10 bebidas alcohólicas y tradicionales de México

México goza de una increíble diversidad gastronómica, la cual vale la pena descubrir en la riqueza de sus estados.

Pensar en México es traer a la mente la diversidad gastronómica que ofrece a lo largo y ancho del país. Dentro del universo culinario que comprende la cultura mexicana, existen ciertas bebidas que gozan de especial popularidad; como por ejemplo el tequila y el mezcal. Su fama es tal que ha terminado por eclipsar otras muchas bebidas que sin duda enriquecen el horizonte culinario de México, al grado que muchas de ellas son prácticamente desconocidas para la gran mayoría de la población.

Por lo anterior hemos reunido doce bebidas que son típicas de este país y que, seguramente, querrás probar: 

1.Acachul.

Oriundo del estado de Puebla, a esta bebida también se le conoce como vino de Acachul. Este licor se macera en agua ardiente de caña, y se mezcla con otras frutas como zarzamora, limón, naranja, guayaba y manzana. Si bien la venta del producto es local y regional, la bebida se prepara principalmente en las fiestas de la Huasteca.

licor-de-acachul

 

2. Tecuí.

Nace en Calimaya, municipio del Valle de Toluca; aunque su presencia se ha expandido hacia Metepec, San Antonio la Isla, Tenango del Valle y Toluca. Su nombre proviene del náhuatl, y significa “el que mueve o alegra al corazón”. Se prepara tradicionalmente en una olla de barro, a la leña, con alcohol de caña y jugo de naranja –aunque también puede ser jugo de lima o mandarina–, pasas, tejocote, canela, nueces, manzana, guayaba, piña, caña, cacahuate, almendra y azúcar –al gusto–. La particularidad de esta bebida es que esta bebida necesita mezclarse con un fierro como cuchara, y después se flamea para adquirir un sabor peculiar. El tecuí se prepara principalmente desde finales de octubre –empatando con Día de muertos– hasta finales de febrero para disfrutarla durante posadas.

3. Bacanora.

Esta bebida, típica del estado de Sonora, se obtiene a través de la destilación de un tipo de agave –conocido como yaqui o yaquiana–. A diferencia del tequila, el bacanora es más dulce y contiene mayor cantidad de alcohol. Hace más de 300 años se creó esta bebida; e inclusive se dice que en la primera década del siglo XX se produjeron más de 1 000 000 de litros en establecimientos localizados en la sierra de Sonora. Sin embargo Elías Calles, gobernador de ese entonces, prohibió su comercialización, por lo que las plantas destiladoras desaparecieron. Con el paso del tiempo, algunos pequeños productores volvieron al negocio y comenzar a distribuirlo de nuevo por todo el estado. Es ideal elegir el que sea de tono transparente –o literalmente amarillo– y el que no contenga burbujas grandes que desaparecen rápidamente cuando se agite la botella.

Bacanora, Sonora1

4. Sotol.

Oriundo del desierto chihuahuense, el sotol parece ser el único sobreviviente una época donde los “pequeños lujos se producían regionalmente” y nacían en una zona desértica. Cuenta la leyenda que los primeros habitantes del desierto, indígenas del norte, descubrieron que las carnes de las piñas de soto –Dasylirion wheeleri–, una vez cocidas en hornos subterráneos, se convertían en algo dulce y nutritivo; por lo que las usaban casi exclusivamente como alimento en la época prehispánica. Ahora, considerado como el hermano del tequila, se produce casi de la misma manera –e inclusive se ha considerado que su producción es similar al mezcal–.

Hacienda de Chihuahua Sotol Reposado

5. Charanda –o aguardiente–.

 Es una bebida típica del estado de Michoacán, la cual se obtiene de la destilación y rectificación de mostos fermentados. Si bien el proceso de elaboración es similar al del ron, el sabor de esta bebida es especialmente dulce derivado de la mezcla entre el jugo de caña y el piloncillo.

