7 magistrales piezas de arte huichol (FOTOS)

Desde los años 60 el mundo ha conocido mucho más de la cultura wixárika gracias a su arte reconocido en todo el planeta.

En 1960 el sacerdote franciscano Ernesto Loera Ochoa fundó el primer museo huichol del mundo en la Basílica de Zapopan, en Jalisco. Loera conoció al artista wixárika Ramón Medina Silva, compró parte de su trabajo y con ella fundó este acervo. A partir de entonces el arte huichol fue cada vez más reconocido en el mundo y Medina Silva se consagró como uno de los artistas wixárikas más conocidos.

Entre otros artistas destacados figuran José Benito Sánchez, Gabriel Parada Muñoz, Justo Benítez, Santos Hernández Ramírez, Miguel Carrillo Montoya, Juan Roberto Carrillo, Mariano Valadez, etc.,

El arte wixárika lleva una simbología milenaria que refiere a su mitología, creencias espirituales y mucho tiene qué ver también con las visiones que resultan de su experiencia con el peyote, mismas que forman parte de sus rituales; cada vision es única y por ello cada pieza también lo es.

En forma de laboriosos cuadros formados con estambre o manifestaciones hermosas de chaquira, en los últimos años sobre todo sus adecuaciones con este último material han sido incrustadas en objetos ajenos a su cultura, pero que fungen como una especie de lienzo donde es impresa su maestría y vision del mundo.

Presentamos algunas de las piezas más conocidas y hermosas de esta cultura en los últimos años.

 

5 rituales prehispánicos que seguimos practicando los mexicanos hoy

Los rituales, para los antiguos mexicanos, significaban una conexión con la naturaleza y el universo –lo divino–. Para nosotros, los actuales mexicanos, ¿qué significa?

La práctica de los conocimientos universales, el ritual, es tan viejo y atemporal que probablemente haya nacido con el hombre mismo. Los primeros pobladores de nuestro territorio practicaban rituales sumamente simbólicos, y hoy muchos de ellos siguen vivos. 

Portadores de esta sabiduría son los indígenas, gracias a quienes han sobrevivido estos rituales, cuyo origen desconocemos pero que, sin embargo, forman parte incluso de la vida cotidiana en las ciudades, pues han formado un tejido en común con las prácticas que llegaron a través de la conquista.

Hoy en día, somos muchos los mexicanos que conocemos prácticas cotidianas que advierten similitudes con la medicina tradicional y los rituales prehispánicos. Quizás sea que estos rituales de curación actuales nos remiten a un origen orgánico y ancestral, acaso mágico, y que por eso los creamos tan benéficos; o quizás sólo los realicemos por su real e innegable eficacia científica en nuestro cuerpo. Cómo sea, es un hecho que éstos forman parte de nuestro ser mexicano, y siempre que los realizamos estamos retomando un poco de esa mexicanidad olvidada…

Bajada de dios

huicholes-ritual

Se trata de un baño ritual con agua bendita, hecho a los recién nacidos con la finalidad de purificarlos. Durante la conquista, los españoles le llamaron “bautizo”, una ceremonia cristiana que significa la admisión a dicha religión. En México su práctica es un sincretismo, aunque se cree que se realizaba ya en épocas prehispánicas con diversos significados. Bernardino de Sahagún describe ampliamente las ceremonias del baño ritual que los antiguos mexicanos realizaban después del nacimiento de un niño.

Actualmente lo practican diversas etnias en todo el país, tales como los huicholes, quienes impregnan de agua sagrada a los niños para que la naturaleza se impregne en ellos. La ceremonia fue instituida por Stuluwiákame, la diosa del nacimiento, madre del venado-peyote. 

Curar los hongos e ingerirlos

hongos-ritual

La ceremonia realizada para purificar los hongos alucinógenos antes de comerlos. Durante la noche, el terapeuta reza frente al altar a oscuras y dispone los hongos, prendiendo luego dos velas, copal e incienso. Una vez terminado el ritual, los hongos están listos para ser ingeridos e inducir un viaje espiritual al individuo en cuestión. Esta práctica de curación física y espiritual sigue siendo muy recurrida, y a su búsqueda van miles de personas que viajan a estados como Oaxaca, San Luis Potosí y Michoacán por la curiosidad y el deseo de probar esta terapia.

