Estos bocetos de Guillermo del Toro terminan por dar vida a sus míticos personajes (FOTOS)

El prolífico director mexicano posee también un gran talento para la ilustración y el diseño.

Una multitud de disciplinas se aglutinan para dar forma a la obra fílmica. Los directores se distinguen por la variedad de recursos que deben de manejar o conocer para elaborar sus películas, desde la literatura, el diseño, la fotografía, hasta las puestas en escena y ciertas nociones de moda. Para un filme, casi todo comienza con palabras y dibujos en un papel: guiones técnicos que plantean las escenas con palabras y story boards que dan un primer vistazo de la obra.

Guillermo del Toro, el director mexicano que se ha caracterizado por realizar películas de terror, ficción y fantasía publicó recientemente sus cuadernos de apuntes bajo un mismo título, Cabinet of Curiosities: My Notebooks, Collections, and Other Obsessions. El libro integra las visiones preliminares de las criaturas y escenas de varias películas del renombrado director. Se incluyen bocetos para Hell Boy, El laberinto del Fauno y Pacific Rim.

Los cuadernos de apuntes del director son muy similares a los manuscritos de Leonardo da Vinci. Sus detalladas visiones han ayudado al equipo de efectos visuales y especiales a completar la inspirada visión del director, el cual desborda una fértil imaginación plagada de buenas historias y llamativos personajes. El libro incluye comentarios de James Cameron, Tom Cruise y otras personalidades del espectáculo.

Se incluyen entrevistas y comentarios del director, dando como resultado un vistazo exclusivo al proceso creativo de este visionario. Los comentarios acerca de este libro que se encuentran regados en la red son excelentes, personas que han disfrutado de las películas y que ahora se divierten y maravillan asomándose al proceso creativo.  Si has disfrutado de los proyectos y la inagotable imaginación de Guillermo Del Toro, este título será un intenso estímulo para ti. 

 

Guillermo del Toro relata su experiencia con un ovni en los 80 (Video)

"Yo no quería ver un OVNI que además estaba horriblemente diseñado"

Sé que sonaré como un auténtico lunático, pero juro que vi un OVNI. Sé que esto es horrible. Yo no quería ver un OVNI que además estaba horriblemente diseñado.

No sorprende escuchar esto desde Guillermo del Toro. El cineasta mexicano y defensor de monstruos destaca por su genialidad y una creatividad inspiradora que, según ha declarado, encontró en su código genético:

Pero del Toro no ve en los monstruos solo oscuridad. Su apuesta es siempre encontrar la belleza de las imperfecciones de estos personajes, desde una óptica muy conmovedora. 

Ahora, un hombre que desborda autenticidad como el señor del Toro también presume un vasto catálogo de experiencias sensoriales en su vida: contacto con ovnis y fantasmas. En una entrevista realizada por su colega cineasta, James Cameron, del Toro cuenta cómo en su adolescencia fue espectador de estos fenómenos paranormales, y relata uno de sus encuentros –un fenómeno escandaloso para la época–, un platillo volador:

Yo estaba con un amigo. Habíamos comprado un pack de seis cervezas y estábamos en un lugar llamado Cerro del Cuatro, la Montaña de los Cuatro, en la periferia de Guadalajara. Nos sentamos a tomar una cerveza, mirar las estrellas y hablar. Éramos los únicos en la autopista. Y entonces la vimos, una luz en el horizonte yendo muy rápido, de manera no lineal. Y le dije a mi amigo: ‘toca la bocina y enciende las luces’. Y empezamos a darle al claxon.

Una experiencia como esta podría asombrar a cualquiera, pero del Toro, con un humor muy fino, no pudo evitar sentirse decepcionado por el diseño del ovni:

Pasó como a unos 1000 metros, o quizás algo más cerca, en menos de un segundo. Y era horrible. Era un platillo volador, tan cliché que tenía luces parpadeando. Es muy triste, me gustaría poder revelar que no son lo que crees que son, pero realmente son tal y como pensamos. 

Pese a que el cineasta ha convivido, literalmente, con sus monstruos (seres fantásticos, aterradores y desconocidos para la mente humana), no negó un hecho primordial que cualquiera podría experimentar al ser espectador de un fenómeno paranormal: 

Y el miedo que sentimos es tan primario… Nunca he estado tan asustado en mi vida. Nos montamos en el coche y nos fuimos de allí a toda velocidad. Nos persiguió un rato, pero cuando volví a mirar ya había desaparecido.

