Una conexión 100 veces más rápida que el WiFi llega al mercado por un mexicano

El LiFi tiene una velocidad de transferencia de archivos de hasta 224 GB por segundo; como bajar 18 películas en pocos segundos.

Quizá no lo sabías, no solo el espectro radioeléctrico (que de algún modo es la atmósfera), o los cables, son capaces de transmitir información; también la luz. En 2011 el científico de la Universidad de Edimburgo, Harold Haas, descubrió que la luz de un solo LED (diodo emisor de luz) era capaz de transmitir más datos que una antena de telefonía. De alguna manera Haas había retomado lo que había sido descubierto por Edison y ahora un mexicano, el matemático Arturo Campos, ha retomado los descubrimientos de ambos.

Campos acepta que él no fue el descubridor del LiFi (transmisión de señal de internet por medio de la luz) pero sí ha sido la primera persona en el mundo en ponerlo en el mercado. En su casa en la ciudad de México, Campos usa este medio, y ha creado un aparato que consiste en dos partes; una es un receptor y otro una lámpara con un chip que descodifica la información, actuando como un router.

Esta tecnología ya desarrollada por Campos cuesta solo 2 500 pesos. Y en entrevista afirma:

Desde mi teléfono, conectado a Internet, le envío la información de audio a la lámpara y ésta a los altavoces

Así, con el modulador, la lámpara LED no solo da luz, también transmite datos. Lo que hace el primero es que la luz se encienda y apague millones de veces por segundo (imperceptible, naturalmente, para el ojo humano) formando los ceros y unos binarios que cifran los datos.

La cantidad de megas que contratas nunca te llegan. Se pierden en el cable. Pero la luz te envía la información pura”, explica. También es capaz de enviar información a través del agua. “Ya es posible imaginar piscinas con Internet sin necesidad de cables.

La empresa que ha creado Campos se llama Sisoft y su tecnología ha sido ya vendida a una de los principales constructoras de México.

No sólo sirve para tener acceso a Internet, sino para compartir datos en una oficina de manera rapidísima”, cuenta Campos. Las pruebas iniciales ya habían logrado una velocidad de transferencia de archivos de hasta 224 gigabits por segundo. Esto supondría descargar en un chasquido 18 películas. 35 segundos para bajar un filme en alta definición. Campos asegura que podrían llegar hasta un petabyte (10 elevado a 15 bytes): “No existe ninguna tecnología que pueda alcanzar eso.

[El País]

Imagen: 2)esemanal.mx