Los rituales gastronómicos de Frida Kahlo (y algunas sorpresivas recetas)

La hora de la comida en la Casa Azul era un evento trascendental, una fiesta en donde, lo que se celebraba, era la tradición mexicana a través del delicioso acto de alimentarse.

A Frida Kahlo, una de los personajes más emblemáticos del surrealismo mexicano, no le gustaba cocinar. Pero definitivamente adoraba la comida. No sólo dedicó muchísimos cuadros a desarrollar la imagen de las coloridas y voluptuosas frutas mexicanas, también se cuenta que le dedicaba mucho a tiempo a la cuidadosa planificación de sus comidas familiares y a ensamblar la parafernalia que las envolvía. En la casa Rivera-Kahlo —como en muchas casas de este país— la hora de la comida era un evento trascendental, una fiesta en donde, lo que se celebraba, era la tradición en sí, a través del delicioso acto de alimentarse.

frida-kahlo-recetas-comida-mexicana

Y sí, está bien documentado que a Frida no le gustaba cocinar, pero de todas maneras sabía hacerlo. Pero lo suyo era la curaduría grandilocuente y ostentosa, que organizaba el comer. Las mesas en su casa se adornaban con bellísimos manteles, canastas y flores. La comida se acompañaba con vitroleros de agua fresca y el postre era un abanico de dulces mexicanos. La tortilla, el cubierto central y la bebida de lujo, pulque curado.

Las recetas preferidas de Kahlo

frida-kahlo-recetas-comida-mexicana

Buscando conectar con la comida mexicana a través de Frida, Sarah Urist Green se propuso preparar algunas de las recetas favoritas de la pintora: ensalada de nopales, chiles rellenos de queso y arroz con plátano frito. Estas recetas sólo son algunas de las muchas que se encuentran compiladas en el libro “Las fiestas de Frida y Diego: recuerdos y recetas”.  El libro es digno de explorar, no sólo porque recupera las recetas, también muestra los menús utilizados en fechas importantes (como la boda de los pintores). El recetario fue realizado en colaboración con Guadalupe Rivera, hija de Diego, que vivió con su papá y Frida en la adolescencia y no se ha olvidado de lo importante que era la comida en esa casa. Con mucha sinceridad, Green prepara las recetas frente a la cámara y aprovecha el motivo para relatar algunas curiosidades sobre la icónica artista.

No sólo en la forma de alimentarse, también en la de vestirse y hablar, Frida exhalaba a cada paso su visión de lo que es lo mexicano. Y es que el reencuentro con la propia identidad se vuelve curativo frente a toda adversidad. No hace falta relatar las trágicas vivencias que experimentó esta mujer en vida, pero vale recordar una de sus frases populares, como vital premisa: “Lo que no me mata me alimenta”.

Si hipotéticamente lleváramos estas palabras al escenario de la realidad, podríamos aseverar que la vida misma no mata, la vida alimenta y hay que disfrutar sus matices, curar el menú con cuidado, situarla en los contextos más coloridos e inflarla de significado, de simbolismo y tradición.

frida-kahlo-recetas-comida-mexicana

Con chile del que pica y del que cura: los increíbles beneficios de comer habanero

El habanero resultó ser mucho más que un chile, sus propiedades medicinales son infinitas, deliciosas y, por supuesto, muy picantes.

En México hay muchas maneras de tener una auténtica experiencia mística de forma espontánea. Especialmente porque hay una inmensa cantidad de estímulos que se prestan a hacer reventar tus sentidos y están al alcance de la mano: las increíbles y explosivas paletas de color de nuestros paisajes rurales, urbanos y naturales; las texturas insólitas de nuestra geografía; las orgías sonoras de nuestras calles; los olores que distinguen cada rincón, y, claro los intensos sabores de nuestra cocina.

chile-beneficios-comer-cocinar-salsa-picante-habanero

De estos últimos, nada como los chiles, miembros ineludibles de la santísima trinidad de nuestra tradición gastronómica (maíz, chile y frijol) y sin duda el componente más sabroso y estimulante en el abanico nacional de sabores. Y de entre los chiles, el habanero es rey, por ser el más picante del país y el único con denominación de origen.

Quien se ha atrevido a probarlo sabe, que como el habanero no hay dos (aunque vienen en muchas presentaciones, formas, colores e intensidades). Pero lo que tal vez no sabías, es que este chile inmenso es un auténtico superalimento y que sirve para aliviar toda clase de malestares.

