Comunidad de Oaxaca nombra todas sus calles y edificios públicos en idioma Ixcateco

"Paisaje Linguistico" reivindica el valor del Ixcateco. Hace 5 años quedaban 21 hablantes de la lengua y se pretende salvarla.

De las 68 lenguas que perviven en México, en Oaxaca son habladas 16 de ellas. La hermosa Oaxaca, matrona y de una intrincada orografía, guarda celosamente numerosos grupos étnicos en sus sierras, como a los mixes, el pueblo jamás conquistado.

Este estado es como una hermosa caja que para México ha significado el resguardo de culturas ancestrales. En la comunidad de Santa María Ixcatlán, desde antes de la colonización existía un señorío, su lengua, el ixcateco, es una de las más antiguas de Oaxaca.

Hoy esta está perdiéndose, en parte por la migración de los jóvenes que luego suelen abandonar sus raíces. Según datos del mismo INALI en 2010 quedaban solo 21 hablantes de ixtateco, lo anterior pues se cree que solo en la comunidad de Santa María Ixcatlán es hablada esta lengua, aunque no por todos sus miembros. Un nuevo proyecto busca reivindicar el valor de Ixcateco para sus pobladores a partir del “paisaje lingüístico” del sitio. Pocas veces caemos en cuenta del enorme valor cultural que conlleva la manera en que nos referimos del espacio público, por ello, al dar el nombre de las calles y edificios públicos en lengua ixcateca se está propagando su importancia desde lo más cotidiano, la calle.

El Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI) en mancuerna con el titular de la Secretaría de Asuntos Indígenas (SAI) han inaugurado recientemente este proyecto llamado “Paisaje Lingüístico”. Con este se busca la atención de los habitantes para que se familiaricen con esta lengua que podría perderse si las nuevas generaciones no encuentran valor en ella. Afortunadamente, este es un primer paso de conservación que abarca toda la infraestructura de la comunidad.

 

paisaje linguistico ixcateco oaxaca

paisaje linguistico oaxaca

*Imágenes: 2) rioaxaca.com; 3)oaxaca.mx; 4) puertolibre.com.mx

Preservar las lenguas originarias: la misión de este genial proyecto digital

A través de sus varias aplicaciones móviles, este proyecto busca crear un ecosistema digital de lenguas originarias de fácil acceso para todos.

lenguas-originarias-preservacion-kernaia-proyecto-digital-como-aprender-nahuatl-proyecto

Una lengua es fundamental, pues en ella se encuentra el acceso a todo entendimiento posible, entre seres humanos. Pero además, una lengua es un cúmulo de sentimientos y creencias comunes, así como un baúl de memorias que guarda siglos de historia y cotidianidad de diversas civilizaciones en el mundo.

Es el caso del náhuatl, una de las lenguas primigenias que, aunque ya pocos de nosotros hablamos –y tal vez nadie recuerda cómo se hablaba hace 500 años–, se usa ampliamente en la cotidianidad, desde los nombres de personas hasta regiones, ciudades, municipios y pueblos enteros nombrados en náhuatl. Así, la cultura prehispánica y su cosmovisión se hacen presentes en nuestro día a día, de maneras a veces inconscientes.

La misión de Kernaia

lenguas-originarias-mexico-preservacion-kernaia-proyecto-como-aprender-lengua-indigena-nahuatl

Es bajo estas ideas que surgió el proyecto digital Kernaia, una plataforma cuyo eje permanente es el rescate y uso de las lenguas originarias en México. La propuesta de Kernaia es que en un mundo caben muchos mundos —es decir, caben los más de 6 mil idiomas que existen—, y que hace falta un trabajo multidisciplinario para rescatar a los más de 3 mil que están en riesgo de desaparecer.

En el caso de México hablamos de uno de los diez países con mayor cantidad de lenguas originarias. No obstante, entre las naciones con más lenguas amenazadas, México ocupa el quinto sitio, con 144 en algún grado de peligro, según el Atlas de las Lenguas en Peligro en el Mundo.

lenguas-originarias-preservacion-kernaia-proyecto-digital-como-aprender-nahuatl-proyecto-2

Por eso, el trabajo de Maurits Montañez, creador de Kernaia, así como el de cientos de mercadólogos, programadores y artistas que confluyen en este proyecto, es fundamental. Éste se realiza, además, en conjunto con habitantes de las comunidades indígenas, lo que ha posibilitado la creación de la original plataforma. Así, a partir de herramientas digitales y del uso del ciberespacio, pretenden crear un ecosistema único en el que se resguarden y transmitan las lenguas originarias y toda la abundancia cultural que en ellas persiste. Y vale decirlo, la asombrosa variedad lingüística que cada una implica y que, como el náhuatl, cuentan incluso con palabras que son intraducibles, debido a su particular y fascinante concepción de la gramática.

Por eso, la labor de estos profesionales se ha materializado en una serie de contenidos y apps que facilitan el aprendizaje del náhuatl en su variante veracruzana, así como el purépecha y el mixteco, lo que a la postre se ha convertido también en un trabajo de recopilación cultural. Esto ha hecho posible el conocimiento de las historias, canciones y tradiciones de los pueblos originarios que aún preservan su lengua, todo ello en lo que Montañez define como “empresas híbridas” que fusionan la labor social con la económica. 

