Resonar: una narración sonora de la identidad mexicana

El arte contemporáneo en México está proponiendo nuevas formas de narrar y entender la identidad mexicana

La identidad es un asunto que nos elude. Describirla o narrarla es prácticamente imposible; estamos hablando de un fenómeno vivo, que siempre está siendo impactado por su entorno; prácticamente un fluido, que, como el agua, va cambiando de forma mientras se desplaza a lo largo del tiempo y el espacio. ¿Cómo narrar entonces la identidad mexicana? Habría que encontrar un elemento inherente a la misma, una forma fija que sea compartida por todos los que sienten una filiación hacia ella.

El arte hace intentos por articular esa narración. Pero el arte mexicano no siempre habla de la mexicanidad, y el que sí lo hace, habla de una identidad que se presume concreta, pero que no acaba de poder comprender al vaporoso concepto que envuelve a todos los que nacimos en este país.

Lo mexicano narrado desde el arte contemporáneo

Por otro lado, las narrativas lineales — que se valen de lugares comunes y prejuicios para convocar a los sujetos que representan — han sido abandonadas por artistas que experimentan con técnicas contemporáneas. A través de ellas, imaginan y describen, simultáneamente, identidades fragmentarias: procesos inacabados o en construcción permanente, que se rompen y reconstruyen en cada momento. Las particularidades que enmarcan a estas identidades en “lo mexicano”, son formas históricas y culturales de ser que ejecutamos con el anhelo de reconocernos como parte de una comunidad. Son las formas que aprendimos de nuestras familias, de nuestro cine, televisión y también de nuestro arte. Pero no podemos evitar que estas formas, casi tradicionales, se desgasten y modifiquen al ser ejecutadas cotidianamente y al someterse a una realidad caótica.

Vale la pena narrar las vidas mexicanas desde las intenciones y los modos estéticos adoptados por los artistas contemporáneos, porque relatan con mucha fidelidad la experiencia de vivir, en este tiempo, dentro del marco de lo mexicano. Además, a partir del uso de nuevas técnicas y tecnologías, formatos y métodos de conceptualización, se puede seguir ensamblando patrimonio y construyendo memoria cultural.  

Resonar: lo mexicano narrado desde su propio surrealismo

La pieza de arte sonoro Resonar (2016) forma parte de un proyecto del Centro de Cultura Digital, que pretende investigar y experimentar con formas de generar escritura, de forma colectiva y a través de formatos múltiples. La pieza, conformada como un audiovisual — en donde el sonido es el protagonista —, fue diseñada por un equipo de once personas, coordinado por el artista tapatío Israel Martínez, con la intención de trazar una narración sobre la Ciudad de México. El trayecto en la ciudad, la muerte, el habla popular y la gentrificación son los cuatro ejes que se despliegan en esta pieza interactiva. Los espectadores se convierten en usuarios mientras exploran el complejísimo plano múltiple, de imágenes y audios que conforman Resonar.

La pieza es una experiencia solitaria. El sujeto que se adentre en ella tiene la posibilidad de explorarla a su propio ritmo, desde su propia computadora. Además, se recomienda utilizar audífonos, para concentrar la atención sólo en los sonidos que los artistas eligieron y configuraron. El conjunto de audio e imágenes, conforman un todo sublime que maravilla y abruma. La complejidad de la pieza también reside en que las intenciones e inquietudes de once personas distintas, se conjuntan en un solo objeto artístico que es al mismo tiempo, unidad y diversidad. Mientras que uno la puede leer y experimentar como si fuera un solo discurso, no deja de presentarse como visión múltiple.

Como si se tratara de una película de David Lynch, la pieza presenta una visión surreal de la vida cotidiana en la capital mexicana, en donde sucesos que parecen sueños o alucinaciones se mezclan con eventos que se dicen reales, pero tienen una cualidad artificiosa o absurda, que les resta consistencia. De la misma manera, los sonidos conocidos de la calle, las personas, los automóviles y algunos fragmentos de música popular, son interrumpidos, a veces por sonidos sutiles e irreconocibles y otras por ruidos ensordecedores y casi indescriptibles.