También en Más de México:

Bestiario de Guillermo del Toro: estas son 7 de sus más adorables (y temidas) bestias
The Shape of Water (o sobre cómo el amor es rebeldía en tiempos espesos)

The Shape of Water (o sobre cómo el amor es rebeldía en tiempos espesos)

"La forma del agua", la nueva película del cineasta mexicano Guillermo del Toro, nos dice por qué amar es una forma de rebeldía en tiempos de crisis.

Qué hay en esa idílica fotografía que presenta la nueva película de del Toro, sino la forma que toma el amor. Un pedazo de eternidad en el espeso escenario azul, la imagen de la inocencia en un escenario poco probable; un acto de rebeldía en tiempos de crisis. 

The Shape of Water (La forma del agua) es el último filme del cineasta mexicano y una de las probables películas acreedoras a un Óscar. Ha sido ganadora al León de Oro del 74 Festival de cine de Venecia y recientemente fue apremiada como mejor película, mejor director, mejor diseño de producción y mejor banda sonora en los Critics’ Choice Awards. La cinta es, como varios de sus trabajos de del Toro, una fantasía atrapada en la realidad; el cuento de hadas donde los monstruos también son bellos, y la entelequia de una película romántica hollywoodense, que no se limita a engañar al espectador con la posibilidad de la ficción norteamericana sino que, demuestra el bellísimo alcance de la imaginación para producir nuestras propias quimeras

La historia la hemos visto antes: un monstruo enamorado de una mujer (El monstruo de la laguna negra), un espíritu atrapado en un cuerpo horrendo (Frankenstein), un corazón bondadoso –y sin embargo “raro”– que desploma su vida ante la aparición de un ser quimérico (El laberinto del fauno) y una confianza en el amor como hace tiempo no la hemos creído.

Elisa Espósito (Sally Hawkins) –una mujer muda que trabaja como personal de limpieza en el Centro de Investigación Aeroespacial de Baltimore– encuentra increíblemente atractivo a un monstruo escamoso (Doug Jones) que han traído a los laboratorios desde el Amazonas para estudiar su calidad de anfibio. La ayuda de un tercer personaje, un pintor frustrado que considera, nació “demasiado tarde o demasiado temprano para este mundo”, es elemental para que Elisa ayude a escapar y regresar a su hogar a dicha bestia. El desenlace es por demás alentador, y del Toro nos comparte algunas escenas oníricas que en una historia hoollywoodense podrían pensarse visualmente imposibles.

shape-of-water-la forma del agua del toro cine mexico

La luz y los colores de una fotografía hermosa, revelan el fanatismo de del Toro por la estética steam punk y la posibilidad de crear a su antojo una historia en la que el monstruo-animal y la mujer humana son atraídos también sexualmente. 

En La forma del agua existen muchos pasajes escondidos: la narrativa universal romántica es utilizada como un pretexto para desdoblar lo evidente: el amor inocente es rebeldía para los tiempos actuales. El contexto, inspirado en los Estados Unidos de los años 60, se alinea con la actualidad para denunciar al miedo como arma de guerra, y al racismo y el clasismo como fenómenos extraídos, paradójicamente, de una sociedad norteamericana que ha vivido en la ilusión de los bellos musicales de las películas clásicas de antaño, la misma generación de hombres y mujeres que hoy vivifican la frase Make America Great Again.

La idealización de Norteamérica a través de arquetipos como la música, los autos y la moda de aquella época contrasta con lo que es real: la posibilidad del amor noble, el imposible, el raro, el fuerte, el valiente.