¿De qué te cura este chile? (sin albur)

chile-beneficios-comer-cocinar-salsa-picante-habanero

El habanero tiene muchísimas propiedades medicinales, gracias especialmente a la capsaicina, sustancia antioxidante, antiinflamatoria y antimicrobiana:

chile-beneficios-comer-cocinar-salsa-picante-habanero

  1. Para la gastritis: aunque no lo creas, las sustancias que contiene el chile habanero solucionan tus problemas digestivos, reduces gases intestinales, curan la diarrea, son un remedio para cólicos estomacales y al hacerte salivar, estimulan la producción de jugos gástricos.
  2. Para tener el corazón contento: porque estimula el sistema circulatorio, dilatando los vasos sanguíneos y ayuda a reducir el colesterol en la sangre.
  3. Te quita la migraña y en general ayuda a tratar el dolor, particularmente de las articulaciones, por sus propiedades desinflamatorias. Es ideal para pacientes con fibromialgia y otros padecimientos crónicos.
  4. Para mejorar el metabolismo, porque en la enchilada, te ayuda a quemar calorías.
  5. Reduce el riesgo de cáncer.
  6. Ayuda a que te cures de la gripa y las infecciones por hongos, porque estimula tu sistema inmunológico.
  7. ¿Quieres curar el mal aliento? Este chile es la solución (y va de nuevo sin albur).

¿Ya te quedaste con el antojo… de este chile?

chile-beneficios-comer-cocinar-salsa-picante-habanero

Sin albur, caray. Para que no te quedes con las ganas, estas son dos deliciosas recetas de salsa de habanero:

Salsa verde: Asa 1 cebolla, 3 dientes de ajo, 3 tomates y 14 habaneros (si te da miedo, quítales las venas). Licua todo con pimienta, sal y orégano al gusto, más un chorrito de aceite de oliva y un poquito de vinagre de caña. ¡Listo!

chile-beneficios-comer-cocinar-salsa-picante-habanero

Salsa roja: Fríe en un sartén con aceite de oliva 10 chiles, 1 cebolla, 2 jitomates. Cuando todo se caramelice y suavice un poco agrega sal al gusto y media taza de agua. Deja cocer por 10 minutos y licúa bien. ¡Éntrale!

Te puede interesar: Estas 16 joyas mexicanas tienen denominación de origen

También en Más de México: Retratos de mexicanos comiendo chile (FOTOS)

*Imágenes: 1) Feeding The Famished/modificada; 2) Nastia Clouthier; 3) JollyJack; 4) Carrie Megan; 5) Bob May; 6) ChilliPepperMadness

El por qué se ama, pero también se odia a Frida Kahlo: la historia de las dos Fridas

La aversión por Frida Kahlo es casi tan común como la veneración que recibe su figura.

Odiada o amada, Frida Kahlo jamás es indiferente a nadie. Su vida y arte es conocido en todo el mundo, y celebrada por por sus fervientes admiradores. Pero, para sorpresa de muchos, aquellos que detestan a esta figura parecieran no ser menos que aquellos que la veneran.

 La polarización que existe entre las multitudes no es casual, parece ser, que como en su pintura: Las dos Fridas, la figura de la artista se ha dividido en el imaginario colectivo. Como dice el refrán, “del amor al odio hay un sólo paso”.

El dolo como belleza o la visión de la suFrida

por-que-se-ama-pero-tambien-se-odia-a-frida-kahlo-en-mexico

La relación dolor-arte es una de las premisas de Frida Kahlo, sin una vivencia de sus heridas, su figura sería el de una mujer rota, imagen irónica, debido a su condición física. Esta unión,  tragedia-inspiración,  es, para los que la aman, un atributo. Una muestra de auto-aceptación y grito de vitalidad. De allí el atractivo de que su vida y pintura se desdibuje en un mismo trazo y que su amigo Carlos Pellicer, supo retratarlo en un poema dedicado a la artista:

“Estás toda clavada de claveles. Fuego a la sangre pegan los pinceles”

Paradójicamente, la relación sufrimiento y pintura también alimenta el rechazo. Muchos lo observan como un grito desesperado por atención. El arte es conocido como un  medio para realizar la catarsis de las dolencias del alma, pero, no por esto, todos los artistas han buscado enfocar sus obras de una manera tan personal como Frida Kahlo.

frida-kahlo-2

Los detractores de esta mexicana podrían interpretar esto como una manera parca de intentar llamar la atención. Si bien, en muchas obras el dolo y la tristeza están explícitas, el verdadero don del artista es crear un significado más allá. Sobre todo, universal. 

En un mundo en el que todos han sido heridos, la alevosía con la que Frida a veces parece utilizar su dolor podría interpretarse como una manera de perpetrar su arte, debido a que no tiene un significado ulterior. 

¿Ídola feminista o una pseudo-feminista?

por-que-se-ama-pero-tambien-se-odia-a-frida-kahlo-en-mexico-3

Los seguidores de Frida Kahlo ven en esta mujer un ejemplo de fuerza y poder femenino. El  que su arte haya logrado cobrar gran renombre, inclusive después del hecho de que su esposo es Diego Rivera, habla sobre su talento. La determinación de su visión parece ser única, a la vez que, en algunas de sus pinturas, hizo crítica hacia el machismo, como en su cuadro: Unos cuantos piquetitos, que con el título, hace alusión, y de manera sarcástica, a lo que hoy en día podría considerarse un feminicidio.  

