La flor de Noche Buena, un regalo navideño de México para el mundo

El ápice del florecimiento de la Noche Buena se da justo el 24 de diciembre.

Que la Flor de Noche Buena se haya convertido en un icono de la navidad alrededor del mundo no es fortuito. Por un lado tenemos su geometría, que curiosamente memora a la de un copo de nieve o una estrella, por otro, esta flor endémica de México tiene su ápice de florecimiento el 24 de diciembre en este país.

Los mexicas la llamaban Cuetlaxóchitl (flor que se marchita), y era un precioso símbolo, por su carmesí intenso, de la sangre de los sacrificios que se ofrendaban en honor al sol, para que este retomara su brío. Siendo que en el mes de diciembre es cuando el sol llega a su máxima ausencia, y en el solsticio, el 21, es cuando vuelve a aparecer con cada vez más fuerza haciendo más largos los días, en la cultura prehispánica esta flor tomó un simbolismo crucial en estas mismas fechas.

 

Historia

El nombre en náhuatl de esta flor, Cuetlaxóchitl, es el mismo que el de la primera reina de Azcapotzalco. Su uso en la cultura occidental comenzó cuando los conquistadores, por el hecho de que florea el 24 de diciembre, la llamaron Noche Buena.

Su incorporación más notable se dio cuando un grupo de franciscanos en el siglo XVII recolectaron esta flor en los campos aledaños a Taxco, Guerrero, donde crecían de manera silvestre. Con estas flores enmarcaron una procesión navideña en la Fiesta del Santo Pesebre y a partir de ese día se inició con esta tradición que hasta hoy se mantiene.

Desde entonces, muy de la mano de la religión católica, la Noche Buena fue usándose como ornamento de iglesias, pastorelas, interiores de casas, todo en vísperas navideñas.

Entre 1825 y 1820 un diplomático estadounidense, Joel Robert Poinsett, quedó maravillado con la Noche Buena, capaz de florear en crudos inviernos; la conoció justamente en Taxco, donde estaba más difundido y apreciado su uso. Entonces la llevó a Greenville, Carolina del Sur, y comenzó a cultivarla él mismo; también envió muestras a conocidos suyos horticultores en Estados Unidos y Europa, donde se le conoce como poinsettias.

Otro punto culminante en la propagación de la admiración por esta flor se dio en 1899, cuando la Vasílica de San Pedro del Vaticano fue adornada con Cuetlaxóchitl, justo en la Noche Buena.

Hoy esta flor es una alusión navideña en todo el mundo. Su hibridación ha conseguido numerosos colores (rojas, amarillas, moradas, rosas, blancas, así como rayadas y marmoleadas) y tipos (hoy existen más de 100), y es cultivada en lugares como México, naturalmente, Francia y Holanda.

 

Diversidad de nombres

Chiapas: Sijoyo

Durango: Catalina

Guerreo, Michoacán, Veracruz e Hidalgo: Flor de Pascua

Oaxaca: Flor de Santa Catarina

Centroamérica: Corona de los Andes

Venezuela: Flor de Navidad

Argentina: Estrella Federal (es la flor nacional; símbolo de cuando las fuerzas federalistas ganaron).

 

Cómo cuidar una Noche Buena

Pon la planta en un lugar soleado y ventilado, aunque no bajo la luz directa del sol y lejos de corrientes de aire.

Riégala después de comprarla, y un par de veces por semana manteniéndola únicamente húmeda, no mojada (evita inundar la maceta).

Si las hojas van poniéndose amarillas, es señal de falta de hidrógeno o luz, aunque lo más común es que les esté haciendo falta agua.

Conoce la leyenda de su nacimiento, acá.

 

*Imagen: posta.com.mx

Origen y propiedades medicinales del tradicional ponche navideño en México

El ponche de frutas es una bebida tradicional que endulza las posadas y fiestas navideñas en México.

El ponche como lo conocemos actualmente surge de la mezcla entre la gastronomía y tradiciones europeas con las indígenas de nuestro país. El ponche no es una bebida exclusivamente mexicana, fue traída por los españoles; en otros países también se toma en esta época del año, aunque en el caso de México se adaptaron a la receta “estándar” algunos ingredientes originarios de aquí.

Esta deliciosa bebida proviene de la India, y su nombre se origina de la palabra “pãc” que significa cinco, el número de ingredientes que originalmente la componían (aguardiente de vino de palma, azúcar, limón, agua y té). Posteriormente, con la llegada de los ingleses a la India, se modificó al inglés con la palabra “punch” y de ahí, traducida ya al español, llegamos al término ponche.

Por lo regular el ponche se prepara es en grandes cantidades, como por ejemplo en las posadas y suele servirse caliente en jarritos de barro de forma individual, acompañado de fruta de temporada. En las ferias y bazares navideños lo venden, siendo una bebida imprescindible en las posadas y que, por lo mismo, figura con protagonismo en el maratón etílico conocido como Guadalupe-Reyes, que ya es parte de nuestra cultura popular. En los eventos religiosos el ponche también participa y se le puede ver en las puertas de las iglesias, donde se puede acompañar de buñuelos o tamales.

Los ingredientes y las frutas  del ponche varían en cada región, existen más de 100 recetas en todo México, donde los más comunes son: piloncillo, caña de azúcar, ciruela pasa, manzana, canela, piloncillo, tejocote, guayaba, tamarindo y la jamaica.

