Un astrofísico mexicano acaba de descubrir algunas de las galaxias más antiguas del universo

Frenk Mora descubrió que algunas galaxias tienen más de 13 mil millones de años…

Sin duda las noticias sobre el universo son en igual medida intrigantes y vertiginosas. Es absolutamente fantástico pensar que algunas de las primeras galaxias se formaron hace más de 13 mil millones de años, como acaba de demostrar Carlos Frenk Mora, científico de la UNAM y reconocido astrofísico mexicano.

astrofisico-mexicano-unam-frenk-mora-galaxias-mas-antiguas-universo-descubre

También en Más de México: 8 razones por las que la UNAM es la universidad más hermosa de Latinoamérica

Solo el aparatoso número (¡13 mil millones!) nos parece inimaginable y sugiere distancias que nos hacen ver ínfimos: nuestras edades parecen apenas instantes. Sin embargo, estar cada vez más cerca del origen del espacio que habitamos (en gran escala) es realmente apasionante o, en palabras de Frenk Mora:

“Encontrar algunas de las primeras galaxias que se formaron en nuestro universo orbitando en el patio trasero de la Vía Láctea es el equivalente astronómico a encontrar los restos de los primeros humanos que habitaron la Tierra. Es muy emocionante.”

Y aunque lo que encontró (edades de las galaxias ancestrales Segue-1, Bootes I, Tucana II y Ursa Major I) no fue en absoluto accidental, sino un proceso investigativo fundamentado en el modelo contemporáneo que explica la evolución del universo (Lambda de materia oscura-fría) sí implicó tomar un pequeño riesgo. Resulta que las galaxias estudiadas son pequeñas y se consideran “satélites” de otras más grandes, como la Vía Láctea y Andrómeda, por ello habían sido ignoradas por otros investigadores; pero Frenk Mora y su equipo no dudaron en explorar lo que ahora llaman “un nuevo tesoro para aprender del universo primitivo”.

astrofisico-mexicano-unam-frenk-mora-galaxias-mas-antiguas-universo-descubre

Y es que hasta para el espacio —la extensión donde se posiciona la materia que conforma todo lo que conocemos y sospechamos— parece haber una historia relativamente rastreable, a través de los indicios y pistas que van dejando las estrellas, galaxias y, en mínima escala, los científicos como Frenk Mora que obsesivamente las observan.

El descubrimiento es realmente impresionante y nos deja un paso más cerca de comprender al universo y, también, aunque de forma incidental, nos regala una rica lección de humildad. Nuestra materia y nuestro tiempo son solo un suspiro comparado con el tiempo y materia de las estrellas y las galaxias; ojalá hagamos de ese suspiro algo auténticamente brillante.

También en Más de México: Wakah Chan, la Vía Láctea para los mayas

*Imágenes: 1 y 3) Creative Commons; 2) Aristegui Noticias.

6 ecoinventos revolucionarios de mexicanos

Se sabe poco, pero en el mundo de la ecología, mentes mexicanas están aportando soluciones que se han recibido como revolucionarias.

Hoy hemos afectado negativamente a la madre Tierra como nunca en la historia del mundo, y por ello pareciera que la única justificación de la tecnología (ya que no nos ha llevado a tener un mundo más equilibrado) sería enfocarla al desarrollo en armonía con la naturaleza.

Numerosos inventos han demostrado que la mejora de la calidad de vida no necesariamente debe dañar al planeta, y de hecho el concepto de calidad de vida solo funcionará si verdaderamente propicia esta cualidad a largo plazo.

Quizá no lo sabes pero algunos inventos de mexicanos en los últimos años han significado un parteaguas en la relación que podemos tener con la natura hoy que preservarla debiera ser la máxima.

Acá algunos ejemplos:

Sergio Jesús Rico Velasco:

silosdeagua1

Con el cambio climático, su invento ha sido reconocido como fundamental para afrontar las sequías (de hecho la falta de agua será uno de los problemas del futuro). Rico Velasco fue nombrado como la mente más brillante por la revista más popular de ciencia en el mundo, Discovery. Su invento ha sido comercializado en países como la India, Colombia, Guatemala, Honduras, Ecuador, Nicaragua, España, Portugal, Dubai, Haití y Estados Unidos. “Silos de agua” se trata de un polímero en forma de polvo que se entierra a la altura de la raíz de la planta, cuando llueve este absorbe el agua y se vuelve sólido. El agua permanece así mientras es consumida por la planta según la va necesitando. Una vez que se termina la humedad del polímero éste vuelve a hacerse polvo y cuando llueve nuevamente vuelve a encapsular el agua, manteniéndose en la tierra por un lapso de ocho a 10 años. Su revolucionario invento reduce de un 50 a 90% el consumo de agua en la agricultura. Sin exagerar, podría ser fundamental en la soberanía alimentaria mundial en un futuro.

