Sobre el antiguo santuario maya que podría cambiar la historia de Chichen Itzá para siempre

Sin duda una noticia que abruma y emociona: en tierra maya han sido encontradas insólitas ofrendas a Tláloc…

Aunque parezca increíble, seguimos descifrando el pasado. Y este no se cansa de sorprendernos. Por lo menos ese resultado han tenido los insólitos descubrimientos que el investigador del INAH Guillermo de Anda y su equipo han realizado en la cueva de Balamkú, en Yucatán.

El recinto, aunque fue hallado hace 50 años, no había sido explorado hasta ahora y lo que se encontró allí es verdaderamente deslumbrante. Se trata de una serie de ofrendas compuestas por collares de jade, concha y hueso y diversos artefactos de cerámica; todos, los 200 objetos hasta ahora identificados, preciosamente intactos. Además se encontraron cenizas y restos de alimentos.

Pero lo más extraño es la presencia de la figura de Tláloc, una de las deidades clave en el panteón de los pueblos prehispánicos hacia el centro del país. En el panteón de los mayas existe una deidad similar (dios de la lluvia y el clima), se trata de Chaac; sin embargo, estas ofrendas claramente fueron dedicadas a su “homólogo” mexica.

Los investigadores declararon que han descartado la “hipótesis inicial de una invasión tolteca sobre los mayas” y aunque aún no se puede determinar cómo, hubo “influencia del centro de México hacia Chichen Itzá”. Las investigaciones futuras podrían terminar por obligarnos a reescribir la historia del sitio y eso es francamente increíble.

Aunque, tal vez lo más emocionante de la historia es que nunca podremos terminar de construirla. En ese sentido, siempre se queda abierta una puerta que nos obliga a ser un poquito más flexibles; estar dispuestos a abandonar nuestros panoramas y aceptar que nuestro origen es elusivo. Además, hay algo realmente delicioso en estar descubriendo  constantemente cosas nuevas, una sensación de que lo que nos queda por conocer es infinito y, solo por eso, nosotros también.

*Imágenes: Karla Ortega/Cuartoscuro

Rutas secretas de Chichén Itzá podrían confirmar su construcción basada en una “geografía sagrada” (VIDEO)

Estos pasajes secretos en Chichén Itzá podrían ser la prueba de que los mayas fundaron una relación mística entre su arquitectura, las cuevas y los cenotes.

Desde hace mucho años, nos hemos acostumbrado al misterio de nuestras ruinas. Atravesamos sus escondrijos y pasillos como quien ignora su secreto, y fingimos compartirlo. La sombra y los espectros de estos vestigios son las deidades del pasado y de los nuevos días. Y aunque parezca que su tiempo ha terminado, todavía permanecen ahí, ocultos en la naturaleza de las cosas. 

Chichén Itzá es un ejemplo vivo de estos vestigios que siguen evocando al misterio. Recientemente, el proyecto Gran Acuífero Maya (GAM) y el INAH iniciaron un mapeo subterráneo por el gran complejo maya, que recorre sus cuevas y cenotes, y atraviesa el esqueleto de las pirámides. El objetivo es claro y francamente loable: rastrear y documentar la fascinante geografía sagrada del lugar.

Mediante el uso de un radar de penetración terrestre, así como el empleo de señales electromagnéticas, estos investigadores planean demostrar la teoría de que en Chichén Itzá, existe un patrón “arquitectura-cueva o arquitectura-cenote”, dentro lo que podría ser un conjunto de túneles nunca antes descubiertos. Si bien existe la posibilidad de que sólo sean vacíos, ofrendas o depósitos mortuorios, la existencia de estos “huecos”, y su probable construcción bajo una geografia divina, es por demás intrigante.

Estos pasajes secretos en Chichén Itzá podrían ser la prueba de que los mayas fundaron una relación mística entre su arquitectura, las cuevas y los cenotes, aunque la razón todavía es desconocida. El especialista de la GAM, James Brady, relata que “A diferencia de la cosmovisión europea, donde las deidades estaban en el cielo, en el mundo maya, lo más sagrado y vivo era la tierra, por ello es que  formaciones como cuevas y cenotes eran tan sagrados, pues eran una vía de acceso al interior de la tierra, es decir, a la presencia de los dioses”.

600 petrograbados y 9 calendarios solares son descubiertos en Jalisco

Este hallazgo confirmaría la existencia de una antigua cultura en la zona de los Altos de Jalisco.

En los años 90, el arqueólogo Javier Galván del Centro INAH Jalisco encontró distintos restos arqueológicos que apuntaron, por primera vez, a la posibilidad de la existencia de un civilización de grandes dimensiones en los Altos de Jalisco, específicamente, en el municipio de Jesús María.