P70CHARANDA

 6. Agua de cebada.

Compuesta como una variación de la bebida valenciana, el agua de cebada en el estado de Nayarit se prepara mezclando el polvo de cebada con agua, azúcar, un poco de canela entera y hielo al gusto. Ahí debe fermentarse por algunos días para que quede listo en las festividades durante el verano.

cebada3

7. Mosquitos.

Originarios de Toluca, los mosquitos son un licor de naranja con sabor de caña y naranja reposado en barricas de roble blanco.  Nacieron en la década de los 20, cuando don Adolfo Almazán abrió una pequeña cantina llamada La Miniatura, la cual era habitualmente frecuentada por parroquianos. Actualmente el lugar cuenta con diversos tamaños y grados de contenido alcohólico: “A” para jóvenes”, “AL” para mujeres, “ALM” para hombres y “ALMA” para suegras.

 mosquito-mexiquense-representa-atractivo-visitantes_MILIMA20130713_0435_8

8. Pulque.

Se trata de una bebida fermentada cuyo origen proviene de épocas precolombinas, conociéndose como ñogi en otomí, urapi en purépecha y meoctli en náhuatl. Su elaboración se realiza a partir de la fermentación del mucílago –aguamiel–, del agave o maguey pulquero –agua salmiana o agave atrovirens–. Actualmente esta bebida es conocida tanto al interior de la República Mexicana como en algunas partes de EE.UU.

pulque_hidalgo

9. Tepache.

Si bien tiene un nivel muy bajo de alcohol, esta bebida recuerda al sabor de una cerveza dulzona. En ciertas comunidades indígenas en Oaxaca, Querétaro, Guerrero, Puebla, Chihuahua, Sinaloa, Sonora, Veracruz, Yucatán, Campeche, Quintana Roo, Tabasco, Chiapas y Morelos, el tepache tiene la costumbre de hacerse con maíz como una tradición religiosa de la cultura maya. Actualmente se obtiene a través de la fermentación del jugo y la pulpa de frutos como la piña, guayaba, manzana, tuna o naranja –sin embargo, al cabo de ciertas semanas, la fermentación termina convirtiéndose en vinagre y, eventualmente, con gran cantidad de bacterias–. Al norte del país se le conoce como “tesgüino”, en donde los raramuris (tarahumara) le concedían un uso religioso y festivo para acompañar diferentes celebraciones de la vida; mientras que al sur, especialmente en Tabasco, su nombre es el de “pozol” –del náhuatl, pozolli, que quiere decir “espumoso”–, en donde se consume tanto el líquido como la masa de maíz fermentado para fines medicinales.

tepache1

10. Michelada.

Esta deliciosa y refrescante bebida se prepara mezclando cerveza, jugo de limón y sal –aunque en algunos lugares le agregan un menjurje de salsas–. Se cree que la michelada nació en San Luis Potosí –en el Club Deportivo Potosino– en donde el socio, Michel Ésper, acostumbraba pedir una cerveza con limón, hielo, sal y un popote en una copa “chabela” para disfrutar de la mezcla como si fuera una limonada de cerveza. El nombre de la bebida derivó entonces del nombre del socio. Otra versión se dice que el nombre proviene de “mi chela helada”, en donde “chela” se derivó del inglés chilled que significa “frío o helado”.

4476

Imágenes: 1) http://foodandtravel.mx, 2)diariodemexicousa.com, 4)sonoraturismo.gob.mx, 5)2.bp.blogspot.com, 6)saboramexico.com.mx, 7)cdn_recetas.s3.amazonaws.com, 8)milenio.com, 9)marmorinforma.mx, 10)laespirituosa.com 11)savoirfairelosplaceresdelpaladar.blogspot.mx

¿Qué borracho de posada eres según las piezas del nacimiento?

Descubre con qué personalidad etílica disfrutas estas fiestas tan tradicionales en México.

Las posadas tienen un papel muy importante en el imaginario mexicano. Tanto por la convivencia que implican, como por la diversión y recuerdos que hacen florecer en las familias y amigos. Son fiestas populares que tienen una tradición muy arraigada en México. Iniciaron en la colonia, con la llegada de los españoles y, desde allí, su celebración no ha parado. Se realizan durante las fiestas navideñas y en un principio fueron creadas para evangelizar.