 

El glitch o distorsiones en la imagen y audio, recuerdan también a un elemento de la mexicanidad contemporánea: momentos de absurdo y desorden que se mezclan con la normalidad del día a día. Los loops o repeticiones, parecen representar los componentes de la vida en México que se repiten una y otra vez, algunos que guardamos por nostalgia y cariño y otros que seguimos forzado, por costumbre, aunque ya no nos sirvan. Los huecos, los silencios, la alusión a lo oscuro, lo inhabitado e inhóspito, lo abandonado y peligroso y lo fantasmal, nos habla de las fugas, de los múltiples lugares de caos que parchamos y luego dejamos de lado. Por último, los exabruptos, las manifestaciones inesperadas de violencia, en representación de la muerte súbita.

La pieza mantiene un tono sórdido, pero es maravillosa en tanto que dialoga directamente con su entorno, involucrando a los sujetos que lo habitan, haciéndonos reflexionar sobre las cosas que significamos y las que decidimos olvidar, cuando narramos y nos narramos nuestra propia identidad, como parte de la Ciudad de México, o como miembros del país que esta capital representa.

¿Por qué narrar la identidad mexicana?

La forma en que narramos la identidad mexicana es también la representación que decidimos encarnar de lo que es y no es lo mexicano. Atreverse a reflexionar sobre lo sórdido, lo surreal y lo molesto de nuestras formas de vida a través del ejercicio del arte, es una manera de dialogar con ello y empezar a modificarlo. Hacerlo en conjunto, pero sin llegar al consenso, asegura que la pregunta por la identidad mexicana no deje de ser un asunto comunitario, pero siempre diverso, siempre cambiante, en choque y en construcción.

Experimenta resonar aquí.

*Imágenes: capturas de la pieza audiovisual “Resonar” – centroculturadigital.mx

BRAMA: música para una película inexistente

El hipnotizante proyecto de estos músicos mexicanos revolucionará tu escucha.

El paisaje musical mexicano está plagado de toda clase de influencias. Cabe la posibilidad de que aquí se produzca suficiente contenido sonoro como para satisfacer toda clase de gustos. 

Por otro lado, aunque hay múltiples proyectos que destacan por su incuestionable calidad y se celebran en un amplio espectro, las propuestas más experimentales suelen estar muy por debajo de la superficie y para dar con las más brillantes, uno tiene que ahogarse en el mar de lo alternativo. 

También en Más de México: Ensamble Kafka: un entrañable homenaje a la música tradicional oaxaqueña

Pero vale muchísimo la pena, sobre todo cuando escuchas el trabajo de creadores como los miembros de BRAMA, un ensamble que construye lo que ellos mismos describen como “música para una película inexistente”

El proyecto integrado por Omar González (piano Fender Rhodes), Pablo Ramírez (armónica), Edgar Hernández (batería) y Adriana Camacho Torres (contrabajo), combina la técnica musical de los cuatro con la conexión que cada uno de ellos guarda con el mundo del cine, pues todos son cineastas de carrera y llevan sus vivencias a la creación sonora. 

musica-mexicana-contemporanea-jazz-funk-experimental

También en Más de México: Kronos Quartet y su delirante exploración de la música mexicana

Como resultado, presentan una serie de atmósferas musicales que atraviesan múltiples géneros (como rock experimental, ambient, trip hop, dub y free jazz) mientras trazan una escenografía construida con ritmos y melodías vibrantes e inesperados. 

Así, el ejercicio de escucharlos obliga a imaginar el contexto de donde podrían haber brotado estos espacios dando lugar —en la experiencia de cada uno— a esa película “inexistente” que los miembros de BRAMA se proponen sonorizar.

También en Más de México: Gaspar Peralta: la música como manifestación de lo sagrado (ENTREVISTA)

La experimentación, la improvisación y una búsqueda que se balancea entre lo acústico y lo electrónicos, más que ensamblar un sonido sólido y terminado, ofrece una escena fragmentada, por donde uno puede colar sus propias interpretaciones con absoluta naturalidad.

musica-mexicana-contemporanea-jazz-funk-experimental

Permitirte escuchar con atención la propuesta de BRAMA es regalarte un momento para la autocontemplación; para conectar con los rincones más densos y exquisitos de tu imaginación y exigirte a ti mismo un acercamiento más profundo a esa película inexistente, pero activa, que es la experimentación de tu propia existencia. 

