10 de las mejores cervezas artesanales de México

México tiene una gran tradición cervecera que le viene desde inicios de la Conquista; hoy la industria de cervezas artesanales se acentúa y crece.

La tradición cervecera en México es más antigua de lo que suele creerse. Solo veinte años después de la caída de la gran Tenochtitlán, en tierras mesoamericanas fue erigida una fábrica cervecera, la primera de todo el continente americano.

El siglo pasado, durante décadas, los dos grandes grupos cerveceros, tanto Cuahutémoc Moctezuma como Grupo Modelo, afianzaron la cultura cervecera en México, y aunque ambos fueron vendidos, en la última década ha crecido enormemente la producción y oferta de cerveza artesanal en el país.

Lo anterior gracias a que también el mercado ha aumentado; cada vez más personas degustan cervezas artesanales, de las que incluso, jamás han escuchado. Esta tendencia, más que una moda pasajera, parece que ha llegado para instalarse, generando muchos empleos y proveyéndonos de una experiencia gourmet en muchos casos.

Sabemos que todas las listas son arbitrarias, pero en un intento por reconocer algunas de las opciones más sabrosas, te presentamos cervezas artesanales mexicanas que han ganado reconocimiento (en el nombre de cada una viene un link por si quieres conseguirlas o contactar a sus creadores):

Colimita

 

Elaborada en la ciudad de Colima. Como parte de sus insumos hace uso de agua de las faldas del volcán. Su sabor es suave, el amargor del lúpulo y la malta están equilibrados y por ello la hacen un excelente acompañante de mariscos por ejemplo. Suele comparársele al sabor de las cervezas más hegemónicas en México del siglo pasado, como siguiendo una tradición.

Jabalí

mejores cervezas artesanales mexico cerveza jabali

Esta bebida busca romper con el esquema tan conocido, y simplista, de las cervezas claras y oscuras. De un sutil sabor amargo que disimula el sabor de los cítricos y florales, que solo están presentes mucho más tenuemente.

Atotolin

mejores cervezas artesanales mexico cerveza atotolin

Esta cervecera nació en Puerto Vallarta, llamada Los Cuentos. Su primera cerveza se llama Atotolin, que significa pelícano en náhuatl y para los mexicas era el “Rey de las Aves”. Su sabor es suave y se ha posicionado muy bien en el área costera de Jalisco y Nayarit.

Cerveza Minerva

mejores cervezas artesanales mexico cerveza minerva

Una de las pioneras de la cerveza artesanal en México, recién cumplió 12 años. Tienen hoy 8 cervezas fijas, estilos estilos Kölch, Viena, Stout, Pale Ale, entre otras.

Tempus

mejores cervezas artesanales mexico cerveza tempus

Tres de sus cervezas han conseguido premios internacionales como el Australian International Beer Awards, de premios mexicanos, su Tempus Dorada alcanzó el oro en el Cerveza México 2012. Esta última tiene un ligero olor a miel y pan. Su Alt clásica tiene ligeras notas a tierra seca y madera; su Reserva Especial tiene un sutil amargor y notas caramelizadas.

Allende

mejores cervezas artesanales mexico cerveza allende

Tienen ya 5 cervezas, esta cervecera es oriunda de San Miguel de Allende. Su Bwown Ale es un “festín de malta, liderado por caramelos claros y obscuros con nueces tostadas y pan negro, con una fina nota de lúpulo floral y terráqueo”. Su Agave lager, por ejemplo, es muy exótica con un ahumado caramelo del agave, combinado con frutas. Tienen otra, también, de un suave dulzor de malta y sus notas de miel y galleta, que terminan en un prolongado final de gentil amargor cítrico.

Saga

mejores cervezas artesanales mexico cerveza saga

De Atlixco, Puebla. Su agua proviene de las faldas del Volcán Popocatépetl; de sabores cítricos y especiados.

Catrina

mejores cervezas artesanales mexico cerveza catrina

Oriunda de Hidalgo, esta cerveza roja de notas acarameladas y levadura, y de un sabor ligeramente amargo, es de las favoritas.

Mantarraya

mejores cervezas artesanales mexico mantarraya

De cervecería Agua Mala, con aroma a granos tostados medios con notas de café, chocolate y nueces, cremosa, muy gustada en el mercado.

Rámuri

mejores cervezas artesanales mexico ramuri

Este proyecto inició como uno escolar, y con tiempo consiguieron premios en el Asutralian International Beer Awards y en la Copa de Cervezas América. Tienen 7 estilos distintos; la Diablo Blanco lleva un sutil aroma a frutos secos, principalmente nuez; la Lágrimas Negras, una mezcla de avena y cacao tostado a punto, etc.

*Imágenes: 1) contactohoy.com.mx; 9) cocreamx.com

5 lugares en la CDMX para comer maíz nativo en todo su esplendor

La experimentación con este ingrediente fantástico nunca se agota… Estos restaurantes están para demostrarlo.

Recientemente la CDMX fue reconocida como el destino más excitante del mundo para viajar, por la revista National Geographic. ¿La razón? Se trata de la explosiva cruzada para salvar al maíz nativo que se ha estado gestando en nuestra capital. 