De hecho, que se hagan durante los nueve días antes del nacimiento del niño Dios no es casual. Significa el momento en que José y María pidieron posada para que Jesucristo pudiera nacer. Por esta razón, en muchas de las posadas se representa, entre otros episodios, el momento en que José y María buscan dónde quedarse y recibir comida. En muchas de estas festividades se hacen pastorelas y se romper piñatas.

El consumo de alimentos y bebidas son otras de las características de estos eventos, por lo que el alcohol no se hace esperar. Aquí te presentamos un test que, acorde a las piezas del nacimiento, revelará que tipo de borracho serás (o estás siendo) en estas posadas:

 

 

¿Sabías que Puebla figura entre los mejores lugares del mundo para tomar cerveza?

Distintas listas internacionales han reconocido a Puebla como uno de los lugares donde puede consumirse la mejor cerveza del mundo, desde nacional hasta internacional.

En los últimos años, Puebla, legendaria en la gastronomía de México (y en cuyos conventos nació mucho de lo que hoy se conoce como comida mexicana) ha aparecido en las listas de distintos medios internacionales como una de las mejores ciudades para tomar cerveza, pero, ¿Por qué?

Hace pocos meses el sitio Matador network situó a este estado en el segundo mejor lugar del mundo para beber cerveza, mientras howitravel lo ubicó en el número 11, por poner algunos ejemplos. En los últimos años marcas como Babilonia Alquimia MexicanaXochipilliSan Pascual Baylon, oriundas de la ciudad de Cholula, han conseguido cierta fama nacional e incluso internacional.

cervezas-puebla

Por su parte el festival Puebla Beer Fest (que a finales de noviembre va para su sexta edición) ha recibido ya a más de 20 mil personas y presentado decenas de marcas de cervezas, sobre todo artesanales, mayormente de México pero también del mundo.

En la ciudad de Puebla, además, algunos lugares de venta de cervezas de todo el mundo han sumado cada vez más adeptos, como el caso de Draft Gastro Pub , Bull McCabe o The Beer Box.

En el pueblo mágico de Atlixco, también, la cervecería más grande del lugar Cervecería 5 de mayo, ha ido cobrando fama por su oferta y tradición.

Asimismo, la cerveza artesanal poblana suma cada vez más mejor reputación, como muestra están: Indomitus, Cervecería Portillo, Babilonia Alquimia Mexicana, Don Goyo, Santa María, La Mediagua., etc.,

¿Estás listo para admirar al hermoso Puebla ahora por un novedoso atractivo como su cerveza?

*Imágenes: 1)  ciudadespatrimonio.mx/menciones; 2)pueblabeerfest.com

Recetas prehispánicas: atole de aguamiel

Esta deliciosa receta conjuga dos de los líquidos esenciales en la tradición gastronómica mesoamericana.

El maguey fue tan apreciado por los habitantes prehispánicos en mesoamérica por las maravillas que podían hacer con esta planta. Además de la usanza de su fibra, su más valiosa parte era la savia (aguamiel) guardada al interior de su cogollo (centro de la planta).

Con esta milagrosa savia era fabricado el pulque , y más recientemente el tequila, pero también vinos, miel, vinagre y azúcar. El atole, por su parte, la bebida prehispánica de cocción de maíz en agua con dulce ha sido un acompañante de la dieta y la festividad milenaria de México.

Una interesantísima receta prehispánica conjuga al atole y al aguamiel. La siguiente receta la extrajimos del número especial de la revista Antropología Mexicana, Cocina Prehispánica, recetario, producto de una investigación a fondo al rescate de las delicias ancestrales.

 

Ingredientes

2 litros de aguamiel

250 gramos de masa de maíz de cualquier color

 

Preparación

Coloca en un recipiente a fuego lento al aguamiel, cuando comience a hervir agrega la masa de maíz moviendo constantemente evitando que se pegue o queme, hasta que hierva nuevamente. Ahora deja enfriar lo suficientemente para tomarlo sin quemarte.

Servir de preferencia en un jarro de barro y haz la preparación en una olla del mismo material, pues le otorgan un sabor distinto y especial.

 

*Imagen: Aguamiel en un maguey cortado/nanacamilpa.gob.mx