Sobre el antiguo santuario maya que podría cambiar la historia de Chichen Itzá para siempre

Sin duda una noticia que abruma y emociona: en tierra maya han sido encontradas insólitas ofrendas a Tláloc…

Aunque parezca increíble, seguimos descifrando el pasado. Y este no se cansa de sorprendernos. Por lo menos ese resultado han tenido los insólitos descubrimientos que el investigador del INAH Guillermo de Anda y su equipo han realizado en la cueva de Balamkú, en Yucatán.

El recinto, aunque fue hallado hace 50 años, no había sido explorado hasta ahora y lo que se encontró allí es verdaderamente deslumbrante. Se trata de una serie de ofrendas compuestas por collares de jade, concha y hueso y diversos artefactos de cerámica; todos, los 200 objetos hasta ahora identificados, preciosamente intactos. Además se encontraron cenizas y restos de alimentos.

Pero lo más extraño es la presencia de la figura de Tláloc, una de las deidades clave en el panteón de los pueblos prehispánicos hacia el centro del país. En el panteón de los mayas existe una deidad similar (dios de la lluvia y el clima), se trata de Chaac; sin embargo, estas ofrendas claramente fueron dedicadas a su “homólogo” mexica.

Los investigadores declararon que han descartado la “hipótesis inicial de una invasión tolteca sobre los mayas” y aunque aún no se puede determinar cómo, hubo “influencia del centro de México hacia Chichen Itzá”. Las investigaciones futuras podrían terminar por obligarnos a reescribir la historia del sitio y eso es francamente increíble.

Aunque, tal vez lo más emocionante de la historia es que nunca podremos terminar de construirla. En ese sentido, siempre se queda abierta una puerta que nos obliga a ser un poquito más flexibles; estar dispuestos a abandonar nuestros panoramas y aceptar que nuestro origen es elusivo. Además, hay algo realmente delicioso en estar descubriendo  constantemente cosas nuevas, una sensación de que lo que nos queda por conocer es infinito y, solo por eso, nosotros también.

*Imágenes: Karla Ortega/Cuartoscuro

Si no conoces estos 10 sitios arqueológicos, no conoces México

El legado de las culturas mesoamericanas de México es uno de los más importantes del mundo; estos imperdibles sitios arqueológicos lo constatan.

Los sitios arqueológicos de un país son uno de los mejores conductos para conocer su historia. Los edificios y construcciones erigidos hace siglos por civilizaciones milenarias son la huella del pasado, y nos ayudan a explicar nuestro presente. Piedra sobre piedra, las manos de nuestros ancestros construyeron un México que ya no es el mismo, pero que sentó las bases para dar forma a nuestra cultura y nuestras tradiciones.

sitios-arqueologicos
Imagen de: México Destinos

Estas tradiciones están permeadas por la sabiduría e ingenio de los pueblos mesoamericanos, quienes plasmaron en sus obras un conocimiento que nos define. México es uno de los países con más sitios arqueológicos en el mundo: decenas de culturas se sucedieron a través del tiempo y convivieron en su territorio. Los vestigios de sus ciudades y sus templos aún permanecen, y tenemos la fortuna de tener acceso a ellos y admirar la capacidad de sus prolíficos artífices.

Hacer una lista de los sitios arqueológicos más significativos no es fácil; sin embargo, para esta selección se priorizó la variedad de culturas y estilos, más allá de su atractivo turístico. A pesar de que los mayas son los más representados (difícil que no lo fueran), se intenta abarcar más pueblos y más localizaciones. Sin más, los 10 sitios arqueológicos en México que debes conocer:

1: Teotihuacán, Estado de México

sitios-arqueologicos
Imagen de: xataka.com.mx

El “lugar donde los hombres se convierten en dioses” es, probablemente, uno de los sitios arqueológicos con que más se identifica a nuestro país. Sus monumentales construcciones, como la Pirámide del Sol y la Pirámide de la Luna, dan cuenta del esplendor de esta civilización. Los teotihuacanos fueron una de las principales fuerzas de la región, hasta que la inestabilidad política, los conflictos internos y los cambios climatológicos la llevaron al colapso. Su apogeo fue durante el Periodo Clásico, entre los siglos III y VII d.C.