Ricardo Flores:

Foto del motor y sus componentes.

Este estudiante de Mecatrónica en la Universidad del Valle de México creó un motor de 100% hidrógeno para autos, y aunque las bases de su invento existían, su modelo simplificado es tan accesible como el costo de 20 mil pesos. Su invento es considerado como revolucionario, hoy que el uso de automóviles genera CO2 y aparece como una tendencia francamente apocalíptica. Puedes conocer más de su invento, acá.

 

Gabriel Castañeda Nolasco, Universidad Autónoma de Chiapas (Unach), UNAM y Laboratorio Nacional de Vivienda de CONACYT

techos verdes económicos chiapas

Este proyecto en colaboración con las instituciones mencionadas a podría mejorar enormemente la calidad de vida en las ciudades de los países en desarrollo. Luego de 12 años de investigación, consiguieron techos verdes con la capacidad de modificar la temperatura de los hogares hasta en 17ºC. Estos, a su vez, están pensados para acoplarse en casas de beneficencia social, lo que, de verdad, podría mejorar la calidad de vida de muchas personas e incentivar la calidad del aire en urbes enteras. Puedes conocer más del proyecto, acá. Cabe apuntar que Castañeda Nolasco no es el líder del proyecto pero sí uno de los miembros más importantes en este y de hecho puedes contactarlo en el anterior enlace.

 

Héctor Ortiz Chávez y Jorge Luis Hinojosa Magaña

maquina recicladora unicel mexicanos

Inventaron la primera máquina recicladora de unicel, también conocido como poliestireno expandido (EPS). El unicel es muy común y es uno de los materiales más contaminantes del mundo (puede tardarse hasta 500 años en desintegrarse). Esta máquina, llamada por sus creadores  máquina REPS-01 (Reciclaje de EPS prototipo 01 , es capaz de convertir convertir cualquier artículo fabricado de unicel en pequeñas esferas reutilizables para reglas, plumas o marcos. Conoce más del proyecto, acá.


Clarissa Camargo TapiaJulisa Guadalupe Lugo Pacheco y Doryan Brenda Laura:

Han elaborado un invento con mucílago de nopal, económico y ecológico, capaz de purificar el agua con una poderosa potencia como para separar metales pesados como arsénicos, floruro, plomo, residuos fecales, etc., Este podría ser una gran alternativa para materiales expulsados de la industria química, por ejemplo. Estas chicas son estudiantes y apenas tiene unos 17 años

 

Cristian Alejandro de León Gómez

Destilador solar de agua. El mexicano Cristian Alejandro de León Gómez desarrolló un dispositivo que destila el agua de manera económica y usando al astro madre. Este destilador solar permite separar en un mismo recipiente distintas sustancias con la aplicación de calor. Lee más aquí. 

Como mención, también destacan la creación del plástico biodegradable a partir de bacterias por parte de Daniel Segura González y Guadalupe Espín Ocampo de la UNAM, el prototipo que genera electricidad con las olas del mar de Francisco Ocampo Torres, investigador del Departamento de Oceanografía Física, y la elaboración de plástico biodegradable a partir de residuos de leche de la empresa mexicana de biorefinería Xeiba Nutraingredients.

Y no debemos olvidar a Mario Molina, cuyo descubrimiento le valió el Nobel de Química y alertó a la humanidad de un fenómeno catastrófico aunque reversible: el agujero de la capa de ozono.

 

*Imágenes: 2) lluviasolida.com.mx; 3)SinEmbargo.mx; 4)Agencia ID; 5)reciclaunicel.com.mx

Descubren canales y chinampas en un barrio viejo de la Ciudad de México (VIDEO)

El hallazgo de las chinampas confirma su uso como herramienta agrícola, aunque también como una manera de ampliar la zona urbana.

 

De allí vimos las tres calzadas que entran a México, que es la de Iztapalapa, que fue por la que entramos cuatro días había, y la de Tacuba, que fue por donde después salimos huyendo la noche de nuestro gran desbarate(…) y la de Tepeaquilla. Y veíamos el agua dulce que venía de Chapultepec (….) Y en aquellas tres calzadas, las puentes que tenía hechas de trecho a trecho, por donde entraba y salía el agua de la laguna de una parte a otra; y veíamos en aquella gran laguna tanta multitud de canoas, unas que venían con bastimentos y otras que volvían con cargas y mercaderías.