Campesinos y campesinas, cocineros y cocineras, tortilleras y amantes del maíz han lanzado toda clase de proyectos culinarios, sustentables, creativos y comunitarios para que los mexicanos nos volvamos a enamorar de la planta maravillosa.

También en Más de México: ¿Qué es el maíz nativo y por qué todos deberíamos estarlo consumiendo?

Sin duda, cada uno de nosotros tiene la responsabilidad de protegerla y mantenerla floreciendo a pesar de que la milpa ha perdido terreno —frente a la creciente agricultura extensiva— y que el maíz transgénico domina el mercado, poniendo en peligro la existencia de nuestras especies nativas . Afortunadamente, no hay mejor manera de contribuir que comiendo buen maíz. 

Y precisamente en la CDMX hay múltiples sitios que demuestran que la exploración y el amor por este ingrediente nunca se agotan. Te presentamos 5 lugares para comer maíz nativo en todo su esplendor.

También en Más de México: 5 exquisitas tortillerías para auténticos amantes del maíz

1: PIXZA

restaurantes-comer-maiz-nativo-cdmx-tamales-tortillas
Imagen: adn40

Este sitio llega con una delicia inédita: pizzas cuya costra está hecha con deliciosa masa de maíz azul. Su propuesta pone a prueba a toda clase de “puristas” gastronómicos y eso nos encanta. El menú ofrece “pixzas” con salsa de jitomate, hoja santa y chiplote o de frijol negro y los ingredientes pueden ir desde la flor de calabaza, huitlacoche y setas (ideales para vegetarianos) hasta otras delicias más arriesgadas como chapulines, carnitas y esquites. 

Visítalos en Calle Liverpool 162, Colonia Juárez y llama al teléfono 5207 0287 para más información.

2: Cal y Maíz

restaurantes-comer-maiz-nativo-cdmx-tamales-tortillas
Cal y maíz

Su misión es “conservar el sistema tradicional de creación de tortillas de México” Esto va de la milpa al chiquihuite (canasta de las tortillas). Entre sus productos ofrecen tortillas de todos los colores posibles y delicioso pinole. 

Están en Málaga 94, Colonia Insurgentes Mixcoac, encuéntralos también en el teléfono 5586629194.

3: Expendio de maíz

 

restaurantes-comer-maiz-nativo-cdmx-tamales-tortillas
Fotografía: Charlie Donath

Se llama así, “Expendio de maíz” y es una propuesta preciosa. La idea es desayunar comida tradicional, de esa que se prepara en las sierras de México. Platos deliciosos, hechos al fuego vivo. La cocina en sí misma es muy particular, por un lado, está abierta a los comensales, como auténtico hogar de una casa mexicana; además tiene la intención de emular la franqueza de la gastronomía rural.

restaurantes-comer-maiz-nativo-cdmx-tamales-tortillas
Imagen: local.mx

No te pierdas delicias como los sopes con masa de comino tostado bañados en salsa y decorados con queso o el mole de plátano y el mole de longaniza, ambos montados sobre una tortilla cachonda (muy grande) y servidos con un huevo frito encima. De tomar, tienes que probar el tejuino: masa ligeramente fermentada, con caña hervida y limón.

Visita su página de Facebook aquí. Puedes visitar esta mágica cocina en Av. Yucatán 83, Colonia Roma. 

4: Maíz de cacao

restaurantes-comer-maiz-nativo-cdmx-tamales-tortillas
Crédito no especificado

Este lugar está estrenando presencia y promete volverse un nuevo clásico. Se describen a sí mismos como un “pequeño restaurante de antojitos de la Huasteca” y se ve delicioso. En su menú hay cosas maravillosas como tamales, gorditas de queso y huevo, huevos asados (en hoja de plátano), esquites, enchiladas y paletas heladas de tascalate,de atole de elote tierno y de maíz azul con piloncillo. 

La antojería se encuentra en la calle Córdoba, 148 en la colonia Roma. Visita aquí su cuenta de Twitter.

5: Tamales madre

restaurantes-comer-maiz-nativo-cdmx-tamales-tortillas
Imagen: Time Out.

Tamales hay por todos lados en la CDMX y en todo el país, pero en la capital es cada vez más difícil encontrarlos de auténtica masa de maíz nixtamalizado. Y aunque hay opciones ricas, nada se compara a un tamal de verdad. La textura es simplemente deliciosa, no te caen pesados como los que se hacen con harina blanca de maíz y son muchísimo más saludables y nutritivos. 

En Tamales madre se dedican a ofrecer estas delicias, tan necesarias. Algunos de los sabores más atractivos son frijol y hierba santa, mole y plátano macho, cacao con natilla de pinole. Además, no dejes de probar sus atoles de temporada y  chocolate caliente. 

Encuéntralos en Liverpool 44, Colonia Juárez y descubre su menú completo aquí.

El romance entre los mexicanos y la cerveza comenzó al pie de un volcán

Paradójicamente, los mexicanos hemos perfeccionado la "receta secreta" de la refrescante bebida que tanto amaban en España.