Un sistema lingüístico va más allá del instante: del diálogo inmediato. Se convierte más bien en un diálogo constante y milenario entre culturas enteras, y en un devenir incesante en el cual el ser humano encuentra su identidad al nombrar aquello que le rodea. Tal es la razón de que muchas lenguas hayan trascendido en el tiempo y que estén presentes en la actualidad, forjando nuestra identidad mientras se fusionan con otros idiomas. 

Así, Kernaia defiende y promueve este invaluable legado inmaterial que son las lenguas originarias, e invita a la gente a sumarse a su proyecto. Gracias a la invención de Kernia, Maurits Montañez fue uno de los diez ganadores en la última edición de Innovadores Menores de 35 en México, del MIT Technology Review.

En su página puedes conocer más del proyecto, descargar las apps y ponerte en contacto con ellos.

Nuevos retratos de muxes que celebran la diversidad sexual

El mundo de los muxes ha generado expectación y asombro en todo el mundo, y por ello se documenta constantemente, como una manera de celebrar la diversidad sexual.

Hace más de 500 años, antes de que los europeos llegaran a tierras americanas, las preferencias sexuales se trataron en Mesoamérica de manera mucho más natural que en Occidente. Es decir, simplemente se aceptaba que había otros géneros más allá del dictado por el cuerpo físico; había quien se sentía mujer siendo físicamente hombre, o viceversa, o, simplemente, se sabía que algunos sentían atracción por el mismo sexo.

La palabra nahua, xochihua significa literalmente “el que porta la flor”, y según la versión de Fray Bernardino de Sahagún “El xochihua se vestía como mujer, hablaba como mujer, corrompía, confundía y engañaba a las personas y poseía la flor”. Es decir, era un especie de travesti en el mundo mexica.

Luego de la colonización, en el siglo XVI nacieron en el Istmo de Tehuantepec, específicamente en Juchitán, Oaxaca, las muxes, zapotecas que son los dos géneros sin que ello cause escándalo alguno. Y, de hecho, tienen un rol social importante, ya que hacen labores asignadas para las mujeres, y suelen quedarse en el hogar a cuidar de los padres cuando son ancianos.

La diversidad sexual, así, se ha practicado en México desde tiempos prehispánicos, un reconocimiento que se dio de manera orgánica a una pluralidad que ha existido desde siempre.

El mundo de las muxes, desde luego, ha generado expectación y asombro en todo el mundo, y por ello se documenta constantemente, como una manera de inducir al mundo, por medio de una cultura milenaria, a la inclusión de la diversidad sexual a la que tanto miedo hemos tenido, como a todo lo que sale de la “norma” social.

Las siguientes son fotografías de Nuria López, publicadas en el País:

muxes oaxaca

muxes oaxaca

muxes oaxaca

muxes oaxaca

muxes oaxaca

muxes oaxaca

muxes oaxaca

muxes oaxaca

Encuentra aquí la Constitución Mexicana en 45 lenguas indígenas

Desde el 2013 nació el proyecto para traducir la Constitución Mexicana a las 68 lenguas indígenas de México, ahora estas traducciones están en un sitio reunidas.

Ahora que se celebra el 100 aniversario de la Constitución Política Mexicana mucho se habla al respecto. Cabe apuntar que esta siempre ha sido considerada como vanguardista en el mundo, aunque aún resta muchísimo trabajo para que se cumplan sus designios.

Y uno de los grandes retrasos respecto a esta es que hace menos de 100 años solo el 10% de la población podía leer, hoy la cifra se ha revertido al 90%. En materia de lenguas indígenas durante décadas se desestimó la importancia de traducir la constitución a las 68 lenguas indígenas hasta hoy existentes (ello sin contar que estas tienen hasta 364 variantes).

Apenas en 2013 el INALI inició un proyecto para traducir la Constitución a todas las lenguas indígenas, un proyecto, que si bien quizá es tardío, es muy necesario en la búsqueda por el reconocimiento de los derechos de las etnias originarias de México. Y de hecho, hay que recalcar que lo ideal sería que el derecho indígena, que mucho tiene qué enseñarnos como en el caso rarámuri, también fuese incluido en el derecho mexicano, una tarea que aún queda pendiente.

Recientemente fue publicado un sitio donde se compila la traducción de la Constitución a distintas lenguas indígenas. Estas traducciones digitalizadas, podría decirse, son resultado de una lucha de años por conseguir mayor inclusión de las minorías.

Este proyecto se llama La Constitución Mexicana en tu Lengua. Está dirigido a los hablantes de estas lenguas, por su puesto, pero también a todas las personas que busquen tener un acercamiento con estas, un ejercicio de familiarización desde uno de los cimientos que los mexicanos llevamos en común: la Constitución.

Explora aquí la Constitución en las diversas lenguas originarias. Una de las herramientas el sitio, te permite comparar entre lenguas, incluso, este histórico documento. 

 

*Imagen: tupcm.com