7 consejos para viajar por México

Si tomas en cuenta ciertas medidas, tu viaje podría ser mucho más interesante y provechoso.

México se encuentra en el top 10 de países más visitados del mundo según la Organización Mundial de Turismo (OMT) con cifras de 2015. Lo anterior no es extraño, además de su inherente surrealismo, de su pasado y presente de tradición de magia y misticismo, su naturaleza también es apabullante; se encuentra entre los 5 países más biodiversos del mundo.

Hoy compartimos 7 consejos esenciales para visitar el país y sacarle el mejor provecho posible a la experiencia.

 

Visita los mercados y tianguis

Como ya dijimos, México es uno de los países más megadiversos del mundo. Esta diversidad, aunque muchos no lo saben, se manifiesta altamente en sus tianguis y mercados pues ahí es donde llegan los productos regionales más comunes. Más allá de buscar productos orgánicos, los productos regionales suelen ser producidos a poca escala, y por ello, las frutas, verduras, semillas, etc., son de alta calidad.

 

Trata de viajar por carretera

También, la megadiversidad de México se percibe mucho más si haces viajes por carretera. Hay estados sumamente disímiles, como San Luis Potosí, donde en pocos kilómetros descubrirás desde la exuberante Huasteca hasta el desierto.

 

Consume local

Pregunta sobre los restaurantes, cantinas y sitios más tradicionales. De esta manera podrás conocer más sobre la cultura y ambiente del sitio desde los lugares a donde los propios habitantes suelen recurrir. También, si paseas en lancha, por ejemplo, elige a los locales antes que a empresas extranjeras, recuerda que la distribución de la riqueza es también una decisión de consumo.

 

Pide que te expliquen la artesanía

Además de la vistosa estética de las artesanías mexicanas, muchas de ellas llevan un profundo simbolismo que guarda mucho de la filosofía de las distintas regiones o etnias de México, como el caso de la huichola. Cuando compres una artesanía pregunta por el significado de la misma, de sus símbolos, etc.

 

Lee un poco del lugar al que visitarás antes de llegar

México son muchos Méxicos. Hoy conviven hasta 68 grupos indígenas, con su propia lengua y costumbres. También, existe el México globalizado, aunque conjuntamente subculturas que encontrarás reunidas en un mismo sitio. Leer algo de historia o datos generales sobre el lugar que visitas hará que tu estancia ahí esté acompañada de importantes abstracciones que le darán más magia e interés a tu visita.

 

Conversa con personas locales 

Como mencionamos antes, México son muchos Méxicos. Si solo convives con otros turistas, entonces perderás la oportunidad de conocer más cómo es que viven miles de personas, con sus propios preceptos, maneras de entender la existencia, etc., Platica mucho con locales, hazles preguntas, pídeles recomendaciones, aprenderás más de lo que crees.

 

Promueve los lugares que te gustaron

Por medio de redes sociales, en conversaciones, etc., recuerda que viajar por México es benéfico para la economía.

 

 

*Imagen: Antonio Sampayo

 

 

Sin categoría

Estadounidense viaja en bici por México y lo registra en dibujos (FOTOS)

Un viajero recorrió México en bicicleta y lo documentó a la par con fotografías y dibujos; un trabajo de contemplación de la riqueza natural del país.

Aunque la tecnología nos ha provisto de herramientas bastante provechosas, quizá siempre volveremos a lo manual como una necesidad psicológica. La expresión por medio de lo más básico, como siempre ha sido desde los tiempos más remotos, por la imaginación y el trazo, jamás dejará de hacerse, y en una era donde las tecnologías digitales parecieran llevar todo hasta este mundo, incluso ahí se manifiesta la presencia de lo manual.

El diseñador gráfico Parker Jones hace poco recorrió desde Los Ángeles hasta Cancún, México, en bicicleta. Lo hizo en compañía de un amigo. A lo largo de trayecto, además de documentar en fotos su paso por los lugares mas especiales que halló, también lo hizo con dibujos; luego tomó fotografías superponiendo los dos paisajes. El resultado, aunque muy sencillo, recuerda la necesidad de volver a la contemplación, a lo clásico. No es lo mismo mirar para tomar una fotografía, que hacerlo para delinear lo que ahí se encuentra. Quizá debamos volver a mirar las cosas y los paisajes, y las personas, no con los ojos de las redes sociales, sino con unos más escrutadores y sensibles, el dibujo es un buen inicio para conseguirlo.

