¿Qué está pasando hoy en la fotografía mexicana? Esta exposición responde

La muestra del MOPA en San Diego, es una invitación a explorar la fotografía que se hace en México hoy en día.

Debido a la notable influencia francesa, México fue una de las primeras musas de la fotografía. Esa conexión especial entre el país, y el arte de eternizar escenarios con la lente, no tardó en robar la fascinación de algunos forasteros –de aquellos que amaron la dinámica social del territorio mexicano–, pero también la de muchos mexicanos que, desde entonces y hasta hoy día, continúan explorando las vanguardias de la fotografía, y lo hacen de formas mundialmente loables.

En este sentido, cabría mencionar los nombres de Manuel Álvarez Bravo o Graciela Iturbide, pero también los de otros tantos fotógrafos mexicanos posteriores, como los que han sido celebrados en la exposición internacional Point/Counterpoit: Contemporany Art Mexican Photography, llevada a cabo por el Museum Of Photographic Arts (MOPA) de San Diego.

La muestra –heterogénea y hechizante–, es una franca invitación a explorar la fotografía que se hace en México hoy en día, y cómo estas mentes se han pasado la batuta entre generaciones, vía la inspiración. Así, a través de una curaduría de 19 artistas, cuyas imágenes exploran los cambios políticos, económicos y sociales del país, la exhibición nos recuerda por qué es fundamental la identidad cultural y la apropiación de nuestras influencias para crear arte de vanguardia. 

Además, esta muestra quedará inmortalizada en una publicación; un libro diseñado para atesorar el trabajo de estos fotógrafos mexicanos, cuya nación mantiene vínculos con el pasado, pero se encuentra en proceso de reinventar su futuro. 

Aunque la exhibición deja de lado otros rubros de la fotografía mexicana –pues se limita a  ejes como el activismo, la fotografía documental y otros más dirigidos a lo social–, el trabajo de estos creadores no deja de ser de lo más destacable. En breve algunos de ellos:

Alejandra Laviada

Aunque su recurso principal es la fotografía Laviada también se considera escultora y pintora. La utilización de estos últimos dos recursos le ha permitido construir fotografías inéditas, que reconstruyen objetos cotidianos o abandonados, para transformarlos en objetos creaciones con otros significados. El espacio de Laviada siempre ha sido México y esta es una cualidad admirable. 

 

Guillermo Arias

Fotografía de Guillermo Arias

Inició su carrera en un principio como periodista freelance en México y Guadalajara. Arias captura las imágenes que algunas fuentes no publican. De ahí que el contenido político y la postura ética del autor sean inevitables. Su adhesión al National Press Photographers Association (NPPA) es una constante de los valores que quiere transmitir: confianza, transparencia y honestidad en cada fotografía. Ha tenido mención honorífica en el World Press Photo 2010 y Premio Nacional de Periodismo Cultural Fernando Benitez 2009  por su trabajo: “Los muertos de todos los dias”.

José Luis Cuevas

Su trabajo parte de una nueva visión, la cual es conocida con el nombre de “nuevo documental”. Esta nueva técnica se diferencia del estilo documental por su peculiar manera de abordar la realidad, y los recursos poco convencionales que utiliza. Algunos de estos ejemplos son las temáticas que el artista ha abordado como retratos de oficinistas, el submundo de la pornografía casera, y otros más. 

Maya Goded

De la serie “Tierra de Brujas”

Es una fotógrafa mexicana bastante reconocida por sus reportajes fotográficos sobre sexoservidoras, y la complejidad y distintas formas que el amor –y la soledad– pueden tomar. Su arte es un perfecto balance entre la estética, el activismo y el visibilizar lo que es ser mujer en México. La mayoría de sus trabajos llevan de manera intrínseca una crítica social. También, expone la cultura y tradiciones del México de antes y ahora.  El proyecto “Tierra de Brujas” es un ejemplo. A lo largo de esta serie podrá verse el sincretismo y la creencia en la magia. 

 

Iñaki Bonillas

El trabajo plástico de Iñaki ha estado relacionado con el “hecho fotográfico” desde hace mucho tiempo. Esto puede verse en la incorporación de la galería fotográfica de su abuelo en su portafolio artístico, o de otros recursos artísticos no relacionados directamente a la fotografía pero que ha usado para transformar la narrativa visual de una imagen. La sorpresa es otra de las cualidades de su obra, debido a las distintas narrativas que poseen sus piezas, que van desde ciencia ficción hasta la exacerbación de emociones. 