Masajes y limpias

Los masajes eran practicados en el México prehispánico para aliviar afecciones como el llamado “aflojado de cintura”, que ocasionaba dolores de cadera, irregularidades menstruales, esterilidad, dolor en las costillas y demás males físicos. En lugares como Ocotepec, Morelos, es común la práctica del masaje para curar el empacho, sobre todo en niños. El masaje también está muy relacionado con el ajuste espiritual, como es el caos de las limpias, en las cuales se talla al enfermo con diversas plantas, huevos de gallina y otros objetos, una práctica que sigue siendo contemporánea y sobre todo atemporal, pues se trata de un ejercicio muy tradicional en México.

Caldear

Es un procedimiento terapéutico que en el México antiguo y la actualidad, consiste en aplicar remedios calientes sobre el cuerpo. Muchos mexicanos utilizan esta práctica, “caldeando” algunas plantas medicinales como el epazote o el tomate asado en el comal, así como sustancias grasas de animales como la gallina o el venado. Caldear sirve, desde entonces y hasta ahora, para calmar dolores, desinflamar músculos y bajar las calenturas.

Temazcales

temazcal-ritual

Este baño de vapor se emplea con fines curativos, preventivos, higiénicos y religiosos. Se realiza en una habitación pequeña, previamente calentada, donde se introducen a los pacientes (suele ser colectivo), junto con el (o los) guía(s) del temazcal.

Sahagún habló sobre la importancia de este baño en la época prehispánica, y señaló que para los nahuas la diosa del temazcal, Temazcaltoci, era también la patrona de los médicos, adivinos y hechiceros. Un gran número de grupos indígenas conservan actualmente la creencia de que la mujer debe tomar estos baños después del parto con la finalidad de purificarse. Se utiliza también para prevenir enfermedades y para mejorar la salud en general.

Actualmente el temazcal se realiza en prácticamente todos los estados de la República, e incluso en las ciudades se pueden encontrar muchos recintos donde vivir la experiencia de este baño azteca.

¿Sabías que las máscaras wixárika (huicholas) representan al enemigo de una manera hermosa y humana?

Sus máscaras rituales representan a los dioses mestizos, y en su versión comercial a los teiwarixi, hombres mestizos interesados en su mundo.

El arte wixárika (comúnmente conocido como huichol) es inconfundible. Ya sea con estambre o chaquiras, sus piezas son explosivamente coloridas y mantienen siempre un halo ritual. Las creaciones artísticas de este grupo manifiestan su cosmovisión, influenciada por su relación cultural con el (hikuri) peyote y con el niekrika, el portal por medio del cual los dioses se comunican con los hombres, a través de los hermosos colores puestos en su arte.

Anteriormente publicamos un artículo sobre el significado de los símbolos contenidos en el arte wixárika, desde el generoso venado (eje de su cultura) hasta el águila, o los colores mismos. Su complejidad cultural es impresionante y conmovedora. Como ejemplo, el nierika es representado con un rombo (también conocido como Ojo de Dios), y sus mismas tierras sagradas, sorprendentemente, dibujan un rombo.

Entre su acervo creativo, también se encuentran las máscaras, las cuales representan un momento imprescindible en su cultura: el contacto con el mestizo.

mascaras huicholas significado

El origen de las máscaras wixárikas

Como todo en el arte wixárika, su nacimiento está vinculado a la vida ritual. Las máscaras representan a los dioses, pero se trata de deidades asociadas a los mestizos (un sincretismo resultado de la presencia española). De algún modo las máscaras de los dioses mestizos contienen un dejo de oscuridad; entre ellos están Teiwari Yuawi o Kieri. Según nos narra el investigador Johannes Neurath en un artículo:

Ciertas deidades huicholas asociadas al poniente y a la oscuridad son consideradas vecinos o mestizos. El más poderoso de esta categoría de dioses es Tamatsi Teiwari Yuawi, Nuestro Hermano Mayor el Mestizo Azul Oscuro. Depende el ritual, en algunos pueden representar dioses poderosos pero también y el humor de algunos de los rituales no se contrapone con la sacralizad de las máscaras. Las máscaras huicholas son representaciones de los enemigos, que no presentan grotescos, sino algo bello que se puede ver y escuchar.