Sobre este sencillo pero de algún modo “irruptivo” proyecto, Parker también hace un llamado a considerar a México por su riqueza, más allá de la visión simplista de los políticos más conservadores de Estados Unidos. Sobre México y Estados Unidos declaró en entrevista que se trata de dos familias:

Donde los  mexicanos viven en el departamento de abajo, acá se encuentran la mejor comida y la mejor fiesta, quisimos visitarlos y hacerlo en bicicleta ya que la velocidad del viaje es perfecta para disfrutar lo mágicos que es México”.

Sobre el recorrido, repuso:

Lo mejor de México fue la variedad que encontramos en cada estado, específicamente sus hermosos paisajes naturales, montamos el desierto de Baja California pasamos por la emoción de la Ciudad de México, las montañas exuberantes de Oaxaca y Chiapas y el agua turquesa de  Yucatán” comentó.

El trayecto que nos llevó por más de 3 meses nos hizo saber que México es sabor, moda, cultura y tradición.

mexico en dibujos tulum

mexico en dibujos zicatela

mexico en dibujos tulum

mexico en dibujos teotihuacan

mexico en dibujos san miguel de allende

mexico en dibujos oaxaca

mexico en dibujos guanajuato

mexico en dibujos chichen itza

mexico en dibujos canon del sumidero

mexico en dibujos cabo

mexico en dibujos guadalajara  

*Te invitamos a recorrer México, y  estas imágenes harán que quieras viajar por él.

 
Imágenes: @national_parker

7 simples sugerencias para proteger y fortalecer a México

Aunque más que un recordatorio habrían de ser un hábito, las siguientes sugerencias pueden ayudarnos a proteger a México desde lo más básico.

Hoy México enfrenta una encrucijada fundamental. Con la victoria de Donald Trump en Estados Unidos, así como diversas circunstancias sociales y económicas, pareciera que más allá de la amenaza “Trumpiana” en realidad nos encontramos ante una oportunidad inmejorable para cerrar filas, repensarnos como mexicanos y unirnos.

En caso de lograrlo, de ser capaces de actuar de forma coordinada, empática y apostando por el bienestar compartido, México podría salir de esta coyuntura más fortalecido y mejor parado que nunca. A continuación de compartimos siete recursos que tenemos todos a la mano y que podrían ayudar mucho a aprovechar esta oportunidad histórica.

¿Contamos contigo? 

Para la soberanía alimentaria

México es de algún modo el inventor del maíz. Por milenios los indígenas pudieron mantenerse sanos solo con la triada frijol, calabaza y maíz en gran parte por su invento de la nixtamalización (una mezcla de cal con maíz para hacer masa) que potencia las propiedades del maíz. Asegúrate que las tortillas que compras sean de maíz nixtamalizado, mexicano, y no de harina de maíz importada (la cual, por cierto, suele ser transgénica). Puedes ayudar a salvar el maíz también apoyando campañas como esta y en general, el consumo de productos cultivados o producidos en México, ayudará a fortalecer la economía interna y a promover la soberanía alimentaria. 

Para la economía

Compra productos locales, sobre todo en tianguis, mercados y tiendas de la esquina comunes (aquí encontrarás un directorio de tianguis y mercados orgánicos de México). Recordemos que mientras más local compres, se suele estar más lejos de los transgénicos, por ejemplo, y apoyas a pequeños productores. Localiza cooperativas de todo el país donde los campesinos venden sus productos certificados, de manera sustentable y sin pagar a intermediarios, y en general privilegia los productos mexicanos a la hora de decidir tus compras. También, en este plataforma digital puedes hallar productos de hasta 70 mil marcas nacionales.