 

Otros de los artistas nombrados en la publicación de esta muestra son: Andrés Carretero, Ana Casas Broda, Alex Dorfsman, Federico Gama, Juan José Herrera, Dr. Lakra, Pablo López Luz, Teresa Margolles, Patricia Martín, Fernando Montiel Klint, Daniela Rossell, Gerardo Suter e Yvonne Venegas.

 

*Fotografía principal: Maya Goded, de la serie “Tierra de Brujas”

Lecciones de civismo, cortesía de un artista mexicano emergente

Mario Zarza nos recuerda que México es nuestro y a todos nos toca cuidarlo (especialmente a los creativos).

Cuando buscamos lecciones de civismo; auténticos consejos para mejorar nuestra relación con el entorno y con quienes nos rodean, no lo hacemos en el arte. A ese campo misterioso nos acercamos por otro tipo de experiencias, tal vez más “personales”, que nos hacen reflexionar sobre nosotros mismos y no sobre la forma en que hacemos comunidad. Pero vale la pena replantear esta perspectiva, sobre todo frente a la obra de un artista preocupado por trabajar desde su práctica la forma en que nos relacionamos con los con-ciudadanos y con este país.

artista-mexicano-emergente-arte-contemporaneo-mexico-exposiciones-mario-zarza

Hablamos de Mario Zarza, un artista mexicano emergente que se ofreció a darnos su visión sobre la forma en la que el arte puede convocar a lo comunitario, a lo diverso y ser una invitación explícita a reapropiarse de este inmenso y complejo espacio que es México, para cuidarlo y, por qué no, hacerlo más agradable para todos.

Mario lleva 6 años trabajando como artista plástico, específicamente como pintor y escultor. En su obra resuelve las pasiones que emanan sus entrañas, pero también trata de generar vínculos con su exterioridad. Un dato curioso es que después de licenciarse en Negocios Internacionales por el Anderson National College, terminó por dedicarse a un campo con un sabor muy distinto. Afortunadamente, la decisión ha rendido buenos frutos, probando que ser creativo no es un trabajo “de segunda”, todo lo contrario.

También en Más de México: Una de las grandes mentes de la actualidad tiene un consejo para los jóvenes creativos mexicanos.

Desde el Columpio

artista-mexicano-emergente-arte-contemporaneo-mexico-exposiciones-mario-zarza

Como evidencia nos ofrece su más reciente exposición, Desde el Columpio, que estará abierta en las instalaciones de la Galería Arte XXI en la Ciudad de México hasta el 4 de agosto. Lo que encontrarás ahí son piezas ligadas al proceso que implicó el diseño, producción y montaje de “El Hombre de los Columpios”, un proyecto escultórico monumental y dinámico, instalado en el Parque la Mexicana en Santa Fé.

artista-mexicano-emergente-arte-contemporaneo-mexico-exposiciones-mario-zarza

“El Hombre de los Columpios” es un fantástico personaje metálico de una tonelada que sostiene tres columpios. Sin duda es una invitación a que los niños que visitan el parque se acerquen al arte de una manera muy especial. No solo porque la pieza, a estos espectadores tan peculiares, no les acontece como arte, sino como juego; también porque encarna la manera en la que Mario entiende lo que significa ser artista. 

Lecciones de civismo, cortesía de Mario Zarza

artista-mexicano-emergente-arte-contemporaneo-mexico-exposiciones-mario-zarza

Lo rico de platicar con un artista es que, como espectador de su obra, puedes pedirle mucho más que explicaciones técnicas sobre lo que hace. Pocos campos se abren a preguntas sobre cosas más humildes: las sensaciones (físicas y emocionales) que provoca el hacer; la justificación personal para trabajar de cierta forma y, claro, el compromiso que impulsa a cada creador a invertir sudor y tiempo es estos curiosos productos.

Así, de las palabras de Mario sobre su obra se pueden extraer valiosas lecciones para la vida cotidiana.

También en Más de México: Sobre la boyante escena del arte contemporáneo en México

El artista es un obrero

Citando a Diego Rivera, Mario Zarza nos recuerda que el artista es un obrero y para rematar nos dice que “como obrero, debe sudar su obra”. Así, todo lo que hagamos (aunque no seamos artistas) debería venir del esfuerzo, del enfoque, de las ganas de generar cambios. En cierto sentido, todos le debemos este “sudor” a nuestros paisanos.