 2: Palenque, Chiapas

sitios-arqueologicos
Imagen de: CNN

Las grandes edificaciones de Palenque, como el Gran Palacio, el Templo de las Inscripciones o el Gran Juego de Pelota, fueron nombradas Patrimonio Cultural de la Humanidad. Es uno de los mejores ejemplos de la importancia de la cultura maya. Uno de sus principales atractivos es que se encuentra rodeado de selva, por lo que llegar hasta allí es toda una aventura. Los primeros asentamientos de la región datan del Periodo Formativo, alrededor del 100 a.C., pero se cree que alcanzó su apogeo durante el Periodo Clásico.

 3: Monte Albán, Oaxaca

sitios-arqueologicos
Imagen de: Wikimedia Commons

Monte Albán es uno de los principales vestigios de las culturas zapoteca y mixteca. Fue fundada en el Preclásico Tardío, alrededor del año 500 a.C., y se cree que tuvo contacto con la civilización teotihuacana. Localizada a 10 km de la ciudad de Oaxaca, domina sus alrededores desde la cima de un cerro. Llegó a tener alrededor de 35,000 habitantes, y era un importante lugar de intercambio, ya que había una gran confluencia de culturas.

4: Chichén Itzá, Yucatán

sitios-arqueologicos
Imagen de: xataka.com.mx

Otro de los sitios arqueológicos más icónicos de México. Sus preciosas construcciones, como El Castillo, El Caracol y el Templo de las Mil Columnas, le granjearon el título de una de las siete maravillas del mundo moderno. Este importante asentamiento maya fue construido cuando ya comenzaba el declive de esta legendaria civilización. Sus habitantes la fundaron hacia el 300 d.C., y se consolidó como el principal centro de poder la península entre los periodos Clásico y Posclásico.

5: Yaxchilán, Chiapas

sitios-arqueologicos
Imagen de: xataka.com.mx

Esta antigua ciudad maya, originada en el Periodo Preclásico, se localiza a las orillas del río Usumacinta. De hecho, ese necesario abordar una lancha para llegar al sitio. Sus edificios se conservan en buen estado, pero denotan el paso del tiempo: la naturaleza ha reclamado parte de ellos, y se da una muy pintoresca simbiosis entre el medio natural y las construcciones. Como está localizada en medio de la selva, uno puede escuchar los aullidos de los monos y los trinos de los pájaros: es como entrar a un lugar por donde el tiempo no ha pasado de igual manera.

6: El Tajín, Veracruz

sitios-arqueologicos
Imagen de: México Desconocido

La edificación más emblemática de este sitio arqueológico es la Pirámide de los Nichos. La cultura totonaca es la responsable de esta maravilla arquitectónica, y dejó su legado plasmado en sus relieves y en su pintura mural. Cuenta con 17 juegos de pelota, lo cual lleva a creer que también hubo una gran confluencia de culturas, y que estuvo habitada durante varios siglos. Su apogeo fue entre los periodos Posclásico y Epiclásico, entre los años 800 y 1150.

7: Xochicalco, Morelos

sitios-arqueologicos
Imagen de: xataka.com.mx

El “lugar de la casa de las flores” es uno de los sitios arqueológicos más importantes del centro-sur del país. Su Templo de la Serpiente Emplumada y sus magníficas estelas son suficiente excusa para visitar este maravilloso lugar. Se cree que su esplendor estuvo directamente relacionado con la caída de Teotihuacán; algunos investigadores sugieren que la ciudad fue fundada por los emigrantes de dicha ciudad. Su periodo de apogeo fue en el Periodo Epiclásico, entre los años 650 y 900. Además, se considera cuna del culto y adoración a Quetzalcóatl.