Escucha más de su música aquí. Mira más videos acá

Y no te pierdas su próxima presentación en vivo el sábado 20 de julio a las 9 PM en el Restaurante La Ceiba en Av Revolución S/N Sto. Domingo entre calle La presa y Valle de atongo en Tepoztlán, Morelos.

También en Más de México: Cholula Dans Division, un proyecto musical que remixea en serio

El poético mural que solo se revela si lo toca el agua (y celebra a una antigua cosmogonía)

Esta artista mexicana instaló un ingenioso mural en Campeche que solo puede ser visto cuando entra en contacto con el agua.

Las fascinantes cosmogonías de quienes habitaron estas tierras antes de la conquista, continúan dibujando el horizonte de nuestras creencias y definiendo lo que para nosotros significa lo “divino”. Tal vez no lo hacen con misma potencia de antaño. Tal vez lo que tenemos que esas cosmogonías hoy son interpretaciones contemporáneas.

Pero se mantienen activas, continúan haciendo identidad con nosotros a través de rituales y saberes populares; como si conformaran una antigua brújula indicando coordenadas en un idioma que desconocemos, pero que nos guía por un camino que nos sabe familiar. Así, aunque invisibles, están trazadas de forma indeleble en nosotros.

eva-vale-mural-maya-campeche-arte-contemporaneo-muralismo-mexico

Esta particular sensación es la que evocan los murales de Eva Vale, artista mexicana que utiliza una técnica muy especial. Sus enormes piezas están pintadas con una técnica impermeabilizante en negativo y cuando el agua toca los muros de cemento, se activan espectaculares diseños que evocan este antiguo —pero bien vivo— aspecto de la mexicanidad.

Su más reciente pieza está dedicada a la intrincada cultura maya. Teñida absolutamente por su entorno natural, a la cosmogonía maya pertenecen también la selva, los manglares, el mar y animales y plantas como la ceiba, las tortugas, la serpiente y la flor de loto. Todos estos son representado en “Naturaleza de lo divino”, el mural de 22 metros de largo y 4.5 de alto, situado en el malecón de Campeche.

eva-vale-mural-maya-campeche-arte-contemporaneo-muralismo-mexico

Además, Vale retoma del Popol Vuh a los dioses gemelos que crearon la tierra (Hunahpú e Ixbalanqué), acompañados de la diosa Ixchel (diosa de la luna, amor, fertilidad y trabajos textiles).

En el mural se aprecia la frase “In lak’ech hala ken” que significa “Yo soy tú, tú eres yo”, haciendo una declaración preciosa y necesaria: estas cosmogonías que nos guardamos bajo la piel, pero que se activan frente a ciertos contactos refrescantes y purificadores —como una conversación honesta— podrían transformarse en el punto de encuentro que tanta falta nos hace en esta, la era de la polarización.

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

La NATURALEZA DE LO DIVINO… Los mayas creían que al meterse el sol, tenía que luchar por su vida para volver a salir… Bajo ese argumento este mural de 22 mts x 4 está ubicado en el malecón, frente a palacio de gobierno… Donde los gemelos que crearon el mundo según el popol vuh (Hunahpú e Ixbalanqué) junto con la diosa Ixchel y la herencia de Campeche le acompañe todos los días. Esta pieza que aparece con el agua busca reconocer la riqueza de campeche… Donde a partir del jade se construye y de construye – calakmul sobre un árbol de ceiba (el elevador de los mortales al Inframundo), quien después se convierte en el cocodrilo y la tortuga (los encargados de traer a los Dioses a la tierra) el espíritu del quetzal, la flor de loto, los números mayas ( el cero) , el búho, la fortaleza de campeche y su ciudad amurallada … La máscara de calakmul de día y las manchas de jaguar como estrellas para la noche encapsulan mi enamoramiento por campeche En mi, solo hay extra agradecimiento al gobernador con dinamita en la sangre y miel en el corazón @alitomorenoc, a mi idea de serenidad @chriscastdemor, al programa @mexicobienhecho de Comex…y a mi todo en la vida @lucilagl…gracias a todos los que forman parte de este proyecto #muralcampeche #evavale #mayas #campeche

A post shared by Eva Vale (@evavale) on

Mira aquí un video que expone cómo se activan las piezas de Eva Vale y descubre más sobre su obra en su cuenta de Instagram.