Hay que luchar por las convicciones

El compromiso con la práctica es vital; sin este, no podemos construir nada que dure o que implique una auténtica diferencia en la paisaje. Mario Zarza dice: “hay que luchar por las las convicciones. No hay de otra.” También nos recuerda que a los mexicanos nos sobran cualidades para emprender esta pelea, empezando por una riqueza cultural inmensa y una resiliencia palpitante. Pero como bien dice, “tenemos que empezar por limpiar nuestra casa, estar bien conscientes de dónde venimos, de por qué nos comportamos históricamente de las maneras en que lo hacemos.” Lo que queda es tomar posición, crear un discurso y actuar con convicción.

artista-mexicano-emergente-arte-contemporaneo-mexico-exposiciones-mario-zarza

El peor enemigo es la (propia) ignorancia

Por otro lado, frente a la pregunta de los retos a los que se enfrenta como creador, Mario afirma que “Mi peor enemigo es la ignorancia. La ignorancia, será mi batalla hasta la muerte. Especialmente mi propia ignorancia.” Así, luchar por las convicciones es vital, pero siempre hay que asumir los propios límites, no dar nada por hecho, hacer(se) preguntas y buscar a los demás para aprender más y más.

Tus prácticas deben convocar a lo comunitario

“El Hombre de los Columpios” es el ejemplo perfecto. La pieza convoca a la diversidad y, al mismo tiempo, a volver a ocupar los espacios comunitarios y respetarlos. En sus palabras “a cuidar lo nuestro”.

“México es nuestro y tenemos que tomarlo de esa manera y hacernos responsables de él.”

El trabajo en equipo es vital

El asunto de la diversidad es básico. En cierto sentido la cara negativa de esta cualidad se traduce en discriminación. Pero eso en México tiene que parar. Tenemos que aprender a trabajar en equipo, desde los pequeños proyectos, hasta las grandes transformaciones sociales.

“Lo que nos toca en este momento histórico es trabajar en crear un sentido de pertenencia, volvernos a reivindicar con nuestras raíces… La diversidad tiene que existir per sé.”

Como dice Mario, todo empieza por la tolerancia y la empatía: “Tenemos que dejar de pensar únicamente en nosotros mismos y empezar a vernos en unidad”. Como ejemplo, vuelve a “El Hombre de los Columpios”, un proyecto en el que colaboran personas muy distintas y que además tuvo que superar toda clase de inequidades y asuntos burocráticos. Si se logró esto, dice Mario, ¿qué no podríamos lograr todos juntos?

También en Más de México: Remixeando las raíces mexicanas a través del arte: 5 brillantes ejemplos

artista-mexicano-emergente-arte-contemporaneo-mexico-exposiciones-mario-zarza

El civismo está en las pequeñas cosas

Dice Mario: “Empecemos por nuestra casa, antes de señalar al vecino. Cuando señalamos, tres dedos nos apuntan a nosotros. No destruir, no tirar basura. Plantar un árbol. Suena a cliché, pero es verdad. Ser amables, ser cordiales, ceder el asiento. En una palabra: civismo.”

*Imágenes: 1, 3, 4, 5 y 6) Mario Zarza; 2) Secretaría de Cultura

Hipnóticos time-lapse de algunos de los sitios más hermosos de México

Déjate llevar por la visión surreal de estos paisajes palpitantes…

Detrás de los time-lapse hay un ejercicio de paciencia y, tal vez, una invitación a reflexionar sobre el tiempo.

Estos experimentos visuales consisten en construir un video utilizando una serie de fotografías tomadas en intervalos constantes, desde el mismo enfoque y, después, conjugarlas como si fuera una película de animación “stop motion”, pero acelerada. Así, un time-lapse puede mostrar horas en tan solo unos minutos. Con un poco de ingenio se pueden transformar en un formato bellísimo que pone en amplia perspectiva la durabilidad de cada uno de los objetos que transitan el espacio representado.

En el time-lapse se hace evidente que, aunque todo está en movimiento (porque el universo está vivo) hay cosas que mantienen más consistencia, como las montañas, los edificios, los grandes árboles; y, otras, que son, más bien, contingentes, como las personas y las nubes. La paciencia está claro en el ejercicio de la cámara, que aguarda el tiempo que nosotros no nos permitimos para observar, con la mirada fija. Esa paciencia recompensa al lente con la visión de curiosos detalles.

