Un astrofísico mexicano acaba de descubrir algunas de las galaxias más antiguas del universo

Frenk Mora descubrió que algunas galaxias tienen más de 13 mil millones de años…

Sin duda las noticias sobre el universo son en igual medida intrigantes y vertiginosas. Es absolutamente fantástico pensar que algunas de las primeras galaxias se formaron hace más de 13 mil millones de años, como acaba de demostrar Carlos Frenk Mora, científico de la UNAM y reconocido astrofísico mexicano.

astrofisico-mexicano-unam-frenk-mora-galaxias-mas-antiguas-universo-descubre

También en Más de México: 8 razones por las que la UNAM es la universidad más hermosa de Latinoamérica

Solo el aparatoso número (¡13 mil millones!) nos parece inimaginable y sugiere distancias que nos hacen ver ínfimos: nuestras edades parecen apenas instantes. Sin embargo, estar cada vez más cerca del origen del espacio que habitamos (en gran escala) es realmente apasionante o, en palabras de Frenk Mora:

"Encontrar algunas de las primeras galaxias que se formaron en nuestro universo orbitando en el patio trasero de la Vía Láctea es el equivalente astronómico a encontrar los restos de los primeros humanos que habitaron la Tierra. Es muy emocionante."

Y aunque lo que encontró (edades de las galaxias ancestrales Segue-1, Bootes I, Tucana II y Ursa Major I) no fue en absoluto accidental, sino un proceso investigativo fundamentado en el modelo contemporáneo que explica la evolución del universo (Lambda de materia oscura-fría) sí implicó tomar un pequeño riesgo. Resulta que las galaxias estudiadas son pequeñas y se consideran "satélites" de otras más grandes, como la Vía Láctea y Andrómeda, por ello habían sido ignoradas por otros investigadores; pero Frenk Mora y su equipo no dudaron en explorar lo que ahora llaman "un nuevo tesoro para aprender del universo primitivo".

astrofisico-mexicano-unam-frenk-mora-galaxias-mas-antiguas-universo-descubre

Y es que hasta para el espacio ?la extensión donde se posiciona la materia que conforma todo lo que conocemos y sospechamos? parece haber una historia relativamente rastreable, a través de los indicios y pistas que van dejando las estrellas, galaxias y, en mínima escala, los científicos como Frenk Mora que obsesivamente las observan.

El descubrimiento es realmente impresionante y nos deja un paso más cerca de comprender al universo y, también, aunque de forma incidental, nos regala una rica lección de humildad. Nuestra materia y nuestro tiempo son solo un suspiro comparado con el tiempo y materia de las estrellas y las galaxias; ojalá hagamos de ese suspiro algo auténticamente brillante.

También en Más de México: Wakah Chan, la Vía Láctea para los mayas

*Imágenes: 1 y 3) Creative Commons; 2) Aristegui Noticias.