuevos-disenos-juegos-mexico-millenials

La “lotería millennial”, que no es la primera reinterpretación de las cartas, es obra de Mike Alfaro, artista guatemalteco que vive en Los Ángeles, California. Alfaro expresa a través de este remix nostalgia por la riqueza, fiesta y color que comparten muchas de las culturas latinoamericanas, y conecta estas memorias con iconos de la cotidianidad actual. 

loteria-juegos-de-mesa-mexicanos-versiones-nuevos-disenos-juegos-mexico-millenials

Así, esta singular remezcla aborda estos nuevos iconos con un dejo de humor –incluida algo de crítica social y su respectiva invitación a la autorreflexión–. La “lotería milennial” hace referencia a las cosas que ama esta generación —como el pan tostado con aguacate, las suculentas y las selfies—, pero al hacerlo sugiere una renovación de referentes culturales que, en caso de consumarse de la mano de los millenials, sería una buena noticia para el mundo. A fin de cuentas vivimos tiempos en los que pareciera fundamental reconectar con nuestras raíces y, simultáneamente, reimaginar los pilares de la cultura y la sociedad. 

loteria-juegos-de-mesa-mexicanos-versiones-nuevos-disenos-juegos-mexico-millenials

Su propuesta es fresca y muy justa para el contexto. La verdad es que sin importar todo lo bueno o malo que se pueda decir de esta intrigante generación, está claro que los millennials están cambiando la forma en que se piensa, actúa y consume. Los jóvenes millennials se ligan con una conciencia muy marcada en temas como los asuntos de género o de medio ambiente. Además, como la lotería y su creador, los millennials están marcados por un contexto intercultural, conectado a lo global; pero afortunadamente también anclado a una nutritiva relación con sus tradiciones. 

 

Estos podrían ser los 16 billetes más hermosos en la historia de México

La Piedra del Sol, una Tehuana, y una misteriosa gitana, formaron parte de los primeros billetes y de los más hermosos de la historia comercial de México.

El intercambio ha sido una de las actividades sociales más imprescindibles para el hombre. Por medio de él, milenariamente, este último se ha hecho de productos que necesita o desea a cambio de su trabajo, de otro producto, o bien, de dinero.

Como sabemos, en la época prehispánica la moneda de cambio más común fue el cacao. Con la llegada de los españoles se acuñaron distintas monedas, por ejemlo los famosos columnarios, un tipo de moneda de plata emitida por el gobierno español (era conocida como la “Moneda de la Nueva España”). También la moneda conocida como “Carlos y Juana” (esta última era llamada “Juana la loca”) o bien, la moneda Macuquina, tosca e irregular, acuñada desde la época de Felipe II hasta mediados del reinado de Felipe V.

Luego de la independencia se utilizó papel moneda que debía tener un sello papal para ser válido, aunque las regiones emitían sus propios billetes generando confusión. En el siglo XIX se estableció una rara institución bancaria llamada El Banco Londres y México que emitía su propio papel moneda y que fue el antecedente de una institución financiera sólida en el país. Finalmente, en 1925 nació el Banco de México, que unificó los billetes de circulación nacional hasta hoy.

Te compartimos una compilación de las monedas y billetes más bellos o emblemáticos de la historia de México.

 

Artista chicano celebra la diversidad con lotería gay (FOTOS)

De manera hábil y cómica las ilustraciones de esta lotería nos muestran un llamado a la inclusión.

En México, país donde el macho mexicano se convirtió casi en un icono de identidad nacional, no es fácil ser homosexual, aún hoy. La tradición católica tampoco ayudó a la aceptación de este sector, que no por ser minoría, es poco.

La comunidad homosexual en México ha ido creciendo en los últimos años, y además de ser una tendencia global, tuvo qué ver también con un arduo trabajo de personajes, sobre todo del siglo XX, que abrieron brecha para la tolerancia y la inclusión.

El artista mexicano-francés Félix Frédéric d’Eon, nacido en Guadalajara, se declara abiertamente como queer (con ironía para referirse a su homosexualidad) y una de sus vetas creativas la ha dedicado al arte queer, justamente. En los últimos años ha creado una lotería (el juego tradicional que llegó a México hace más de cien años), y cuya gráfica ha sido muy distintiva, parecida a la lotería tradicional pero con simpáticas alusiones a la comunidad homosexual y Latina.

En entrevista para vivala declaró:

Soy un queer. Soy un hombre homosexual cisgénero. Ciertamente creo que la identidad juega un rol en mi trabajo, ambos, como un hombre gay y como minoría (Latino- ¡finalmente, yo solía vivir en Estados Unidos!). Creo que mi estatus como outsider, como gay y como Latino, me otorgan otro punto de vista del mundo que es más difícil en comparación a un heterosexual o persona Blanca- es un entendimiento de la marginación que abre otros puntos de vista. Mi trayectoria artística entera ha sido moldeada por mi identidad sexual y étnica.

(…)Disfruto mucho haciendo trabajo que manifiesta el deseo y la identidad de mi propiacomunidad, que no ha sido representada.

Más allá del humor, esta serie pareciera un llamado de atención para revaluar la mexicanidad, el necio concepto dual de hombre y mujer; la inclusión, tolerancia y celebración del amor en cualquiera de sus manifestaciones.

 

 

Conoce más de su trabajo, acá.