Apoya una causa

Aunque puede resultar ridículo, en ocasiones, solo hasta que pasa un fenómeno como este tipo nos decidimos a hacer comunidad. En México la ciudadanía es aún deficiente, muy pocas personas están involucradas en alguna causa comunitaria. Como dice Kumamoto, identifica tu pasión (música, deporte, etc.,) y únete a algún esfuerzo colectivo por mejorar este rubro.

En lo social

No discrimines, sé amable y practica el civismo, . Si tienes contacto con algún migrante no lo juzgues y si puedes ayúdalo, recuerda que así como los mexicanos van a Estados Unidos (la mayoría por necesidad) estas personas solo están buscando una vida mejor, algo que probablemente tú harías si estuvieras en su situación.

Infórmate sobre el México actual

Más allá de nacionalismos anacrónicos es importante conocer sobre el talento de las personas de tu propia nacionalidad, incluso como cultura general. Ello genera un cierto sentido de pertenencia, que, aunque no lo creas, genera cohesión social. Hay mexicanos destacando en las ciencias, haciendo revolucionarios inventos ecológicos, sobresaliendo en la gastronomía internacional, en el mundo del arte, o bien, rescatando una mentalidad que nos acerca con la naturaleza y nos lleve a una vida más sencilla.

Viaja por México

Al viajar hacemos una derrama económica importante. También, México se encuentra entre los 5 países más megadiversos del mundo y su apabullante diversidad hace que simplemente cambie tu percepción sobre el valor del país. No dejes de visitarlo, y cuídalo.

Defiende su naturaleza

La mentalidad de “desarrollo” en las esferas de poder desde hace más de 30 años apunta por un crecimiento económico pese a la destrucción de la naturaleza, un absurdo absoluto. Únete a campañas, aunque sean digitales, para proteger la naturaleza del país; muchas de ellas han sido muy útiles

La Rumorosa: una de las carreteras más peligrosas de México (y envuelta en un paisaje marciano)

La Rumorosa es famosa por sus paisajes extraplanetarios y los autos despeñados que la circundan, este inigualable sitio es tan hermoso como peligroso.

Son veinte kilómetros de curvas y pendientes empinadas entre la sierra de Juárez. Si sales en automóvil desde Mexicali rumbo hacia Ensenada, Tecate, Rosarito o Tijuana, vas subiendo, y cuando regresas la pendiente es hacia abajo. El paisaje es digno de una realidad de otro planeta, con piedras apiladas de todos tamaños y tonos formando las montañas.

Saliendo del desierto de Mexicali es notorio el cambio, de la planicie total, pasas el cerro del Centinela, la Laguna Salada seca, el retén militar, hasta que comienza la carretera con la primera curva de pendiente ligera hacia arriba. (Mexicali está bajo el nivel del mar; de 3 a 10 metros, según la ubicación de la persona).

Para quien nunca ha recorrido el trayecto suele sorprenderle porque pareciera que va incrementando su nivel de dificultad. Para quienes han crecido en Mexicali, y van a alguna junta de trabajo o de visita a otra parte de la Baja California, suelen avanzar sin pensarlo.

Los niños que se acostumbraron a salir del calor extremo del verano de Mexicali cuando la carretera era de un solo carril de ida y vuelta contaban los carros y trailers caídos a las faldas de cada montaña. Ahora volvieron el retorno de dos carriles, y con esto, disminuyeron los accidentes.

La siguiente es una descripción del regreso de este recorrido rumoroso:

carretera la rumorosa baja california

Altitud 1210 pies. 20 km de curvas. “Bienvenido a Marte”, bien pudiera leerse en un letrero en lo más alto. Las primeras curvas son sinuosas pero ligeras hasta que aparece una peligrosa. Mirador ojo de Águila 500 m. La curva que viene es casi una vuelta en U. La cadencia de un mar, como cuando sientes que ya no hay olas y luego vienen tres seguidas con fuerza, así van apareciendo las curvas.