Entre los huicholes, entendí que el culto a dioses mestizos permite, hasta cierto punto, adueñarse de los poderes oscuros de los enemigos.

mascaras huicholas significado

Existen registros de finales del siglo XVIII sobre máscaras encontradas en cuevas wixárikas. Una persona que hace una mascara está además encargada de su cuidado, del principio de reciprocidad con ese dios. Ahora, con la llegada de la venta comercial, estas máscaras también se trasladaron al mundo de la artesanía para venta, pero, y según apunta Neurath, ya no lo hicieron bajo la impronta de la representación de los dioses mestizos, sino más bien de los hombres que no son wixárikas, pero tampoco conquistadores, una especie de cambio del tiempo que nos ha hecho teiwarixi:

Lo más interesante es que estas máscaras de chaquira, a final de cuentas, son caras de teiwarixi arregaldas como peyoteros huicholes. Aquí, “vecino”, no alude a los mestizos locales, que van tras las tierras y bosques comunales sino a teiwarixi urbanos, huicholeros (…) Si las máscaras rituales representan al otro de los indígenas, el mestizo colonizador amenazante, las máscaras de artesanía representan al otro de este otro: la idea estereotipada del chamán huichol que es tan popular entre ciertos círculos urbanos.

Neurath también apunta que a pesar de que los dioses mestizos se asociaron con lo oscuro, esta relación contenía una dosis de humor. Aunque el colonizador fue represor y abusivo, encontró un lugar desde su naturaleza humana en el mundo divino de los wixárika, quienes entendieron su derecho a un lugar en el mundo, incluso en su mundo de invocación.

mascaras huicholas significado

mascaras huicholas significado

mascaras huicholas significado

*Fuente:
Neurath, Johannes.(2205) Máscaras Enmascaradas. Indígenas, mestizos y dioses indígenas mestizos. Relaciones.181 (Vol.XXVI).
*Imágenes: 1) Cultura Colectiva; 2,3,4 y 6) nierika.com.mx; 5) etsy.com

¿Cómo bailar música de banda?

El común baile de banda es más complejo, e interesante, de lo que se cree.

El nombre original de la música que hoy se conoce generalmente como de banda, o quebradita, es banda sinaloense o tambora sinaloense. Y es precisamente esta cualidad, la tambora, la que le imprimió su aura acústica que la hace tan reconocible; este instrumento, el tambor, es probablemente el más preponderante y el que marca el tiempo.

Surgió a finales del siglo XIX en las sierras de Sinaloa, aunque su uso comenzó a expandirse a mediados del siglo XX. Su son es espaciado, y su baile en general, es una especie de zapateado (como la evolución de este mítico baile colonial mexicano) aunque en pareja, con las piernas entrelazadas.

Hoy, a la banda o quebratida se le alude también en otros ritmos de la música regional mexicana. En este artículo te compartimos algunas pistas para que aprendas a bailar banda. Lo curioso, es que asemeja un poco al movimiento de los caballos (quizá por su influencia ranchera) y también parece ser una especie de neozapateado. 

  • En este baile el hombre suele llevar el ritmo, pero (dejémonos de sexismos) y que lo lleve el que mejor baile.
  • Generalmente el hombre abraza a la mujer por la cintura y ella le abraza del cuello, aunque también puede hacerse simplemente con dos manos tomadas y las otras dos, una en la cintura de uno y el hombro del otro.
  • Se comienza despacito (para entender el ritmo del otro). Se despegan los pies del suelo, primero uno y luego otro, en una especie de zapateado, aunque con un ligero brinco, y para arriba.

Para el movimiento

  • Céntrate en el movimiento de  las rodillas (semiflexionadas) y caderas.
  • El que no lleva el ritmo debe dejar las piernas muy suaves, para así seguir los movimientos del otro.
  • Debes hacer una especie de brinquito sutil con las rodillas semiflexionadas y hacer que tu cadera vaya de un lado a otro, haciendo un ángulo de 180 º. O sea, semi círculos, y solo cuando sientas que el que lleva el ritmo quiere dar toda la vuelta, seguirla.
  • A este baile se le llama la quebradita por un paso muy particular en el que, el que lleva el ritmo, hace una especie de inesperada flexión de las rodillas, aunque más abajo de lo habitual, por lo que los dos bajan al mismo tiempo.
  • Hasta aquí, se trata de lo más sencillo, y lo que la mayoría de las personas pueden hacer. Lo más difícil, destinado a personas con una formación profesional (ya sea por la vida o una academia) son una vueltas rapidísimas donde el hombre pasa las piernas de la mujer de un lado a otro, y en algunos casos, hasta le da una voltereta en el aire.

Te compartimos dos videos. En el primero se muestra a una persona con habilidades comunes explicando cómo bailar banda sencillamente. En el segundo, sobre todo a partir del minuto con cinco segundos, y hasta el minuto con cincuenta y uno, podrás observar los pasos de banda más avanzados, hechos por profesionales:

*Imagen: seccionamarilla.com.mx