Pero el amor también encuentra el reto en el diálogo del personaje consigo mismo. El monstruo no es un personaje principal, sino el espejo de los personajes alrededor. Es la desventura y la frustración para el Coronel Richard Strickland (una suerte de villano) que a ratos explora su humanidad; es el ingenio creativo del pintor Giles y toda esa inspiración que había guardado durante años, y es la capacidad de aceptar con felicidad la fealdad interior de la propia Elisa. Encontrar lo nuestro en lo otro –en el monstruo–, y alcanzar la felicidad y la armonía es el mensaje. 

shape-of-water-la forma del agua cine mexico

Esta es una historia en la que el amor se muestra como un acto de rebeldía en tiempos espesos. Si bien es difícil aceptarlo, hoy día el mundo afronta una etapa de transición delicada, donde difícilmente podemos dar una oportunidad a las formas impredecibles del amor real, pues la sociedad pesa: pesa la soledad, el miedo al fracaso, la eventualidad de parecer sujetos anormales, demasiado bondadosos o demasiado románticos, la desconfianza, el miedo, el rencor, y sin ser necesaria una sola palabra (como Elisa Espósito), pesa afrontar la vulnerabilidad de decir con una mirada te quiero.

la forma del agua guillermo del toro pelicula cine mexico

 

No te pierdas esta increíble película que ya se encuentra en los cines mexicanos. 

Jaen Madrid
Autor: Jaen Madrid
Licenciada en Derecho por la UNAM. Editora por profesión. Música por convicción.

Las lecciones filosóficas de Cantinflas para vivir mejor

Conocido mundialmente por el cantinfleo, este ídolo, si se escucha con atención, entre sus frases se encuentran verdades filosóficas.

¿Quién no ha escuchado del cantinfleo? Esa palabrita que sirve para nombrar al que habla mucho, pero no dice nada. Cantinflas inventó el término al hablar de esta manera. Aunque, si le dedicamos algo de atención reflexiva, curiosamente aparecen pequeñas gemas filosóficas.

De su boca no sólo salen palabras sin sentido, también verdades con las que filósofos o escuelas filosóficas concordarían. Aquí te presentamos algunas de sus expresiones más sabias y, que sin duda, pueden servir para orientarnos en el complejo arte de existir:

“Ya vio para que sirvió el dinero”

Es con esta frase sarcástica con la que Cantinflas finaliza una reflexión que, tal vez hasta podría maravillar al más exigente orador. A partir de una disertación en la que alude al desapego material, Cantinflas rememora a una de las más antiguas escuelas filosóficas: los Cínicos. Estos filósofos apoyaban el desapego a lo material en orden de alcanzar la felicidad.

El fundador de este modo de pensar fue Antistenes, discípulo de Sócrates, y cuentan las historias que él disfrutaba pasearse en público con ropa desgastada y desaliñada. Algo que Cantinflas disfrutaba de hacer.

“Ya se me puso hablador, con esa voz de borracho, presumiendo de tenor”

El señalar la imprudencia o la falta de humildad en otros es un rasgo también de los cínicos. Durante la época griega, los filósofos de esta escuela daban sus conocimientos en la vía pública. Poco les importaba a estos maestros si fueran aceptados por los escuchas. Para ellos, el hecho de decirlo era lo único importante. De ahí que muchos hayan visto sus enseñanzas como molestia.

“que si cobran más que trabajan, que cobren menos; pero que si trabajan más que cobran, pues que cobren más”

La frase no podría decir más. A partir de esta expresión, Cantinflas alude a la importancia de la remuneración laboral de manera justa. Esto significa una visión de la persona que trabaja como un ser con derechos. Algo, con lo que, muchos filósofos de la Escuela de Frankfurt estarían de acuerdo.

Un ejemplo vendría a ser Herbert Marcuse, quien en su obra Razón y revolución, habla sobre el derecho intrínseco de todo individuo por el mero hecho de ser una persona. Algo que Hegel ya había mencionado en su teoría jurídica y que Marcuse rescata.

“cálmese comadrita, al fin de esto ya pasó, como dicen”

Este pésame que da Cantinflas es otra de las breves enseñanzas, entre su humor y risa. La visión de la muerte como algo innegableble es evidente y, más que nada, innevitable. Vivir con la certidumbre de que la experiencia vital puede acabarse en cualquier momento, hace que uno valore la vida misma más allá de cualquier doctrina metafísica o creencia religiosa. Esto es, sin duda alguna, existencialista.

El haber revisado estas frases, así como las ocultas enseñanzas es revelador. Muestra que Cantinflas, más allá de su aparente aspecto despreocupado, ocultaba grandes pensamientos. Algo muy inspirador y que prueba, que todas las personas tienen algo que decir y que la filosofía está más presente de lo que la gente cree en la vida diaria.