Entre las montañas en lo más alto se yerguen una serie de abanicos gigantes girando, energía eólica, son los molinos que peleará el Don Quijote del siglo XXI. Aquí se aprecia la explanada, el valle desierto, un mar que se ha vuelto cenizas blancas. También desde acá ves las miniaturas de trailers doblándose en un ángulo cerrado cuando van por la curva pesada. Después cuando los rebasas por el carril izquierdo parecen los elefantes de la carretera, quisieras hacer una reverencia con todo y el auto. El sonido del freno de motor del camión es un elefante bramando.

En un día de nubes las puedes sentir cerca, son los suspiros de los viajeros mientras van admirando por la ventana; cuando no hay nubes se pinta una paleta sólida de tonalidades: azul cielo recortado por los picos que salen de las piedras blancas, rojizas, grises y color arena. Ves cirios y matorrales verde olivo junto a árboles que han quedado a la orilla de un barranco, a punto de caer, quedando petrificados en el borde, con sus hojas colgando hacia el precipicio.

Las piedras más grandes son como el lomo de un gigante que al intentar traspasar la montaña ha quedado fosilizado. Muchas de estas piedras gigantes fueron cortadas para que la carretera pudiera existir en el centro.

En las áreas de descanso están las familias que se han desviado del camino para observar, para contemplar la vastedad del terreno, y fotografiarse al aire libre; sobre todo en la temporada de verano finalmente se siente que se puede respirar al salir del auto.

carretera la rumorosa

Por un momento, entre las montañas, los rayos del sol acarician a los viajeros, mientras que la sombra endurece la siguiente parte del tramo, creando una realidad tridimensional. Curva peligrosa 200 m. Es más fácil subir esta carretera que bajarla, las personas se ponen muy nerviosas: frenan, avanzan, frenan, avanzan, sueltan el acelerador y el freno, y vuelven a avanzar. Cuando coinciden los autos, los conductores por poco aguantan la respiración mientras esperan continuar, o que el otro los rebase. La bajada es irse resbalando sobre una serpiente de piedra. Una vez que estás habituado te dejas llevar como el viento, la vida o la felicidad.

El escenario se balancea, estás de un lado, estás del otro, la balanza va cambiando, subes y bajas como columpiándote en el paisaje. El rumiar de las piedras. El rumiar de las nubes, o los viajantes susurrando sus sueños. El letrero anuncia la velocidad sugerida: 60 y 40 km por hora. La pendiente totalmente hacia abajo, la curva va hacia arriba y la montaña que se dispara hacia lo alto, mientras más allá hay una montaña más grande que desde acá se ve más pequeña.

Por todas partes hay alertas: curva peligrosa, focos, destellos, flecha, flecha, flecha, flecha, flecha grande y amarilla, vuelta, vuelta, vuelta… Es la fuerza del deseo, del vértigo. Curva peligrosa 100 metros. En una de las últimas hay muchas cruces, torres de luz, conos naranjas y botes amarillos, más flechas amarillas anunciando vuelta vuelta vuelta, hacia la derecha, vuelta vuelta vuelta, hacia la izquierda, y de nuevo a la derecha; la serie de eses desenrollándose, o una serie de erres rumiando, la idea de la vida, la idea la muerte, la idea de la suerte, todo lo que abarca la mirada hasta que el sol queda a las espaldas. Puente Las prietas. Una pequeña capilla blanca y vacía, la línea se ha vuelto recta, por el retrovisor los destellos que alumbran el resto del camino. 18:55 hrs.

Una vez que se ha terminado de bajar te vas integrando a la recta de regreso, en medio de la extensa planicie, rodeado de montañas azules a lo lejos. Por el retrovisor en la punta de la Rumorosa han quedado los abanicos ahora en miniatura. El aire es duro, hace vibrar las cajas de los trailers, las panzas de los elefantes. El cielo azul, la tierra café, todo se ha vuelto una paleta bicolor; así termina la Rumorosa mientras también el alrededor va oscureciendo.

Jorge Humberto López Portillo Basave  carretera la rumorosa baja california

carretera la rumorosa baja california

carretera-la-rumorosa-9

carretera-la-rumorosa-11

carretera la rumorosa baja california

 

Lucía Treviño
Autor: Lucía Treviño
Lectora. Interesada por el lenguaje. Curiosa. Originaria de la frontera.