Bernal Díaz del Castillo, Historia verdadera de las cosas de la Nueva España

El sistema de chinampas de la gran México-Tenochtitlán fue uno de los aspectos que más asombró a los españoles cuando llegaron a este lugar. Tenochtitlán, una ciudad fundada en un lago, que además había adecuado sus aguas como sistema de cultivo (las chinampas eran balsas rellenas de tierra y cultivadas) y como medio de transporte. El dinamismo de esta fascinante urbe era encomiable, una muestra de la grandeza del imperio mexica, su culminación estética y estratégica.

Hoy, bajo los cimientos de la Ciudad de México aún yacen vestigios de las chinampas y canales que la poblaron. El INAH ha comenzado una excavación exhaustiva que prueba lo anterior. En la colonia Tránsito arqueólogos han registrado unas treinta chinampas donde se asentaba Ateponazco. Este predio llamado Lorenzo Boturini albergó durante treinta años la refresquera Cooperativa Pascual.

Las chinampas encontradas fueron construidas por la gente de Ateponazco, que en lengua náhuatl significa “donde el agua hierve o suena”, del gran barrio de Teopan “. Era un lugar fangoso rodeado de agua que fue transformado por los habitantes de la cuenca de México para, del ceno que yacía en el fondo del lago, construir estas parcelas donde cultivarían su alimento y asentarían sus viviendas.”

La longitud de las chinampas es de entre 26 y 36 metros, con una altura de 70 centímetros y de ancho con entre dos y ocho metros.

Debieron estar destinadas al cultivo de autosustento: de maíz, calabaza, chile, chayotes, chilacayotes, plantas de ornato, etcétera. Debido a que las aguas en esta parte de la cuenca de México son someras, se extrajo turba (formada de residuos vegetales) del fondo del lago para preparar el cimiento de la chinampa y sobre ella depositaban otros materiales vegetales de desecho. Las parcelas las cercaban con piedras y se plantaban estacas de ahuejote que también ayudaban a contener dichas piedras y el núcleo de las chinampas”. (…) Las chinampas constituyeron un agroecosistema, pero también cumplieron una función de urbanización, en este caso sirvieron para extender la ciudad de México-Tenochtitlan, y ganarle terreno al lago. Las chinampas constituyeron un agroecosistema, pero también cumplieron una función de urbanización, en este caso sirvieron para extender la ciudad de México-Tenochtitlan, y ganarle terreno al lago. Declaró Raúl Barrera Rodríguez coordinador de este trabajo arqueológico.

 

 

*Imagen: ezgrogarden.com

El “Académico del Año” en Alemania es mexicano

Raúl Rojas González es una eminencia de la inteligencia artificial. Ha desarrollado cientos de robots, desde insectos hasta automóviles que se manejan con impulsos cerebrales.

Raúl Rojas González tiene una licenciatura, dos maestrías y un doctorado. Sus padres formaron parte de la primera generación de universitarios en México y de ahí que hayan inculcado a sus hijos la importancia de la educación. Estudió en el Instituto Politécnico Nacional y recientemente fue nombrado en Alemania como el Académico del Año, una distinción ganada por primera vez por un Latinoamericano.

Desde hace 19 años se naturalizó también como alemán y aún “se dice orgullosamente Politécnico”. Es uno de los expertos en robótica más importantes del mundo, ha desarrollado cientos de estos nuevos artefactos humanoides.

Llegó a Alemania desde 1988 para estudiar su maestría en la Universidad Libre de Berlín y ahora es académico e investigador en la misma institución.

Sus creaciones

Ha elaborado desde robots-insecto que ayudan a entender a los científicos la naturaleza, también automóviles que son conducidos con impulsos cerebrales, lentes biónicos que permiten leer a los ciegos o una silla de ruedas que funciona con comandos de voz para las personas parapléjicas, entre muchos otros proyectos.

Pensamiento

Rojas cree en la “circulación de cerebros”, que es cuando salen los talentos a estudiar al extranjero pero colaborando en distintos proyectos con el país de origen. Aunque dejó el país en 1988 mantiene un intercambio con universidades mexicanas y en cada proyecto busca integrar a universidades nacionales.

A Alemania se fue para estudiar el doctorado, había ya tenido contacto con la inteligencia artificial cuando trabajó en Centro de Investigación Nuclear en México mientras era estudiante y en solo dos años se había convertido en en líder del Grupo de Sistemas Operativos de dicha institución.

[vivelohoy]

*Imagen: Yaotzin Botello/Reforma