Ojalá nos diéramos el tiempo para dejarnos llevar por la visión surreal de los paisajes mexicanos; sin embargo, en la rapidez se anuncia otra cosa, que tampoco deberíamos perder de vista. Mirar el mundo detenidamente es como mirarlo de cerca; mientras que observar el tiempo pasar aceleradamente, nos permite cierta distancia que revela hermosos patrones: el palpitar de la tierra; las formas repetitivas de las olas sobre la playa; el tránsito de las nubes; el humo de los volcanes; el ir, detenerse, venir de las personas.

El time-lapse demuestra que nuestra tierra respira, con un ritmo relativamente constante, como si soñara apaciblemente. Te dejamos una selección de hipnóticos time-lapse de algunos de los sitios más hermosos de México, para que tú también lo descubras.

*Imagen destacada: Carlos Adampol 

El poco conocido padre de Frida Kahlo (y sus increíbles fotografías)

Un hombre de personalidad fría, pero cuya mirada fotográfica capturó a México, su más grande musa. Conoce su legado y difúndelo.

Caracterizado por una personalidad racional, Guillermo Kahlo vivió su historia como los edificios que retrataba: a partir de la fuerza y la construcción de un legado. Aunque, y a pesar de su frío temple, la belleza y seducción de México lo volvió un romántico empedernido.

Todos los caminos llevan a México

mexico-arte-guillermo-kahlo-fotografia-mejores-fotografos
Autorretrato

Hablar de la historia de Guillermo Kahlo antes de su llegada a México es una misión casi imposible. Respecto a ésta, los datos biográficos como su nacimiento en Pforzheim, Alemania; su nombre original: Carl Wilhelm Kahlo o su estancia en la Universidad de Erlangen-Núremberg son los más conocidos.

No obstante, la existencia en torno a una anécdota familiar u otro detalle de su vida se desconoce. Y es que este misterio nos revela algo más: el apellido Kahlo estaba destinado a sólo escribirse en México. Tanto así, que cuando Wilhelm llegó a tierras mexicanas en 1890, la sincronía con este país lo llevó casi de inmediato a hispanizar su nombre como Guillermo.

mexico-arte-guillermo-kahlo-fotografia-mejores-fotografos
Matilde y Guillermo

Este acto, el cual también podría interpretarse como un deseo de abandonar su antigua vida, lo colocó en los rieles de un nuevo camino. Uno que, al poco rato, lo hizo casarse en 1893 con María Cardeña, esposa con la que compartiría un pequeño lapso de su vida, hasta que en 1898 quedó viudo. Sin embargo, la historia no le deparaba la soledad a Guillermo, por lo que se casó con Matilde Calderón, mujer con la que años después tendría a su famosa hija Frida.

Una profesión familiar

Autorretrato en su taller

El gusto por el arte llegó a Kahlo cuando su suegro (del segundo matrimonio) lo hizo incursionar en la fotografía y, poco después, abrir un taller.

Dicha inclinación se volvió un oficio cuando aceptó su primera comisión, fotografiar la Casa Boker, un caso de éxito, debido a que fue el producto impreso más difundido de sus tiempos en el continente americano.

mexico-arte-guillermo-kahlo-fotografia-mejores-fotografos
Fotografía de la Casa Boker, actualmente Sanborns Boker.

Pero este no sería el único logro en la vida de Guillermo Kahlo. Su estilo era único y su visión de vanguardia concordaba con la que el gobierno de Porfirio Díaz quería dar al mundo

Su legado fotográfico

mexico-arte-guillermo-kahlo-fotografia-mejores-fotografos
Imagen del Palacio Legislativo, actualmente Monumento de la Revolución

Entre sus trabajos más reconocidos estuvieron la producción de album México 1904 y el registro visual de la Casa de los Azulejos; la Cámara de Diputados en Donceles, el Palacio de Bellas Artes, el Hospicio de Niños y la captura del retablo de iglesias, imágenes que él tomó por iniciativa propia

mexico-arte-guillermo-kahlo-fotografia-mejores-fotografos
Algunas de las fotografías que hizo de retablos

No obstante, y más allá de que su estilo sería nacionalmente conocido por el avance tecnológico que la época del Porfiriato quería dar, Kahlo demostró tener un lado suave cuando se trataba de fotografía a su hija predilecta, Frieda.

mexico-arte-guillermo-kahlo-fotografia-mejores-fotografos
Fotografía de la niña Frieda (Frida)

Y es que, en las fotografías  que Guillermo tomó de Frida, aparece otro tipo de estética, más cálida y humana. Esto nos muestra la  versatilidad del artista y, más que nada, la valía e importancia de rescatar este personaje en la historia del arte.