Sin embargo, no se continuaron con investigaciones exhaustivas hasta hace poco, según información del Conacyt. Recientemente, fue confirmado el hallazgo de hasta 669 petrograbados (piedras talladas con dibujos) que hablan de una civilización en la zona, aunado a ello, existen dos sitios prehispánicos Los Agaves y Cerrito de San Agustín.

Los petrograbados

Con la Presa de la Luz como fondo, están colmados de espirales, alusiones fitomorfas, zoomorfas y algunos antropomorfos. Y lo que más ha llamado la atención de los arqueólogos, es el descubrimiento de 9 calendarios solares, asimismo, dibujados en las rocas; tanto los petrograbados como los sitios arqueológicos datan de entre el 600 al 900 d.C.

petroglifos jalisco

Representación de los petroglifos de la zona

Entre 2l 2012 y el 2014, los arqueólogos, entre ellos Rodrigo Esparza López, iniciaron con caminatas a través de 18 hectáreas para estudiar el sitio:

En esa prospección registramos alrededor de 600 petrograbados en el sitio, es un número bastante considerable porque, por lo general, no hay sitios de petrograbados con este número. De estos 600 hay varios que nos llamaron la atención e hicimos una tipología donde encontramos formas geométricas, algunas espirales, cuestiones fitomorfas, zoomorfas y algunos antropomorfos.

Los calendarios solares llaman aún más la atención por su peculiaridad “círculos atravesados por una cruz, de la cual se desprenden dos círculos concéntricos, hechos también de puntos. (…)Se salen de lo común porque en el occidente de México se han encontrado este tipo de calendarios pero de forma dispersa, aislada y con un patrón, pero en esta área mayor de cuatro hectáreas, encontramos nueve que podrían estar asociados a los otros petrograbados”.

petroglifos jalisco

A esta nueva cultura hallada se le conoce, al menos informalmente, y hasta hoy, como: la cultura alteña, y se cree que pudo haber guardado relación con las culturas del Bajío (Guanajuato), de la frontera con Michoacán, y el centro de Jalisco. Se cree también que pudieron haber formado parte de la ruta de los que migraban al centro de México.

petroglifos jalisco

petroglifos jalisco

Imágenes: Conacyt

Niño encuentra en Chiapas monolito de Yum Kaax, el dios maya del maíz

Mientras removía escombros, halló la cabeza de uno de los dioses principales del panteón maya.

Para los mayas, el hombre y la mujer fueron hechos a base de masa de maíz. El maíz, así, es una especie de padre-madre, pilar de la cultura, pues gracias a él nació una raza. Su dios del maíz, Yum Kaax, por ello era importantísimo en su panteón; asociado también a la abundancia, ya que con el maíz asegurado de algún mondo su cultura podía proseguir; considerado un dios benévolo, joven, delicado, de bellas facciones, agraciado.

encuentran monolito dios del maiz Yum Kaax chiapas

Y su presencia en la zona maya, aún guarda secretos. El 18 de setiembre pasado, en un terreno perteneciente al grupo conocido como Yum Kaax, descendientes del maíz, se estaban recibiendo y revisando escombros, cuando un niño descubrió la parte superior de una estatua, precisamente, de Yum Kaax. Según Lauro Mundo Gutiérrez, representante del grupo:

Fue de manera circunstancial se dio en un terreno donde se estaba recibiendo escombros y en una de esas un niño lo encuentra. Se le busca hacer un nicho bastante grande y propio de su importancia para que se quede acá la pieza dentro del municipio de Suchiapa.

A grandes rasgos, nos dice Fanny López, directora del Museo Regional del INAH en Chiapas, es:

Una cabeza maya que pertenece al periodo del clásico tardío entre el 600 y 900 después de Cristo. Se hizo la autenticidad de la pieza que la realizó el arqueólogo Ricardo del Centro INAH Chiapas y posteriormente se hará un estudio iconográfico de la pieza.

La pieza está hecha con una mezcla de cal y arcilla, una pieza monolítica de 30 centímetros de ancho, 63 centímetros de largo y 25 centímetros de fondo en su parte más gruesa, su peso aproximado es de 14 kilos.

Aunque esta fue hallada en septiembre de 2016, y los pobladores de Suchiapa avisaron al INAH, esta institución comprobó hasta ahora su autenticidad. Quedará resguardada por el grupo Yum Kaax. El hallazgo muestra la prometedora tierra maya como inacabable en sus misterios arqueológicos, una tierra viva de historia.

Imágenes: 1)josemvp16.deviantart.com; 2) INAH