8: Mitla, Oaxaca

sitios-arqueologicos
Imagen de: gob.mx

La segunda ciudad perteneciente a las culturas zapoteca y mixteca de la lista fue un importante centro religioso de la región. Alcanzó su cenit en el Periodo Epiclásico, al tiempo que Monte Albán decaía, y se convirtió en un centro de poder político para los zapotecas del valle. Su abundante decoración, columnas monolíticas y restos de pintura mural son lo más notable del sitio. Además, su nombre es una castellanización de Mictlán, el “lugar de los muertos”, mejor conocido como el inframundo prehispánico. La fuerte carga religiosa de Mitla llevó a los evangelizadores a construir una iglesia sobre uno de sus edificios principales.

9: Tula, Hidalgo

sitios-arqueologicos
Imagen de: xataka.com.mx

Tollan-Xicocotitlán fue la capital del estado tolteca, el cual se desarrolló durante el Periodo Posclásico Temprano. Su importancia e influencia fueron tan vastas, que el poderío y carga cultural de los toltecas definió al imperio mexica, además de llegar a lugares tan lejanos como Yucatán y Centroamérica. En Tula estaba asentado el principal poder político y comercial de los valles de México y de Puebla-Tlaxcala. Sus esculturas antropomorfas gigantes, conocidas como los atlantes, son el elemento más emblemático del sitio. Estas estatuas representan guerreros, lo cual da a entender que el ejercicio bélico era vital en la concepción del universo de los pueblos mesoamericanos.

10: Bonampak, Chiapas

sitios-arqueologicos
Imagen de: Flickr

Por último, nos acercamos de nuevo a la civilización maya. Bonampak, lo cual significa “muros pintados”, tuvo su apogeo en el Periodo Clásico Tardío, entre los años 580 y 800 d.C. El legado más importante de este asentamiento son sus pinturas murales, las cuales cubren varias paredes de los templos. Son de las más representativas del mundo maya y, además, se conservan en muy buen estado. Las pinturas cuentan una historia, posiblemente de una gran batalla, y nos ayudan a desentrañar los enigmas de la cultura maya. Tal es el impacto de estas representaciones pictóricas, que la muralista guatemalteca Rina Lazo realizó una reproducción fidedigna de ellos, la cual se exhibe en el Museo Nacional de Antropología.

Así termina nuestra lista de los 10 sitios arqueológicos en México que debes conocer. Pero, en realidad, todos son importantes, y vale la pena hacer el esfuerzo para visitar la mayoría de ellos para conocer mejor a nuestro país y al legado de nuestros ancestros.

Otro tipo de legado mexicano: 5 mercados con valor cultural e histórico en la CDMX.

*Imagen destacada de: Getty Images

El INAH celebra sus primeros 80 años con estas imperdibles líneas del tiempo virtuales

Apasionados de la arqueología y la historia de México, no dejen de visitar este sitio web que recopila 80 años de increíbles descubrimientos.

La historia de México y las piezas, edificios, monumentos y documentos que la hacen de evidencia, son inmensamente ricos y variados. En nuestro territorio habitaron grandes y complejas culturas, que dejaron una increíble herencia simbólica y material. 

No olvidamos que, además, son sumamente significativos, no solo para quienes los admiramos como fragmentos del pasado; también para las culturas vivas que son herederas de los antiguos mexicanos y sus cosmogonías.

inah-mexico-80-anos-historia-imagenes
1951

Fue por eso que en 1939, mientras gobernaba Lázaro Cárdenas, se fundó el Instituto Nacional de Antropología e Historia. Su misión fue desde el principio investigar, preservar, proteger y difundir el patrimonio arqueológico, antropológico e histórico de México. Además, el del Instituto dependen las exploraciones y la restauración de los monumentos arqueológicos y todas las prácticas científicas en torno a ellos. Así, gracias al INAH los mexicanos aprendemos cada día más sobre nuestro pasado.

inah-mexico-80-anos-historia-imagenes

El INAH es responsable de más de 100 mil monumentos, construidos entre los siglos XVI y XIX, además de 29 mil sitios arqueológicos. El número probablemente seguirá creciendo, pues las investigaciones continúan y la historia de México parece nunca agotarse. 