Mexican Pink: una vibrante representación de nuestra tierra (GALERÍA)

Paloma Rincón construye con sus fotografías hermosos mundos llenos de significado…

Cuando decimos que las fotografías de Paloma Rincón son vibrantes, es en serio. En ellas hay algo ineludible que captura el ojo y más que un elemento concreto, ese algo es una sensación que emerge del conjunto: entre colores brillantes, hermosas composiciones y una sospecha de que, lo que ahí se presenta es un mundo cargado de significado.

Te puede interesar: 9 fotógrafos mexicanos para encandilar la mirada

La fotógrafa mexicana ahora vive y trabaja en Madrid, pero en ella y su hacer se manifiesta algo que evidentemente se originó en otro lado. Su estilo definitivamente hace eco profundo con su profesión: la fotografía publicitaria; sus imágenes tienen un acabado impecable y siempre están sugiriendo algo que no termina de concretarse en el encuadre. Ella les llama juegos visuales y sin duda hay una invitación en su obra que apuesta por lo lúdico. Paloma dice:

La fotografía me permite trabajar con elementos del mundo real y descontextualizarlos para formar pequeños universos que de alguna forma representan de manera icónica conceptos o ideas que me gusta explorar.

Y es que su proceso implica mucho más que capturar un momento, Paloma se dedica a montarlo, a ensamblar la escena con lujo de detalles, contruyendo preciosos  —y ya muy característicos de su trabajo— bodegones contemporáneos.

“Mexican Pink” es una serie dedicada a bodegones inspirados en nuestra tierra. Nombrada para hacer honor el mítico rosa nacional, este proyecto es enteramente personal y el resultado final trae a presencia los hermosos colores mexicanos, los sabores, los olores y sin duda también, la rica y fina tradición artesanal local. En palabras de Paloma:

Todo lo que hacemos ahora se nutre inevitablemente del pasado, ya sea de la tradición o de expresiones artísticas anteriores que se van adaptando a las nuevas épocas. Nada es nuevo del todo pero sí se puede aportar una nueva mirada a algo ya existente. Hay muchas maneras de abordar un tema desde un nuevo punto de vista y con ello generar algo diferente.

Es claro que, con su hacer, Paloma está honrando nuestras tradiciones, pero también se permite encuadrarlas desde lugares insospechados, recordándonos que el ingenio es vital en la práctica creativa. Solo a través de la re-creación y la experimentación nos podemos encontrar con nuevas formas de leer e inventar el mundo que nos rodea. En ese sentido, “Mexican Pink” se vuelve también una pregunta por la identidad.

Me intereso mucho por técnicas de todo tipo y sobretodo las que tienen más conexión con lo hecho a mano […] Intento incorporar en mi trabajo formas de trabajar con materiales que aporten algo diferente y que a la vez tengan identidad.

Y la búsqueda termina bien. Aunque en su obra Paloma utiliza elementos típicos, con los que cualquiera de nosotros podría relacionarse o por lo menos puede reconocer, no deja de de-construirlos y re-construirlos, como diciendo que no somos solo los clichés. Es claro: ser mexicano es mucho más que eso. Para Paloma esta identidad es casi una forma de sentir el mundo:

Para mí el ser mexicana tiene asociada una forma de haber crecido, haberme relacionado y estimulado con el mundo de los sentidos a muchos niveles. Es una manera de entender el mundo a partir de las texturas, los olores, los colores y los sonidos. Esa riqueza artística y gastronómica además va acompañada de un gran peso cultural.

Conoce más de su obra en su web, Facebook e Instagram.

También en Más de México: Lecciones de visualidad, belleza y mestizaje, cortesía de una fotógrafa oaxaqueña