Algunos piensan que, porque la cerveza no es endémica, no merece el título de mexicana; pero no podrían estar más equivocados: con esta deliciosa bebida nuestro país ha mantenido un romance largo y delicioso. 

La cerveza llegó a nosotros durante la conquista aunque no se popularizó tan rápidamente como uno pensaría, pues los nativos ya tenían sus bebidas predilectas (particularmente el pulque). Fue en 1542 cuando Carlos V dio permiso oficial para comenzar a producir cerveza en la Nueva España. 

La primera fábrica se estableció a los pies del Popocatépelt, en Amecameca, Estado de México y fue dirigida por el pionero Alfonso de Herrera. Pero el arte alquímico de esta deliciosa bebida probó ser una auténtica complicación. La primera cervecería en la historia de nuestro país permaneció en pie apenas cinco años. La producción era cara y muy pequeña. 

cerveza-cerveceria-mexicana-mexico-historia
Así se veía la primera cervecería de México./Imagen: INAH.

Este no fue el único intento, pero como explica la investigadora María del Carmen Reyna, los españoles simplemente se rehusaban a compartir la receta con los locales, así, los ensayos se limitaba a un grupo muy exclusivo que conocía las fórmulas de los monasterios que se habían perfeccionado en la Edad Media. Además, el lúpulo y la cebada utilizados tenían que importarse de Europa y Estados Unidos, respectivamente.

Hasta el siglo XX comenzaron a surgir las grandes cerveceras, muchas finalmente financiadas por capital nacional (como Corona y Moctezuma). Y, aunque los sabores de estas gran industria son clásicos, paradójicamente, las mejores cervezas de México son las más locales, las que se crean en la experimentación, combinando con ingredientes nacionales (como cacao o hierbas medicinales).

La cerveza se ha convertido en un sabor absolutamente mexicano; de hecho nuestro país es el primer lugar de exportación en el mundo. El romance que comenzó al pie del Popocatépetl continúa y, sin duda una de sus manifestaciones más exquisitas también se da al pie de otro volcán: el de Colima; región bien conocida por sus geniales y particulares cervezas.

*Imagen destacada: Zatriel Madrid/Más de México

El mole es mujer: una delicada y sensual fantasía de Enrique Olvera (VIDEO)

El mole es una fantasía explosiva, que invita a jugar con los sentidos. Por lo menos así lo sueña uno de los mejores chefs mexicanos…

La magia de nuestra comida no es ninguna fantasía, aunque deviene absolutamente de su sensualidad. Pocas cosas apelan a nuestros sentidos de forma tan intensa como nuestros complejos platillos. Entre suspiros de picante, gemidos de deleite, manos manchadas de salsa, es inevitable involucrarse completamente en el acto tan evidentemente físico. Y tal vez, entre todas las muestras de nuestro ingenio culinario, el mole bien podría ser considerado, la máxima expresión.

Su historia, sus cualidades físicas, su composición química, su inmensa complejidad lo transforman en una perfecta analogía de nuestra tierra. Dice Enrique Olvera, hombre que fantasea y juega delicadamente con nuestra comida, que el mole es caos. Que cada uno de los ingredientes que componen su complejo entramado está dispuesto a renunciar a sí mismo para convertirse en mucho más que la suma de sus partes. Que el mole es una fiesta en la boca (aunque bien pudo decir orgía y nos tendría igualmente convencidos).

Su oda al mole fue finamente retratada en un episodio de “Chapters of Food”, brillante proyecto audiovisual de Nowness que explora y celebra de manera polisémica la existencia de algunos de los alimentos más queridos del planeta. Al mole le dedica un sueño de Enrique Olvera, narrado en sus propias palabras y deliciosamente ilustrado por Barbara Anastacio, a la manera de Luis Buñuel (haciéndole también un pequeño homenaje).

En la representación ofrecida, vemos un precioso ensayo que argumenta que el mole es una metonimia perfecta de la diversidad que articula a México. Mole no hay solo uno, aunque el ”mole madre” de Enrique Olvera, un mole negro que se renueva en un extraño proceso de fermentación y es alimentado constantemente con mole fresco se quiere perfilar como el mole de moles o “mero mole”.

La cosa es que moles hay de dulce, chile y pozole, no literalmente, claro, pero sí es absurda la cantidad de versiones del platillo y, al interior del mole como concepto, es aún más impresionante la cantidad de ingredientes que pueden llegar a componerlo (a veces hasta 100).

mole-madre-mexico-enrique-olvera-historia-gastronomia-mexicana-contemporanea

Este entretejido de sabores, termina en una textura terrosa, como de un sensual y aromático lodo, que alimenta cada rincón del cuerpo. Por eso el mole es una fiesta, una eterna celebración. Y por eso el mole es mujer: un sujeto que te envuelve de calores, de placeres, pero con una insistencia maternal y absolutamente irreprochable.

El mole es complejo, no tiene solo una cara, es flexible, es migrante, es fértil, es tierra de nuevos moles y la única manera de disfrutarlo es embarrándose, dejándose seducir hasta el final. Aunque pique. Aunque manche. El mole es México.