Por otro lado, esta entidad tiene a cargo 162 de museos, destacando el Museo Nacional de Antropología, uno de los más importantes del mundo entero. Y, por supuesto, no podemos olvidarnos de las Escuelas que están bajo el INAH, formando a los investigadores, antropólogos, etnólogos y restauradores del futuro.

inah-mexico-80-anos-historia-imagenes
1952

Es gracias a esta constante investigación e interés vivo por el patrimonio histórico de México, que se resguarda esta memoria colectiva que refuerza nuestro tejido social e identidad. Los mexicanos disfrutamos y reconocemos zonas arqueológicas, edificios y monumentos, gracias al trabajo que miles de investigadores han realizado a lo largo de 80 años.

INAH celebra sus 80 años con una increíble plataforma web

inah-mexico-80-anos-historia-imagenes
2016

Todo esto es motivo de celebración y si, como nosotros, tú eres un apasionado de la arqueología y la historia de México, no puedes dejar de visitar este sitio web que recopila 80 años de increíbles descubrimientos. Se trata de una extensa memoria visual del trabajo que ha realizado el INAH en las últimas 8 décadas, presentado de una forma muy creativa.

inah-mexico-80-anos-historia-imagenes
2015

Para entender cómo ha evolucionado la historia de la arqueología en México, visita el sitio y observa la extensa “Línea del tiempo” y los “80 años en imágenes”. Para ubicar las miles de zonas arqueológicas y monumentos y los cientos de museos administrados por el INAH, visita la sección “Galería de mapas”.

Solo visitando, activando, reinterpretando, reconociendo y redescubriendo nuestro patrimonio, podremos mantenerlo realmente vivo.

Rutas secretas de Chichén Itzá podrían confirmar su construcción basada en una “geografía sagrada” (VIDEO)

Estos pasajes secretos en Chichén Itzá podrían ser la prueba de que los mayas fundaron una relación mística entre su arquitectura, las cuevas y los cenotes.

Desde hace mucho años, nos hemos acostumbrado al misterio de nuestras ruinas. Atravesamos sus escondrijos y pasillos como quien ignora su secreto, y fingimos compartirlo. La sombra y los espectros de estos vestigios son las deidades del pasado y de los nuevos días. Y aunque parezca que su tiempo ha terminado, todavía permanecen ahí, ocultos en la naturaleza de las cosas. 

Chichén Itzá es un ejemplo vivo de estos vestigios que siguen evocando al misterio. Recientemente, el proyecto Gran Acuífero Maya (GAM) y el INAH iniciaron un mapeo subterráneo por el gran complejo maya, que recorre sus cuevas y cenotes, y atraviesa el esqueleto de las pirámides. El objetivo es claro y francamente loable: rastrear y documentar la fascinante geografía sagrada del lugar.

Mediante el uso de un radar de penetración terrestre, así como el empleo de señales electromagnéticas, estos investigadores planean demostrar la teoría de que en Chichén Itzá, existe un patrón “arquitectura-cueva o arquitectura-cenote”, dentro lo que podría ser un conjunto de túneles nunca antes descubiertos. Si bien existe la posibilidad de que sólo sean vacíos, ofrendas o depósitos mortuorios, la existencia de estos “huecos”, y su probable construcción bajo una geografia divina, es por demás intrigante.

Estos pasajes secretos en Chichén Itzá podrían ser la prueba de que los mayas fundaron una relación mística entre su arquitectura, las cuevas y los cenotes, aunque la razón todavía es desconocida. El especialista de la GAM, James Brady, relata que “A diferencia de la cosmovisión europea, donde las deidades estaban en el cielo, en el mundo maya, lo más sagrado y vivo era la tierra, por ello es que  formaciones como cuevas y cenotes eran tan sagrados, pues eran una vía de acceso al interior de la tierra, es decir, a la presencia de los dioses”.