Abandona tu Diego Rivera

por-que-se-ama-pero-tambien-se-odia-a-frida-kahlo-en-mexico copia

Los que no quieren a Frida, no ven en ella más que una mujer dependiente y autodestructiva. Los continuos amoríos y humillaciones que soportó de su esposo lo prueban. Sobre todo la relación que perpetuó Rivera con su hermana: Cristina Kahlo. Otra de las razones por las que sus opositores la odian es por el falso mito de feminismo que lleva consigo. Frida no sólo era una dependiente emocional, sino que dejaba a Diego, construir su imagen a gusto y libertad o, al menos, esto lo asegura Juan Carlos Boveri: 

Rivera sabía hacer publicidad con sus “productos”: los vestidos largos y coloridos, los collares y las cejas cejijuntas forman parte de la imagen característica de Frida. Claro, a ella le gustaba vestirse a la europea pero, igual que la mayoría de las mujeres que terminan frustradas, por más Frida Kahlo que se sea, renuncia a lo que ella prefiere para darle el gusto a un marido que del machismo hace un culto y que considera que la mujer está para hacer lo que él diga.

por-que-se-ama-pero-tambien-se-odia-a-frida-kahlo-en-mexico-4

El saber, o sospechar, que inclusive su vestidos fueron idea de su esposo, es algo que escandaliza. Duele ver a una de las más grandes ídolas de la pintura mexicana como alguien sin poder. Pero, sus admiradores dirán que esto es mentira y podrán como ejemplo sus cuadros. ¿Cómo dudar del talento de Frida si su creatividad está perpetuada en innumerables óleos?. 

La diatriba entre los amantes y enemigos de su figura y arte nunca acabará. Y no importa quién tenga la razón o, si realmente hay una. La única verdad es que, a lo largo del tiempo, la artista mexicana se ha vuelto como su arte y vida: dos Fridas que el mundo ama y detesta

El muralismo de Diego Rivera y su importancia en el pueblo mexicano

Se le ha considerado como un artista ejemplar comprometido a un bienestar social, a través de argumentos políticos, trabajadores, figuras revolucionarias como Emiliano Zapata y Lenin.

Diego Rivera es un nombre que retó las normas preestablecidas del arte mexicano, buscando revivir lo prehispánico en la contemporaneidad de su época. Gracias a ello, él renombró la mexicanidad a través de las galerías, museos y murales tanto en EE.UU. como en México, enalteciendo el concepto de que el arte es para el pueblo mexicano

Con ideas de detracción social y comunista, el muralismo de Rivera constituyó uno de los principales influencias del arte y la cultura de México. A través de su colección de artefactos precolombinos, retratos panorámicos de la historia de México y su vida diaria, desde los inicios de la cultura Maya hasta la Revolución mexicana –incluso, en el presente postrevolucionario–, él expresó su compromiso hacia sus orígenes. Tanto así que Rivera usó las paredes de universidad y otros edificios públicos a lo largo del país y EE.UU., como la extensión de su cuerpo inmortal. 

north-wall-2-8h

Se le ha considerado como un artista ejemplar comprometido a un bienestar social, a través de argumentos políticos, trabajadores, figuras revolucionarias como Emiliano Zapata y Lenin. Por ejemplo, en 1921, cuando la Revolución mexicana terminó, Rivera regresó a México para realizar su primera pintura mural en dónde las étnicas mexicanas tenían un papel dentro del contexto político de izquierda nacionalista. Desde entonces, él y artistas como José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros y Rufino Tamayo, decidieron usar sus pinceles vivos para atacar a la Iglesia, los clérigos y reforzar los ideales postrevolucionarias. 

Entre los frescos más emblemáticos de Rivera fueron bajo la demanda de Porfirio Díaz –seis para colección personal y siete para el gobierno–, están la Epopeya del pueblo mexicano (1929-1935) en la escuela nacional de agricultura de Chapingo; así como Historia de Morelos, Conquista y Revolución (1927-1939), en donde denuncia los malos tratos y la explotación por parte de los hacendados hacia los peones o trabajadores en la industria moderna del azúcar. 

Durante su vida, Rivera elaboró muchos bocetos, en distintos tamaños, como plantillas para trazar las imágenes en los muros. Una vez trazadas, sus ayudantes aplicaban capas de yeso, en donde Rivera comenzaba a pintar con agua antes de que el yeso se secara completamente. Con esta técnica de pintura, Rivera realizó muchísimas pinturas orgánicas al usar una amplia gama de colores de sus obras de arte. 

west-wall-1-8h

*Imágenes: 1), 2) y 3) Carlos Marentes