Las frutas con las que se prepara el ponche tienen muchas propiedades entre las que destacan:

Caña de azúcar: tiene cualidades medicinales como diuréticas, tónicas, depurativas, cicatrizantes y reconstituyentes. Es útil para tratar afecciones como tos y resfriados.

Ciruela pasa: reduce el colesterol y el riesgo de formación de coágulos. Así como en eficaz laxante.

Manzana: posee un carácter antioxidante y diurético; además de ser rica en fibra.

Tejocote: originario de México; el fruto, las hojas y  la corteza del árbol son utilizados en enfermedades respiratorias y digestivas.

Guayaba: tiene un importante contenido de vitamina C y favorece a la absorción de hierro proveniente de los alimentos.

Tamarindo: es usado en el tratamiento de la diabetes y el estreñimiento.

Flor de Jamaica:  tiene muchas propiedades como normalizar la presión alta; regular la actividad intestinal y renal, mejorar los dolores estomacales, controlar úlceras, además de poseer funciones cicatrizantes.

El ponche es una bebida tradicional y familiar, la pueden beber  chicos y grandes por su contenido frutal y su delicioso sabor; algunos prefieren añadirle el famoso piquete, que consiste en  agregarle ron o, como aún se acostumbra en muchos pueblos, con aguardiente.

Carlos Cid
Autor: Carlos Cid
Trotamundos en busca de neutrinos, siempre en modo Random.
Sin categoría

Mira el solsticio de invierno en el mismo lugar que los mexicas: El Cerro de la Estrella (VIDEO)

Cada año los mexicas subían al Cerro de la Estrella para ver a través del Iztaccíhuatl este sorprendente fenómeno astronómico.

En lo que hoy llamamos Delegación Iztapalapa, al oriente de la Ciudad de México, se levanta el Cerro de la Estrella, un lugar poderoso en la cosmovisión mexica.

Este lugar, también era imprescindible en las fechas decembrinas. Aquí, los mexicas observaban el fenómeno del solsticio de invierno, hoy cae en el 21 de diciembre según el calendario gregoriano. Con un punto-referencia en el Iztaccíhuatl observaban cómo el sol se ocultaba en el día más oscuro del año para dar paso a días cada vez más luminosos.

En este video puedes ver la figura del Iztaccíhuatl, justo desde el punto donde los mexicas celebraron esta fecha, y un lugar sagrado, donde también, cada 52 años, celebraban aquí su ciclo con la conocida ceremonia de “Fuego Nuevo”.

*Ve más videos como este en el canal Somos Nómadas en YouTube.

Eduardo Bonilla
Autor: Eduardo Bonilla
Diseñador gráfico de profesión. Apasionado de la historia del arte y la arqueología. Se desempeñó en la publicidad por casi 10 años y actualmente es productor independiente de video. Se considera a sí mismo como un “viajero poco tradicional”. Ha sido conductor de series del canal History y colaborador en Discovery Channel.

5 lugares donde se celebra distinto la navidad en México y que puedes visitar

El sincretismo religioso, pero también otros factores culturales, provocaron que en en algunas regiones surgieran celebraciones navideñas muy particulares en México.

Aunque antes de la llegada de los españoles en México no se celebraba la navidad como tal, sí era celebrado el solsticio de invierno, y como en muchas culturas estaba relacionado con significados como la renovación. Con el tiempo, como ocurrió con muchas otros ritos, estos fueron sincretizándose con las costumbres españoles. Hoy en México en ciertos lugares se celebra la navidad con toques sincréticos, como en la zona purépecha de Michoacán, aunque también nacieron nuevas costumbres que difieren tanto de las cristianas como de las prehispánicas.

 

Te presentamos algunos lugares que podrías visitar y que tienen costumbres vinculadas a la navidad que contrastan con las del resto del país y del mundo: 

 

Oaxaca:

noche de paz noche de rabanos oaxaca

Aquí se celebra una de las fiestas más curiosas en torno a las fechas navideñas. El 23 de diciembre se exhiben en las calles cientos de adornos hechos a base de rábano (Noche de paz, noche de rábanos), una costumbre que viene desde la época de la conquista, cuando los españoles llevaron a México hortalizas y otros productos vegetales que los nativos desconocían.

 

Tarímbaro:

 fiesta de takari tarimbaro michoacan navidad

Se hacen danzas por distintas calles del pueblo (Fiesta de Takari), y mientras los danzantes avanzan, recogen heno del suelo para luego formar el lecho de pesebre. En este último, además, enmarcan curiosas figuras de sincretismo, alusiones a Los Moros o Los Viejitos.

 

Quinceo, Paracho, Uruapan:

fiesta uaroka quinceo purepechas navidad

Aquí se celebra la fiesta Uarokua en la que se hace una representación en la que se le corta el cordón umbilical al Niño Dios. También en numerosos poblados de Michoacán son colocadas estrellas hasta la punta de un poste, luego la estrella se enciende; así se anuncia que en aquel lugar se hace un fiesta.

 

Yucatán y Veracruz

ramadas yucatan veracurz navidad

En estos estados, en muchos pueblos, los niños adornan ramas de rama de areka o limonaria, llevan también una cajita con motivos navideños y pasean por las calles y visitan las casas para pedir, como ellos acostumbran, su “aguinaldo”. Este último puede ser desde dulces, dinero o bolsistas con productos como cacahuates, naranjas, cañas y tejocotes). A esta fiesta se le conoce como ramadas.

 

*Fuente: México Desconocido

 

1)i.imgur.com; 2) noticieros.televisa.com; 3)masaryk.tv; 4)purepecha.mx; 5) Milenio Novedades