Chiapanecos crean techos verdes económicos que refrescan las casas hasta 17º

En este proyecto colaboran varias universidades. Entre sus materiales está el PET reciclado, el cual atrapa las raíces.

La mitigación del cambio de temperatura global está asociada a decisiones individuales de consumo que puedan hacer una diferencia. De esta manera, aspectos que podrían parecer de moda, en realidad tienen el potencial de provocar incluso cambios de temperatura en tiempo real.

Uno de estos ejemplos es los techos verdes. Los jardines verticales desde hace unos años se han puesto de moda y parece que han llegado para quedarse. Además de estéticos, también cambian la temperatura del lugar y la vuelven más fresca. En esta tendencia los techos verdes son también cada vez más frecuentes.

También las azoteas donde incluso se cultivan alimentos son más recurrentes cada día. Un grupo de investigadores de la Universidad Autónoma de Chiapas (Unach), gracias a una investigación de 12 años, ha creado techos verdes económicos y autoconstruibles, que mantienen el interior de las viviendas 17 grados más frescas que el exterior. Ahora este proyecto está desarrollándose por investigadores y alumnos de las universidades públicas estatales de Oaxaca, Mérida, Guerrero y Coahuila, coordinados desde la Unach. El financiamiento viene de un programa de investigación en cambio climático de la UNAM y del respaldo del  Laboratorio Nacional de Vivienda de CONACYT.

 

Las cualidades de sus techos

 

Entre sus bondades están el que protegen de la radiación solar.

Como los techos de concreto armado concentran el calor, ayudan a mitigiar hasta en 17º el calor al interior de la casa.

Este techo sustituye los impermeabilizantes.

Ayudan a reducir el fenómeno conocido como Islas de Calor en las ciudades (donde las planchas de cemento calientan el aire).

Disminuyen la velocidad de escurrimiento del agua, lo que ayuda a evitar las inundaciones.

Este prototipo tiene un costo 13% menor a los techos verdes más convencionales.

Utilizan un sistema de PET reciclado que atrapa las raíces y evita que se rompan los techos. Estas botellas, además, levantan la tierra y son de peso ligero.

El producto tienen una durabilidad de hasta catorce años.

Pueden ser colocados en una losa de concreto, común en casas de interés social o techos de madera.

Llevan  una capa que permite que el agua circule, un filtrante que evita que se escurra el sustrato y una capa vegetal.

El proyecto de investigación se llama Componentes y condicionantes de la vivienda. El doctor Gabriel Castañeda Nolasco, uno de los artífices del proyecto señala que estos techos verdes tienen un costo 13 por ciento menor en relación a los comerciales.

Estos techos pueden ser instalados por las personas mismas y la universidad dará la capacitación necesaria para que la transferencia de tecnología sea posible.

*Por la gran respuesta de nuestros lectores, buscamos al doctor Gabriel Castañeda Nolasco para pedirle algún canal de comunicación para los interesados, el correo que nos dio amablemente es el siguiente: gnolasco2@gmail.com

*Imagen: Agencia ID